El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 134

¿Por qué llora Nuestra Señora?  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¡Satanismo para la juventud!


El rock and roll ejercía en el pasado una mayor atracción hacia la juventud, superado ahora por otros sonidos superlativamente cacofónicos y aberrantes. Sin embargo, no cabe duda que continúa sirviendo como medio de iniciación a la irracionalidad, al desvarío e incluso al satanismo para un segmento nada despreciable de jóvenes. ¿Jóvenes?, digamos. Las bandas de rock se van envejeciendo y no es fácil encontrar quién las reemplace.


Sobre todo los “ídolos” rockeros han superado todos los límites de edad para el ejercicio de su profesión, a la que indebidamente llaman “arte”, pero no encuentran substitutos a su altura. Caso característico es el de Mick Jagger, vocalista de los Rolling Stones, que alguna vez fue apresado junto con una de sus enamoradas por portar drogas, y en todas partes se ha estado envolviendo en escándalos con actrices o modelos, pues la moralidad no rima bien con el rock.

Ya “los primeros álbumes de los Stones traen referencias explícitas al diablo, presente en las portadas de los discos y en las letras de sus músicas”. Ahora, con 70 años, Jagger es aún lo mejor que la propaganda tiene para ofrecer en esta materia. Lo más grave, sin embargo, en la carrera de este “astro” —como del rock en general— es la difusión práctica del satanismo en materia de música y arte.

Una reciente biografía de Mick Jagger, escrita por el periodista Philip Norman, trata ampliamente de sus desvaríos en materia de sexo y drogas. Una recensión del libro publicada en un conocido matutino lo dice todo.

Se trata de un “superstar arrogante, tacaño, narcisista y predador, en fin un Casanova poco preocupado con sus presas sexuales, incluidos ahí mujeres y hombres”. El biógrafo habla de la “atracción sexual del primer empresario de los Stones, Andrew Oldham, por Jagger”. Oldham “trabajó con Mary Quant, la creadora de la minifalda”.

Marianne Faithfull, una de las enamoradas del vocalista, “tendría mucho que decir, especialmente sobre la adhesión de Jagger al satanismo”. El demonio tuvo un gran papel en la vida de Jagger, pues su biógrafo no sólo “culpa a Satán por todo el mal que persiguió a los amigos de Jagger y a los actores secundarios de sus películas”, como “coreaba la vieja historia del cantante de blues Robert Jonson, que habría hecho un pacto con el demonio para alcanzar el éxito”.

Influenciado por la obra El maestro y Margarita del ruso Mikhail Bulgákov, Jagger compuso la canción Sympathy for the Devil (Compasión por el demonio). “En síntesis, Bulgákov dice que el gran triunfo de Satán fue el de poner a Poncio Pilatos en el camino de Jesús, rehusándose a salvarlo de la Cruz. Jagger actualiza el baile organizado por el demonio, en el libro del ruso, y habla de algunas celebridades históricas que heredaron el bastón de Pilatos: Hitler es el protagonista de la canción de Jagger, pero hay lugar para los bolcheviques que mataron a la familia real […] Jagger quería llevar El maestro y Margarita a la pantalla. Él, naturalmente, haría el papel de Satán”.

El vocalista “pasó a interesarse mucho por el satanismo y la magia negra, especialmente por la obra del brujo Aleister Crowley […]. Una de las enamoradas de Jagger, la actriz alemana Anita Pallenberg, era bruja […]. Él aceptó actuar en una película maldita de Kenneth Anger, Lucifer Rising (La Ascensión de Lucifer)[…].

¡Tales son los modelos que ciertos medios de comunicación presentan a la juventud! Razón suficiente para las lágrimas de Nuestra Señora. 



  




Artículos relacionados

Cientos de iglesias cerrarán en Holanda
Ideología de género inspira los manuales escolares franceses
“Estos corderos de Dios pueden morder”...
A dónde lleva la moda de los tatuajes
Ola de profanaciones en Chile
La lección de Juvenal
Sacrilegio en la Iglesia de la Visitación
Trágica Semana Santa deja más de 1000 muertos en Latinoamérica
¿Qué se esconde detrás de la "píldora del día siguiente"?
¿Una nueva ofensiva iconoclasta?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Misa de Difuntos



 



Tesoros de la Fe


Nº 226 / Octubre de 2020

Cristiandad
Sacralidad en el orden temporal

Emperador Carlomagno, Alberto Durero, 1511-13 – Óleo sobre madera de tilo, Museo Nacional Germánico, Nuremberg (Alemania)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

30 de octubre

San Marcelo, Centurión y Mártir

+298, d.C. + Tánger. Padre de los santos mártires Claudio, Luperco y Vitorio, ese centurión español fue decapitado por haber declarado que era cristiano y servía a Jesucristo.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....