El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 106 > Tema “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones”

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Vida mecánica, vida natural


Plinio Corrêa de Oliveira

En su bella alocución de Navidad de 1952, el Santo Padre Pío XII puso en evidencia que el tecnicismo contemporáneo, al par de las brillantes realizaciones que ha alcanzado, crea también para el hombre complejísimos problemas. En efecto, la máquina —“alma” de casi toda la técnica— tiende a sujetar completamente a su ritmo mecánico todo el trabajo humano. El trabajo, y más que el trabajo las diversiones, la vida de familia, en fin, toda la existencia. Pues en todos los dominios el hombre va haciendo uso cada vez más considerablemente de la máquina, y aceptando adaptarse a ella, para gozar de las ventajas que proporciona. En esas condiciones, la influencia de la máquina tiende a penetrar en las esferas más delicadas y más altas de la vida humana, es decir, tiende a crear un estilo de vida, un modo de concebir los problemas y de resolverlos, en fin, una mentalidad completamente mecanizada. Hombres estandarizados, con ideas y gustos uniformes, sumergidos en un estado de espíritu caracterizado por un tedio sombrío, displicente, pesado, lleno de fatiga, interrumpido apenas por las excitaciones delirantes del cinema, de la televisión, de la radio, o de las pasiones deportivas.

Nuestra primera fotografía presenta a un conglomerado de hombres en esas condiciones. Obreros a la espera de entrar en la fábrica, público aguardando la apertura de un estadio, masa humana en un andén de metro o paradero de ómnibus; por todas partes las fisonomías son éstas. Infelices multitudes viviendo bajo el yugo sombrío, nivelador, despersonalizante de la máquina.

*     *     *

Hay enfermedades que van devorando a su víctima tan poco a poco, que ella ni lo percibe. Lentamente, se va adaptando a las situaciones nuevas, y perdiendo el recuerdo de cómo se sentía cuando gozaba de completa salud. Y por ello, para que el médico consiga que una persona en estas condiciones se trate, es necesario que comience por darle entera conciencia de que su estado es anómalo. Lo que sólo alcanza reavivándole la memoria de lo que era antiguamente, y comparando ese antiguo estado con su situación presente.

Publicamos hoy un aspecto típico del ambiente popular alsaciano, aún impregnado de la atmósfera de la vida agrícola tradicional, no mecanizada. Los personajes, en una actitud plácida, distendida, afable, bien característica del campesino, conversan. Con plena naturalidad, las personalidades se manifiestan en su riqueza y diversidad. Nada ahí es uniformizado. Muy por el contrario, las diferencias de sexo, edad, temperamento personal, son evidentes. Los hombres son hombres, las mujeres son mujeres, el viejo es un viejo, y el niño, un niño. Nadie tiene la preocupación de ser joven antes… o después de tiempo. Más aún. La gran variedad de trajes que ahí se observa tiene su explicación. Cada uno de esos trajes es típico de una pequeña región, o aldea. Es que tal es la variedad de ambiente psicológico en cada una, que le fue como que necesario desahogarla en un arte local propio, del cual la indumentaria no es sino uno de sus aspectos.

Cuánta riqueza de alma en esta variedad. Y cuánto empobrecimiento espiritual en nuestras modas cosmopolitas, en que el mismo corte, la misma forma, los mismos tejidos, casi los mismos colores son impuestos al mundo entero.     





  




Artículos relacionados

¿Ídolo o imagen?
Confort físico - Bienestar moral
Jerusalén, Jerusalén…
Dos modos de ver la vida del campo
¿Muchos o pocos?
La impregnación de las alegrías de la Navidad
La verdadera santidad es fuerza de alma y no debilidad sentimental
¿Sólo el arte sacro puede ser cristiano?
Desprecio pagano por la anciana que reza
Sed perfectos como vuestro Padre celestial




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 212 / Agosto de 2019

La Revolución Francesa
Autora de los crímenes más monstruosos

Ejecución de Luis XVI, Georg Heinrich Sieveking, 1793 – Grabado alemán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de agosto

San Agapito, Mártir

+siglo III Palestina. Con apenas 15 años, pero ya lleno de amor a Dios, fue duramente flagelado con nervios de buey, después entregado a los leones, que no lo tocaron. Finalmente tuvo la cabeza cortada.



Santa Elena, Viuda

+329 Roma. Madre de Constantino, Emperador romano que, una vez convertido, consolidó el triunfo de la Iglesia sobre el mundo pagano. A Santa Elena se le atribuye el hallazgo de la verdadera Cruz de Cristo.



Santos Florencio y Lauro, Mártires

+siglo II Asia Menor. Eran hermanos y talladores de piedra. Cuando terminaron de edificar un templo pagano, fueron convertidos juntamente con los propietarios de aquel, Próculo y Máximo, que los precedieron en el martirio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....