El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 159

Actualidad  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús (1515-2015)

Santa Teresa de Jesús

Monasterio de San José de Ávila

Oración para pedir remedio a las necesidades de la Iglesia

PADRE SANTO que estás en los cielos: no sois Vos desagradecido para que piense yo que dejaréis de hacer lo que os suplicamos para la honra de vuestro Hijo.

No por nosotros, Señor, que no lo merecemos, sino por la Sangre de vuestro Hijo y por sus merecimientos, y los de su Madre gloriosa, y los de tantos mártires y santos que murieron por Vos.

¡Oh Padre eterno! Ved que no se pueden olvidar tantos azotes e injurias y tan gravísimos tormentos. Pues, Creador mío, ¿cómo pueden entrañas tan amorosas como las vuestras sufrir que sea tenido en tan poca cuenta lo que se hizo con tan ardiente amor de vuestro Hijo?

El mundo está ardiendo, quieren volver a sentenciar a Cristo; pretenden demoler su Iglesia: desmantelados los templos, perdidas tantas almas, abolidos los sacramentos.

Pues ¿qué es esto, mi Señor y mi Dios? O dad fin al mundo, o remediad tan gravísimos males, que no hay corazón que lo sufra, aún los nuestros que somos tan ruines.

Os suplico, pues, Padre Eterno, que no lo sufráis ya Vos: atajad ese fuego, Señor, pues si queréis, podéis; algún medio existe, Señor mio; póngale vuestra Majestad.

Tened pena de tantas almas que se pierden, y favoreced a vuestra Iglesia. No permitáis más daños en la Cristiandad.

Señor, dad ya luz a estas tinieblas. ¡Ya Señor; ya Señor! ¡Haced que sosiegue este mar! ¡No ande siempre en tanta tempestad esta nave de la Iglesia, y salvadnos, Señor mío, que perecemos!

Anécdota de la vida de Santa Teresa de Jesús

CUENTA LA TRADICIÓN, que subiendo un cierto día por las escaleras del Monasterio de La Encarnación en Ávila, Santa Teresa de Jesús tropezó con un hermoso Niño. Sorprendida al ver a un pequeño dentro de la clausura del convento, le preguntó:

—"¿Y tú quién eres?"

El niño le replicó a su vez con otra pregunta:

—"¿Y quién eres tú?".

La Madre respondió:

—"Yo, Teresa de Jesús".

A lo que el niño, sonriendo, le repuso:

—"Pues yo soy Jesús de Teresa".

Nada te turbe, nada te espante…

NADA TE TURBE, Nada te espante, Todo se pasa, Dios no se muda.

La paciencia Todo lo alcanza; Quien a Dios tiene Nada le falta: Solo Dios basta.

Eleva el pensamiento, Al cielo sube, Por nada te acongojes, Nada te turbe.

A Jesucristo sigue Con pecho grande, Y, venga lo que venga, Nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo? Es gloria vana; Nada tiene de estable, Todo se pasa.

Aspira a lo celeste, Que siempre dura; Fiel y rico en promesas, Dios no se muda.

Ámala cual merece Bondad inmensa; Pero no hay amor fino Sin la paciencia.

Confianza y fe viva Mantenga el alma, Que quien cree y espera Todo lo alcanza.

Del infierno acosado Aunque se viere, Burlará sus furores Quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos, Cruces, desgracias; Siendo Dios su tesoro, Nada le falta.

Id, pues, bienes del mundo; Id, dichas vanas; Aunque todo lo pierda, Solo Dios basta.



  




Artículos relacionados

Hungría festeja el 120º aniversario del nacimiento del heroico Cardenal Min
Apetito de extravagancia total
Sandy y la Virgen Milagrosa
El Cruzado del Siglo Veinte: Plinio Corrêa de Oliveira
Tolerancia e intolerancia - II
Tolerancia e intolerancia - I
Mensaje ocultista anticatólico en «El Código Da Vinci»
El Evangelio de Judas y el proceso de “autodemolición” en la Iglesia
El reinado social y universal de Cristo
Nuestro Señor Jesucristo vela siempre sobre su Iglesia







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 232 / Abril de 2021

Santo Toribio de Mogrovejo
Gloria de la Iglesia y del Perú

Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, Arzobispo de Lima, Anónimo – Óleo sobre tela, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

10 de abril

San Ezequiel, Profeta

+Siglo VI, a.C. + Palestina. Llevado cautivo hacia Babilonia algunos años antes de la caída de Jerusalén, ahí ejerció la mayor parte de su ministerio profético. Como sacerdote, mostró gran celo por el Templo y por la Ley. Como profeta, centró su predicación sobre la renovación interior del corazón (del Martirologio).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....