El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 61 > Tema “Esplendores de la Cristiandad”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Venecia, del charco a la gloria



Wilson Gabriel da Silva


Primeros en anunciarse en el horizonte, el espigado campanile de la catedral de San Marcos y la cúpula de la iglesia de Santa María della Salute, en la isla de San Jorge, se anticipan a otras torres y cúpulas de iglesias y palacios. A medida que el barco se aproxima y las brumas se disipan, se va presentando suavemente la deslumbrante belleza de las formas y colores de Venecia, como si un cuadro impresionista se transformara en realidad.

Sus fundadores habitaban otrora las cercanías del Lido, en la costa adriática. Amenazados por los francos, el 811 huyeron hacia las islas más seguras de la laguna, y allí realizaron la osada tarea de construir una ciudad cuyas calles son canales, en condiciones de disputar aventajadamente el título de la más bella ciudad del mundo. La isla protege a quien la habita, pero puede convertirse también en una prisión. Los venecianos vencieron las limitaciones para volverse señores de la laguna, del mar, del comercio y de los territorios vecinos, hasta de las islas griegas.

Cada año Venecia revive sus desposorios con el mar

Enriquecidas, sus doscientas familias destilaron una aristocracia de la cual elegían al jefe de Estado, el Dux. Puerta del Oriente, la República Serenísima se convirtió en el siglo XV en uno de los más poderosos estados europeos. Su pueblo elaboró un género de vida y de cultura único.

*     *     *

En el año 1000, los venecianos conquistaran la Dalmacia, que queda al otro lado del mar y hoy pertenece a Croacia. En 1177 el Papa Alejandro III les reconoció la soberanía del Adriático. Para conmemorarlo, crearon la fiesta de los desposorios de Venecia con el mar: el día de la Ascensión, una espléndida embarcación, el Bucentauro, conduce al Dux y su comitiva, acompañado de numerosos barcos, hasta el puerto de San Nicolás del Lido. De ahí sale hacia el mar, donde el Dux lanza un anillo previamente bendecido por el Patriarca de Venecia, pronunciando la frase: “Desponsamus te, mare, in signun veri perpetuique dominio” (Os desposamos, ¡oh mar!, como señal de verdadero y perpetuo dominio). La ceremonia termina con una misa en la iglesia del convento de San Nicolás, y la comitiva regresa a Venecia. Todo sucede en medio de una gran solemnidad, al son de músicas y fanfarrias. Es el tema del cuadro de Canaletto (1697-1768), famoso pintor veneciano que presenta una clara idea del corazón de la ciudad.

*     *     *

A la derecha, en el referido cuadro, la llegada del Bucentauro, de regreso del mar. En el muelle y en la plaza, el pueblo se apiña para recibirlo.

En el conjunto arquitectónico dominado por el campanario de la basílica de San Marcos, se destaca el palacio ducal, en el centro de la escena. El edificio equilibra con perfección la fuerza del estilo gótico y la levedad de los ornamentos. Es un símbolo notable del esplendor del poder temporal. A su izquierda, dos columnas sirven de portal para la Plaza de San Marcos, en cuyo fondo, a la derecha, se encuentra la basílica catedral del mismo nombre; y a la izquierda, aún más al fondo, la torre del reloj. En lo alto de la columna junto al palacio, el león de San Marcos: el evangelista es el patrono de Venecia, y su símbolo lo es igualmente de la ciudad. El campanario, la basílica bizantina, el palacio gótico, la torre del reloj renacentista, edificios clásicos o barrocos, todos se armonizan obedeciendo al principio de la unidad en la variedad.

La variedad claramente se ve. ¿Dónde está la unidad? En el orden, en un principio superior representado por el equilibrio armónico de elementos desiguales que simbolizan poderes, clases sociales, aspiraciones de alma. En el campanario se podrían ver los derechos de Dios: está encima de todos. Sin él, el palacio ducal se impondría, a pesar del esplendor oriental de la basílica. A algunos metros de la Plaza tenemos la vida burguesa y popular, rica o pobre. El pueblo no está ausente del cuadro. Él es quien aclama la llegada del Dux. Es el hombre del barquito, es el gondolero, son los pasajeros — todos en primer plano, sin violar la jerarquía.

Con el esfuerzo de sus habitantes Venecia emergió, podría decirse, del charco a la gloria de una potencia naval, que contribuyó decisivamente para la derrota de los turcos musulmanes en Lepanto. La Venecia de hoy vive de aquel pasado, que tal vez ya no ame. No por ello deja de ser verdad que de su raíz católica le viene el hecho de haberse vuelto una de las más bellas ciudades del mundo.     





  




Artículos relacionados

Mozart, genio universal de la música
Un pequeño ejército con grandes ideales
El convento-fortaleza de Tomar y la Caballería de Cristo
La sabiduría de los monasterios
La Catedral
Tradiciones y Joyas para la Pascua
¡Partir es vivir… o morir un poco!
La gloria que surge del cumplimiento del deber
Universalidad de la Iglesia
La fuerza y la belleza de una ruina




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los Santos Reyes Magos
Stille Nacht: La canción de Navidad por excelencia
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 217 / Enero de 2020

Epifanía del Señor
Encuentro de los Reyes Magos camino a Belén

El encuentro de los Tres Magos, Maestro del retablo de San Bartolomé, c. 1480 – Óleo y pan de oro sobre tabla, Getty Museum, Los Ángeles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....