El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 25

¿Por qué llora Nuestra Señora?  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¡Peor que polígamos y terroristas!



«Los pecados que llevan más almas al infierno son los pecados de la carne. Han de venir unas modas que ofenderán mucho a Nuestro Señor. Las personas que sirven a Dios no deben andar con la moda. La Iglesia no tienen modas. Nuestro Señor es siempre el mismo» (Beata Jacinta Marto).


Históricamente la religión musulmana siempre fue considerada inmoral por los católicos, teniendo en vista por ejemplo la práctica de la poligamia.

Hoy en día, sin embargo, con la decadencia generalizada de las costumbres en Occidente y la falta de vigilancia, cuando no de connivencia, de tantos fieles e incluso sacerdotes, la inmoralidad penetra por todos los poros de nuestra civilización ex cristiana, y de esa manera las profecías de la Virgen en Fátima se van cumpliendo.

Una muñeca para propagar la inmoralidad

Así, llegamos al punto en que los dirigentes musulmanes consideran a Occidente como profundamente inmoral.

La policía religiosa de Arabia Saudita declaró a la muñeca Barbie una amenaza contra la moralidad, reclamando que los vestidos cortos y apretados del juguete —ya erradicado del reino— ofenden al Islam. El Comité para la Propagación de la Virtud y Prevención del Vicio, nombre oficial de la policía religiosa, cita a la muñeca en una sección de su página en internet dedicada a items considerados como ofensivos, según la interpretación saudita del Islam.

“Las muñecas Barbie [...], con sus ropas indiscretas y posturas indecorosas, accesorios e instrumentos, son un símbolo de la decadencia del Occidente pervertido. Estemos atentos a sus peligros y tengamos cuidado”, dice un cartel reproducido en el site. El letrero, lleno de fotos de Barbie con vestidos cortos y pantalones apretados, afirma: “Un extraño pedido. Una jovencita le pide a su madre: ‘Mami, yo quiero unos jeans, una blusa escotada y una ropa de baño como las de Barbie’ ”. Los afiches están siendo distribuidos en colegios o pegados en las calles por la policía religiosa, o muttawa.

El terrorismo ataca la pornografía para prestigiarse

Y hay más. En Iraq, dominado hasta hace menos de un año por la férrea dictadura de Sadam Hussein, las películas pornográficas estaban prohibidas. Tras la caída del régimen, dados los primeros pasos para la instauración de una democracia liberal, la pornografía fue permitida como en Occidente en nombre de la “libertad de expresión”. A consecuencia de eso los terroristas, intentando ganarse la simpatía de la población musulmana del país, lanzaron una granada de mano contra un cine que exhibía películas pornográficas, en la ciudad iraquí de Mossul. Murieron dos personas y otras veinte fueron heridas.

Varios grupos religiosos y políticos han distribuido panfletos en Iraq, amenazando a los propietarios de cines y advirtiendo que la exhibición de películas pornográficas puede causar violentas reacciones.

La “jugada” de los terroristas, aunque al servicio de fines pésimos, es astuta. Ellos se aprovechan de las enormes brechas morales abiertas en Occidente por un libertinaje desenfrenado, y atacan por ahí. Y Occidente pasa a ser presentado no como un libertador de la dictadura socialista de Sadam, sino como un corruptor de las costumbres.

*     *     *

El escándalo causado por esa situación ha dejado perplejos a algunos católicos. ¿El Islam sería menos inmoral que la santa Religión de Nuestro Señor Jesucristo? El problema está mal enfocado. La verdadera solución consiste en no transigir con la inmoralidad en Occidente, defender los verdaderos principios católicos y aumentar nuestra confianza en la intervención victoriosa de la Santísima Virgen prometida en Fátima.

Un ejemplo magnífico de intransigencia frente a las modas inmorales nos lo ofrece la Beata Jacinta Marto, la vidente de Fátima.

Aunque la intervención de la Madre de Dios traiga consigo grandes sufrimientos, poco importa, pues deberá restaurar la Civilización Cristiana, y con ella la moralidad en su plenitud.     



  




Artículos relacionados

Ideología de género inspira los manuales escolares franceses
Niños cibernéticos
A dónde lleva la moda de los tatuajes
La “yihad” islámica en una escuelita italiana
Falsa noticia sobre Lourdes
Cientos de iglesias cerrarán en Holanda
“Estos corderos de Dios pueden morder”...
Helado blasfemo
Satanismo social
Utopía asesina: 30 años de silencio indignante




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Visita de Mons. Schneider a Lima
Cremación: indicio de la actual descristianización
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 191 / Noviembre de 2017

Conmemoración de los Fieles Difuntos
Gradual descristianización de las costumbres

Día de Difuntos, William-Adolphe Bouguereau, 1859. Óleo sobre lienzo, Musée des Beaux-Arts de Bordeaux, Francia



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de noviembre

San Clemente I, Papa y Mártir

+Siglo I Roma. Tercer sucesor de San Pedro, conoció a los Apóstoles y convivió con ellos. Su carta dirigida a los Corintios es documento fundamental para comprobar las tesis del primado universal del Obispo de Roma y de la constitución jerárquica de la Iglesia.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....