El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 60 > Tema “Adviento y Navidad”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La inocencia y el sentido de lo maravilloso



«Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis; porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. En verdad os digo, que quien no recibiere el Reino de Dios como un niño, no entrará en él» (Lc. 18, 16-17).


Plinio Corrêa de Oliveira


El espíritu del niño no se empaña por ciertas cosas que empañan el espíritu de muchos adultos. En primer lugar porque el niño, en general, aún no se corrompió. En segundo lugar —lo que es más importante—, por efecto del Bautismo el niño tiene una propensión a creer y una facilidad para admitir lo maravilloso.

Así, el espíritu del niño se encanta con el árbol de Navidad. Pero, ¿qué es el árbol de Navidad? Es algo que nos sumerge en el mundo de lo maravilloso, en el mundo de los “cuentos de hadas”.

El niño tiene una gran rectitud para la fe, cree y no pregunta las razones para creer. Él cree desde el primer instante. Pero, ¿qué es esto? Es un sentido virginal que el niño tiene de un mundo más allá de este mundo; de una realidad existente más allá de ésta que vemos, y que es más bella y satisface anhelos del espíritu humano.

Sin embargo, a medida que la persona se va apegando a las cosas terrenas, va perdiendo el sentido de lo extraterreno, que es el sentido de lo metafísico —el sentido de una realidad que existe más allá de lo físico, el sentido de lo maravilloso y de lo sublime.

De ahí el episodio de Nuestro Señor elogiando a los niños, incentivándolos a aproximarse de Él. No es elogio a la imbecilidad propia de la niñez, que es un efecto del pecado original, sino elogio de esos valores de alma que el niño tiene, y que pueden encontrarse también en el hombre inocente. El alma del inocente es toda impregnada, desde las primeras luces de la razón, del sentido de lo sobrenatural y de lo maravilloso.     



* Extractos de una conferencia del 28-06-1969. Sin revisión del autor.





  




Artículos relacionados

Diálogo entre la mula y el buey
Luz, el mayor regalo
Divino Niño Jesús de Praga
Un alma afligida
Fiesta de Gloria y de Paz
Será llamado Príncipe de la Paz y su Reino no tendrá fin...
El último de los ángeles
Los tres Reyes Magos camino de Belén
Los tres Reyes Magos
Apareció la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador hacia los hombres




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 209 / Mayo de 2019

Nostalgias del Pasado
Tendencias sociales y religiosas del futuro

Salón y Despacho Arzobispal, Palacio Arzobispal de Lima (Foto: Carlos Noriega Pilares)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

16 de junio

Santa Ludgarda, Virgen

+1246 Bélgica. "Monja cisterciense de Aywières, en la diócesis de Namur, fue colmada de gracias místicas por Jesucristo, que la instruyó en el misterio de su Sagrado Corazón, la única luz en la ceguera del fin de su vida” (del Martirologio Romano Monástico).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....