El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 130

SOS Familia  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Grande y misteriosa cosa es la herencia


“Grande y misteriosa cosa que es la herencia, es decir, el paso a lo largo de una estirpe, perpetuándose de generación en generación, de un rico conjunto de bienes materiales y espirituales, la continuidad de un mismo tipo físico y moral que se conserva de padre a hijo, la tradición que a través de los siglos une a los miembros de una misma familia” (Papa Pío XII).1

Leo Daniele


Opina un lector: “Ustedes hablan mucho contra el igualitarismo y hasta concuerdo de un modo general. Pero lo que no acepto es la ley de la herencia, alguien que para tener lo que tiene, no hizo más esfuerzo que nacer. Por lo tanto, él es estrictamente igual a un elemento de una clase baja, que también no hizo más esfuerzo que nacer. Las diferencias provienen del ambiente en que se eduquen. Sin embargo, ambos son absolutamente iguales y merecen lo mismo”.

Conclusión: las leyes que garantizan la herencia son injustas.

Hagamos la prueba de las pruebas, dirá el alérgico a las herencias. Tomemos a dos gemelos, iguales por definición en materia de nacimiento. Por una razón cualquiera, tan pronto como nacieron fueron separados y criados en ambientes diferentes. Uno en un ambiente cultural alto, otro en un ambiente extremamente bajo. ¿Cuál será el resultado? Uno será bien dotado, el otro completamente nulo; uno inteligente, el otro desdichado… si esta ley injusta continúa.

Si dos gemelos fueron separados tan pronto como nacieron y uno es educado en una familia de campesinos, y el otro en una familia de profesores, es evidente —dirá una persona alérgica a las herencias— que la inteligencia del último será mucho mayor. Sin embargo, al nacer, sería igual a la del otro gemelo. Las diferencias vendrían de la formación. ¡Está probado! Por lo tanto, ¡igualdad en ellos!

Así se pensaba sobre todo en los siglos XIX y XX. La familia no tiene el menor papel; la herencia está fuera de época, y lo mejor es suprimirla.

No obstante, fue justamente el estudio científico del procedimiento de los gemelos criados por separado que probó lo contrario de lo que quieren los que se oponen a la herencia. “Born together—Reared Apart” (Nacidos juntos—Criados por separado), un libro de Nancy L. Segal,2 narra el cambio de concepto a respecto del tema. Según la autora, hoy por hoy, esa controversia se acabó. Todos los estudiosos aceptan la herencia de la inteligencia. “En los años 70, sugerir que era posible heredar el coeficiente intelectual (QI), era una herejía intelectual, que podría castigarse con algo equivalente a la hoguera”, dice la Dra. Segal, después de décadas de experiencia sobre el tema.

Bien, alguien dirá, esto vale para la inteligencia, no para otras cualidades y defectos. Un hijo nada hizo sino nacer, y hereda la riqueza del padre a su muerte. ¿No es una injusticia? ¿No es mejor instaurar la igualdad para todos en el punto de partida, y suprimir la herencia? Los que se esfuercen más y mejor, subirán más en la vida. ¡Pura justicia!

Para Plinio Corrêa de Oliveira, eso no era así de simple. Más bien sería una injusticia, un desprecio a la familia.

“Si un padre tiene verdaderamente entrañas de padre, amará a su hijo forzosamente más que a los demás, carne de su carne y sangre de su sangre. Por lo tanto, andará conforme a la ley cristiana si no ahorra esfuerzos, sacrificios ni vigilias, para acumular un patrimonio que ponga a su hijo al abrigo de tantas desgracias que la vida puede traer. En este afán, el padre habrá producido mucho más de lo que produciría si no tuviese hijos. Después de una vida de trabajo, este hombre expira, alegre por dejar a su hijo en condiciones propicias.

“Imaginemos que, en el momento en que acaba de expirar, viene el Estado y, en nombre de la ley, confisca la herencia, para imponer el principio de la igualdad en los puntos de partida. ¿Esta imposición no es un fraude con relación al difunto? ¿Ella no pisotea uno de los valores más sagrados de la familia, un valor sin el cual la familia no es familia, la vida no es vida, es decir, el amor paterno? Sí, el amor paterno que dispensa protección y asistencia al hijo —incluso más allá de la idea de mérito— simplemente, sublimemente, por el mero hecho de ser hijo. ¿Y este verdadero crimen contra el amor paterno, como es la supresión de la herencia, podrá cometerse en nombre de la religión y de la justicia?”

A este artículo sobre la herencia, el profesor Plinio le dio un sugestivo título: “La igualdad total en el punto de partida, una injusticia”.3 ¡Lleno de sentido común! 


Notas.-

1. Alocución al Patriciado y a la Nobleza Romana, 5 de enero de 1941.
2. Harvard University Press, 2012, 416 pp.
3. “Folha de S. Paulo”, 11 de diciembre de 1968.



  




Artículos relacionados

La revolución sexual destruye la familia - I
El cuarto mandamiento
El monstruoso y fracasado experimento de los gemelos Reimer
La enseñanza de la Iglesia sobre la desigualdad de los sexos
La modernidad: rasgos infantiles en personas maduras
Internacional del Aborto: Macabro e inmoral comercio
La familia, solución para la crisis contemporánea
La encíclica Humanæ Vitæ y la revolución sexual
Consejos de la Santísima Virgen para formar a los jóvenes
La moralidad es el fundamento del orden social




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 224 / Agosto de 2020

La Asunción de María
Un anticipo de nuestra propia resurrección

Asunción de la Virgen, Annibale Carracci, 1590 – Óleo sobre lienzo, Museo del Prado (Madrid)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

13 de agosto

San Juan Berchmans, Confesor.

+1621 Roma. Novicio jesuita, fallecido a los 22 años, había llegado a las cumbres de la perfección por su pureza, mortificación y entrañable devoción a Nuestra Señora.



Santa Radegunda, Reyna y Viuda

+587 Poitiers - Francia. Esposa de Clotario I, rey de los francos, por su virtud ejerció gran influencia en la corte. Se retiró después a un monasterio que fundó en Poitiers.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....