El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 41 > Tema “Dios”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Cómo los lisiados o dementes dan gloria a Dios?


PREGUNTA

¿Por qué existen personas que nacen dementes o parapléjicas, y viven en total dependencia de otros?


RESPUESTA

Se trata aquí de los insondables designios de la Providencia, a los que el hombre no siempre consigue entender. ¿Cómo estas personas dan gloria a Dios? En lo que se refiere a los dementes de nacimiento, ellos dan gloria a Dios por el mero existir, por haber sido creados por Dios. Ellos reflejan de algún modo al Creador, pues todo hombre fue hecho a su imagen y semejanza. Si tal demente, además, fuese bautizado, será un heredero del Cielo, donde —después de la resurrección— completamente sano y en el esplendor de la “edad de Cristo”, irá a reinar junto con los ángeles y santos, contemplando a Dios por toda la eternidad.

San Lorenzo con los pobres, Fray Angélico, siglo XV — Capilla Niccolina del Vaticano

De otro lado, estas personas dementes ayudan a sus padres, parientes, conocidos, por su paciencia y conformidad, a amar más a Dios y no dejarse llevar demasiado por las ilusiones y atractivos de este mundo.

En el caso de los lisiados, además de lo ya dicho, dan gloria a Dios por todos sus actos de piedad, y sobre todo por la paciencia con que acepten la pesada cruz que deben cargar. Si es pesada su cruz, la gracia divina será también abundante, para que tengan fuerzas para cargarla y conquistar muchos méritos para el Cielo.

No debemos nunca olvidarnos que los pobres, los enfermos, en fin, aquellos que sufren, son predilectos de Dios. Si ellos no existiesen la Tierra sería menos completa, pues impediría que una serie de virtudes como la compasión, la caridad, la paciencia, etc., fuesen practicadas, no sólo por los enfermos y por todos los que sufren, sino también por todos aquellos que la Providencia divina pone en sus caminos.     





  




Artículos relacionados

¿Por qué Dios no hace que toda la humanidad se convierta y lo acepte?
¿Si Dios es bueno, por qué permite los males?
El ideal de la santidad
¿Qué significa: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”?
¿Cómo tener certeza de nuestra fe y cómo perderla?
Primera Parte del Secreto
¿Qué es la Gracia?
¿Se puede tener un conocimiento natural de Dios?
Negar la existencia de Dios es inexcusable
¿El amor que Dios tiene de Sí mismo, es un amor egoísta?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 226 / Octubre de 2020

Cristiandad
Sacralidad en el orden temporal

Emperador Carlomagno, Alberto Durero, 1511-13 – Óleo sobre madera de tilo, Museo Nacional Germánico, Nuremberg (Alemania)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de octubre

San Antonio de Sant'Ana Galvão, Confesor

+1822 + São Paulo. Natural de Guaratinguetá - São Paulo, franciscano, fue fundador del Regogimiento Monasterio de la Luz, que dirigió hasta su muerte.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....