El Perú necesita de Fátima Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas; por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 129

¿Por qué llora Nuestra Señora?  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Acelerada marcha del nudismo


Todo comenzó con noticias de que mujeres feministas, reunidas en un grupo llamado Femen, realizaban en Ucrania manifestaciones de protesta, siempre en topless y a veces casi totalmente desnudas.

El hecho en sí mismo no sería capaz de despertar mayor interés. Pues, a lo largo de la historia, siempre hubo mujeres marginales (así como también hombres), que poco se importan con las reglas de la moral y de la decencia. Tanto más que Ucrania tiene una de las mayores tasas de prostitución de Europa. Lo que llamaba mucho la atención, eso sí, era el hecho de que los medios en general, al informar de tales manifestaciones, le conceden un amplio espacio, inclusive con la publicación de fotos. Persistía la desconfianza de que algo de mayor alcance estaba en gestación.

“Las modas arrastran al fuego infernal, vestid con decencia si os queréis salvar”, así reza el tradicional canto a la Virgen de Fátima.

Las desconfianzas aumentaron cuando el mismo grupo ucraniano apareció haciendo protestas contra el turismo sexual, la explotación del gas y diversos otros temas en Varsovia (Polonia), Hamburgo (Alemania), París (Francia), Estambul (Turquía), Zurich (Suiza), Minsk (Bielorrusia), etc. ¿Quién habrá financiado esos viajes internacionales y sus respectivas estadías? Este ejercicio de globetrotters cuesta caro. Y no consta que esas mujeres exhibicionistas sean millonarias. ¿A quién le interesa financiarlas? Curiosamente, los medios de comunicación, siempre empeñados en descubrir fuentes de financiamiento de dudosa procedencia, hizo completo silencio sobre este punto, al mismo tiempo que informaba ampliamente sobre tales “protestas” por el mundo entero.

¿Qué ventaja proporciona, a las causas defendidas por estas activistas, el hecho que ellas aparezcan en topless? Aparentemente ninguna. ¿Entonces por qué ese exhibicionismo? Según todo indica, bajo el pretexto de las “protestas” de diversos tipos, lo que está en curso es una ofensiva calculada para expandir el nudismo y convertirlo en algo “normal”.

No obstante, lo más grave es que no se trata de manifestaciones aisladas, en una sociedad moralizada. No es un demonio que aparece en medio de los ángeles, como en el episodio narrado en el Libro de Job: “Un día en que los ángeles se presentaron delante del Señor, vino también Satanás entre ellos” (Job 1, 6).

No. Tal ofensiva del topless es una punta de lanza en la marcha hacia el nudismo, dentro del contexto de la moda actual, que favorece todo tipo de disminución de la indumentaria, en que el pudor y frecuentemente la propia decencia son totalmente ignorados.

Pues bien, el nudismo es un ingrediente necesario en la marcha de la revolución universal anárquica, que aspira a la demolición total de lo que aún resta de civilización cristiana en el mundo. En este movimiento rumbo a la anarquía, decía Plinio Corrêa de Oliveira, “ha de llegar el momento del nudismo total y de la entera y total libertad de relaciones sexuales, como entre los animales”. Es hacia donde con celeridad nos dirigimos, si la Providencia Divina no interviene pronto, como lo prometió en Fátima: “¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!” 



  




Artículos relacionados

Plata de desecho
Trágica Semana Santa deja más de 1000 muertos en Latinoamérica
Una religiosa nos habla a través de los siglos
Utopía asesina: 30 años de silencio indignante
Eutanasia infantil, nuevo zarpazo de la cultura de la muerte
La dictadura del piercing
¿Qué se esconde detrás de la "píldora del día siguiente"?
Las lágrimas de la Virgen y el huracán Katrina - Nueva Orleans: 1972-2005
Dos blasfemias con camuflajes "artísticos"
La “yihad” islámica en una escuelita italiana




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Misa de Difuntos



 



Tesoros de la Fe


Nº 226 / Octubre de 2020

Cristiandad
Sacralidad en el orden temporal

Emperador Carlomagno, Alberto Durero, 1511-13 – Óleo sobre madera de tilo, Museo Nacional Germánico, Nuremberg (Alemania)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

30 de octubre

San Marcelo, Centurión y Mártir

+298, d.C. + Tánger. Padre de los santos mártires Claudio, Luperco y Vitorio, ese centurión español fue decapitado por haber declarado que era cristiano y servía a Jesucristo.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....