El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 16 > Tema “El Símbolo de los Apóstoles”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Primer artículo del Credo - II

Creador del cielo...

 

Al par del firmamento Dios creó de la nada a seres de naturaleza espiritual, los innumerables ángeles, cuyo ministerio era servirlo y asistir delante de su trono. Les confirió después el admirable don de su gracia y poder.

San Agustín dice al respecto: “Creó a los ángeles dotados de buena voluntad, es decir, con el casto amor que los unía a Dios. Al formar su naturaleza, les infundió al mismo tiempo la gracia. De ahí debemos concluir que los ángeles buenos nunca se vieron destituidos de buena voluntad, es decir, de amor a Dios” ...

En cuanto al grado de ciencia, hay un testimonio de las Sagradas Escrituras (2 Re. 14, 20): “Mas vos, ¡oh rey mi señor! eres sabio como lo es un ángel de Dios, para entender todas las cosas del mundo” («Catecismo Romano», Ed. Vozes, Petrópolis, 1962, p. 88).

 

Ángel músico, detalle del Tabernáculo de los Lineros, Fray Angélico — Museo de San Marcos, Florencia

De los Ángeles

Las criaturas más nobles creadas por Dios son los ángeles. No tienen forma ni figura alguna sensible, porque son puros espíritus, que subsisten sin necesidad de estar unidos a cuerpo alguno.

Los ángeles se representan con formas sensibles: 1º para ayudar a nuestra imaginación; 2º porque así han aparecido muchas veces a los hombres, como leemos en las Sagradas Escrituras.

No permanecieron fieles a Dios todos los ángeles; antes, muchos de ellos, por soberbia, pretendieron ser iguales a Él e independientes, y por este pecado fueron desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno. Éstos se llaman demonios, y su caudillo se llama Lucifer o Satanás.

De ellos escribe el príncipe de los Apóstoles: “Dios no perdonó a los ángeles delincuentes, sino que amarrados con cadenas infernales los precipitó al abismo, en donde son atormentados y tenidos como en reserva hasta el día del juicio” (2 Pe. 2, 4).

Los demonios pueden hacernos mucho mal en el alma y en el cuerpo, si Dios les da licencia, mayormente tentándonos a pecar. Lo hacen por la envidia que nos tienen, la cual les hace desear nuestra eterna condenación, y por odio a Dios, cuya imagen resplandece en nosotros. Dios permite las tentaciones para que, venciéndolas con su gracia, ejercitemos las virtudes y adquiramos merecimientos para el cielo. Las tentaciones se vencen con la vigilancia, la oración y la mortificación cristiana.

Los ángeles que permanecieron fieles a Dios se llaman ángeles buenos, espíritus celestiales o simplemente ángeles. Fueron confirmados en gracia, gozan para siempre de la vista de Dios, le aman, le bendicen y le alaban eternamente.

Dios se sirve de los ángeles como de ministros suyos, y en especial a muchos de ellos hace custodios y protectores nuestros. Por eso, hemos de tener particular devoción al Ángel de nuestra Guarda, honrarle, implorar su socorro, seguir sus inspiraciones y ser agradecidos a su continua asistencia.

“Mirad que no despreciéis alguno de estos pequeñitos; porque os hago saber que sus ángeles [de la guarda] en los cielos están siempre viendo la cara de mi Padre celestial” (Mt. 18, 10) (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 10-11).     





  




Artículos relacionados

El perdón de los pecados, la resurrección de los muertos...
Duodécimo artículo del Credo: Creo en la vida eterna
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor
Primer artículo del Credo (1ª parte): Creo en Dios, Padre todopoderoso...
El símbolo de los Apóstoles - Introducción
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (4ª parte)
Primer artículo del Credo (3ª parte): Creador de la tierra y del hombre
Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (2ª parte)
Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 221 / Mayo de 2020

Una promesa, una esperanza
Basílica de la Madonna de Monte Bérico

Basílica de Santa María de Monte Bérico, Vicenza (Italia), construida sobre el cerro que domina la ciudad



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

31 de mayo

Santísima Trinidad

+ . El misterio de la Santísima Trinidad consiste en que Dios es uno solo y en Él hay tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El misterio de la Santísima Trinidad nos ha sido revelado por la Persona, palabras y acciones de Jesucristo. La Trinidad es el misterio más profundo. Jesús nos ha revelado los secretos del Reino de los Cielos. La suprema de sus enseñanzas es el secreto de Dios mismo. Nos ha hablado de la vida de Dios. Nos enseñó que Dios, siendo uno solo, hay en El tres Personas. Nos dijo sus nombres: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesucristo se presentó a Sí mismo como el eterno y divino Hijo de Dios. Afirmó que es el Hijo, el Unigénito del Padre, igual al Padre. Jesús reveló la tercera Persona divina, el Espíritu Santo. El Padre y el Hijo, después de la Resurrección, lo enviaron a la Iglesia. Jesús había prometido enviar la tercera Persona, Dios igual que El mismo y el Padre.

Más información aquí.

Visitación de Nuestra Señora

+ . Anteriormente Fiesta de Nuestra Señora Reina. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor...(Lucas 1:39-46) La celebración de la fiesta es iniciativa de San Buenaventura, franciscano, en 1263. El Papa Urbano VI (reinó de 1378-1389), la extendió a toda la Iglesia, pidiendo el fin del cisma que sufría la Iglesia.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....