El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 87 > Tema “Apologética”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Por qué estudiar la Religión?

(I)


Iniciamos en la presente edición una nueva serie* sobre apologética (parte de la teología cuyo objeto es la defensa de la fe católica contra sus opositores), teniendo en cuenta su gran utilidad en nuestra época, caracterizada por la confusión y decadencia religiosa


Nuestro Señor Jesucristo enseña a la samaritana su doctrina. Cristo y la mujer samaritana en el pozo de Jacob, Carl Heinrich Bloch (1875), Copenhague – Dinamarca

El estudio de la Religión es un deber de todo hombre, pues por la sublimidad de su objeto, por los goces que proporciona al espíritu y por las consecuencias que debe tener en nuestros eternos designios, supera en dignidad y en importancia a todo otro estudio de orden puramente terreno. Él debe ser, por consiguiente, el objeto de nuestras preferencias, pues se trata de nuestros primeros deberes y de nuestros eternos destinos.

En estos tiempos no basta un conocimiento superficial de la religión, es necesario poseer la ciencia de la misma, esa ciencia luminosa que engendra convicciones firmes y nos hace capaces de reflexionar sobre nuestras creencias. Ahora bien, esta ciencia no se posee cuando no se está en condiciones de responder a esta pregunta: ¿Por qué soy cristiano y católico? Decía San Pedro a los primeros discípulos: “Estad siempre prontos para responder a aquellos que os pidan razón de vuestras esperanzas”.

El acto de fe en las verdades religiosas debe estar fundado en la razón. Por consiguiente, es preciso que la razón nos prepare para aceptar las verdades de la fe, mediante los motivos de credibilidad. La apologética es la ciencia que establece con certeza los fundamentos o preámbulos de la fe, demostrando lo racional, legítimo e indispensable que es creer.

Los preámbulos de la fe consisten en algunas verdades preliminares que sirven de fundamento al estudio de la religión. Estas verdades son en realidad artículos de nuestra fe. [...] Pueden reducirse a cinco principales:

1. Existe un Dios creador de todos los seres.

3. El hombre está obligado a admitir alguna religión: sólo una religión es buena y sólo una es verdadera.

4. La única religión verdadera es la cristiana.

5. La verdadera religión cristiana es la católica.


Todas estas verdades se hallan ligadas unas con otras como los eslabones de una cadena:

1. La existencia de Dios y la creación del hombre por Dios prueban la necesidad de una religión.

2. La necesidad de una religión nos obliga a buscar la verdadera, querida e impuesta por Dios a los hombres.

3. La única religión impuesta por Dios es la religión cristiana.

4. La religión cristiana no se halla, íntegra y verdaderamente, sino en la Iglesia Católica, la única y verdadera Iglesia fundada por Cristo.

5. La Iglesia Católica es infalible Maestra de la fe, que con autoridad recibida de Dios nos enseña lo que debemos de creer y lo que hemos de practicar para ir al cielo.

Bastará, pues, demostrar estas cinco verdades fundamentales, y todas las demás se derivarán de ellas como un río de su fuente, como las consecuencias de un principio. Una vez demostradas ellas, podremos concluir que la Religión Católica es la única verdadera, y que solamente abjurando de la razón y del sentido común, se pueden poner en duda o negar sus dogmas.     



* Extractos del libro La Religión Demostrada, del padre P. A. Hillaire (Editorial Difusión, Buenos Aires, 8ª edición, 1956, pp. 1-2).



  




Artículos relacionados

Es natural que haya misterios en la religión
Sin religión el hombre no puede ser feliz
¿Por qué estudiar la Religión? (IV)
Las “nietas de Dios” - III
Una, santa, católica y apostólica
La religión es buena y necesaria para todos
¿Por qué estudiar la Religión? (II)
¿Cuál es el destino del hombre?
No hay más que una sola religión verdadera
La perfección de la religión cristiana




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Inscriba aquí a sus deudos para la Santa Misa del día 2 de noviembre



Peregrinando
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 227 / Noviembre de 2020

La Medalla Milagrosa
El ejemplo de santa Catalina Labouré

Capilla de las Apariciones, Rue du Bac 140, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

3 de diciembre

San Francisco Javier

+1552 Sancian. Discípulo de San Ignacio de Loyola, es el apóstol de la India y de Japón, habiendo su celo alcanzado Malaca y las Molucas. Falleció a los 46 años en las costas de China, que pretendía evangelizar. San Pío X lo declaró patrono especial de la obra de la Propagación de la Fe y de las Misiones católicas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....