El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 117 > Tema “Consideraciones sobre la oración”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Consideraciones sobre el Padrenuestro – II


En el artículo del mes pasado vimos la introducción que Santa Teresa de Jesús hace a sus consideraciones sobre la oración por excelencia. A continuación reproducimos el comentario a la primera petición : "Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre" que la santa carmelita recomienda meditar los días lunes.*



Considere que su Padre es Dios, Trino en personas y Uno en esencia, un ser sin principio, pero principio, autor y causa de todos los seres, por quien nos movemos, en quien vivimos y por quien somos y que todo lo sustenta y todo lo mantiene.

Considérese hijo de este Padre tan Poderoso, que puede hacer infinitos mundos y es tan sabio que sabe regir a todos sin hacer faltar su Providencia a ninguna criatura, desde el más alto Serafín hasta el más bajo gusanillo de la tierra. Es tan bueno que gratuitamente siempre se está comunicando con todos según la capacidad de cada uno.

Y el hombre considere en especial esta bondad y diga: “¡Qué bueno es este Padre para mí! que quiso crearme y gozase de la dignidad de ser hijo suyo, dejando de crear a otros hombres que fueran mejores que yo”, considerando así cuánto merece ser amado y servido este Padre, que solo por su bondad creó para mí todas las cosas y a mí para que lo sirviese y gozase de Él.

Pida, además, para todos los hombres luz para que lo conozcan, amor para que lo amen y le agradezcan tantos beneficios, para que todos sean virtuosos y santos, que en ellos resplandezca la Imagen de Dios, su Padre, y que sea por todos glorificado y santificado su nombre paternal, el cual, como Padre, creó hijos parecidos a Él.

Procúrese luego —trayendo a la memoria los muchos pecados de los hombres— un grave dolor de ver a este buen Padre ofendido por sus hijos ingratos; pero también alegrarse de ver que hayan siervos de Dios, en quienes resplandece la santidad de su Padre. Entristecerse por cada pecado y mal ejemplo que ve y alegrarse por cada virtud que ve y oye, y dando gracias a Dios porque creó a los santos mártires, confesores y vírgenes, que manifiestamente demostraron ser hijos de tal Padre.

Tras esto se sigue la confusión por haberle uno mismo ofendido, de no haberle agradecido sus beneficios y de tener tan indignamente el nombre de hijo de Dios, que debe engendrar corazones reales y generosos, considerando aquí las situaciones de los padres que aman a sus hijos aunque sean feos, que los mantienen aunque sean ingratos, que los sufren aunque sean viciosos, que los perdonan cuando vuelven a su casa, bajo su obediencia, que estando ellos descuidados de todo, los padres les acrecientan sus mayorazgos y haciendas. Considerando que todos estos aspectos están en Dios con infinitas ventajas, lo cual es causa de enternecerse el alma y cobrar confianza de nuevo, de perdón para sí y para todos, y no menospreciar a nadie, viendo que tiene tal Padre, que es común a hombres y ángeles. 


* Biblioteca de Autores Españoles - Escritos de Santa Teresa, M. Rivadeneyra, Madrid, 1861, t. I, p. 539, con ligeras adaptaciones.




  




Artículos relacionados

Consideraciones sobre el Padrenuestro – VII
Consideraciones sobre la oración (IV)
Consideraciones sobre la oración (III)
Consideraciones sobre la oración (I)
Consideraciones sobre el Padrenuestro – V
Consideraciones sobre el Padrenuestro – I
Breve historia del Avemaría
Consideraciones sobre la oración (II)
Consideraciones sobre el Padrenuestro – III
Consideraciones sobre la oración (V)




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los Santos Reyes Magos
Stille Nacht: La canción de Navidad por excelencia
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 217 / Enero de 2020

Epifanía del Señor
Encuentro de los Reyes Magos camino a Belén

El encuentro de los Tres Magos, Maestro del retablo de San Bartolomé, c. 1480 – Óleo y pan de oro sobre tabla, Getty Museum, Los Ángeles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....