El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 140 > Tema “P. Francisco Spirago”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La mala costumbre de mentir

Voltaire

En sí, no suele ser la mentira sino pecado venial; pero puede llegar a mortal, cuando con ella se hace notable daño o se da escándalo; y el que tiene costumbre de mentir está en gran peligro de perder la salvación, porque le quita Dios su gracia. El Espíritu Santo huye del hipócrita (Sab 1, 5). La boca que miente mata el alma (Sab 1, 11). No es tan malo el ladrón como el mentiroso; porque aquél puede restituir lo que ha robado; pero el mentiroso no puede muchas veces reparar la fama del prójimo (Card. Hugolino). El ladrón es menos malo que el mentiroso pertinaz, pero uno y otro se condenan (Eclo 20, 25). Es mancha odiosa en el hombre la mentira (Ibid.). El que miente se parece a una moneda falsa, acuñada con el busto del diablo. Cuando se presente en el juicio preguntará Dios: ¿De quién es esta imagen?, y al decir que del diablo, contestará: Pues dad al demonio lo que es suyo (S. Teresa). Dios aniquilará a los que hablan mentira (Sal 5, 7). El mentiroso no entrará en la celestial Jerusalén (Prov 21, 28). Cristo amenaza a los hipócritas con un terrible ¡Ay! (Mt 23, 13 y ss.).

La mentira está vedada, aun cuando por ella se pudiera alcanzar un gran bien.

La mentira en favor del prójimo es tan ilícita como el hurtar para hacer limosna a los pobres (S. Agustín). Aunque con una mentira pudiéramos salvar la vida propia o la del prójimo, no nos sería lícito mentir (Id.). San Anfión, obispo de Nicomedia, no quiso evadirse, por medio de una mentira, aunque le convidaban a ello los soldados enviados a prenderle y a los que él había hospedado generosamente; y así se dejó llevar al martirio. No es lícito hacer una cosa mala para que se siga una buena (Rom 3, 8). El fin bueno no legitima los medios intrínsecamente malos. Se ha dicho que los jesuitas habían defendido, que el fin santifica cualesquiera medios; pero nadie podrá señalar un solo autor de la Compañía, que haya enseñado tal cosa. Quien la enseñó y profesó fue Voltaire, el cual escribía el 21 de octubre de 1736 a su amigo Thieriot: La mentira solo es viciosa cuando hace daño; pero es virtud mentir para producir un bien. Él mismo daba a sus camaradas este consejo en su lucha contra la Iglesia: “Hermanos, mentid, y mentid con aseveración; siempre queda alguna cosa”. ¡Curioso filósofo en verdad! 

 


P. Francisco Spirago, Catecismo Popular Explanado, Gustavo Gili, Barcelona, 1907, t. II, p. 367-368.


  




Artículos relacionados

Convertida por una genuflexión ante el Santísimo
El hombre no es dueño de su vida




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 213 / Septiembre de 2019

Exaltación de la Santa Cruz
¡Con este signo vencerás!

Vista de la ciudad de Antigua Guatemala desde el Cerro de la Cruz, al fondo el Volcán de Agua



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

14 de octubre

San Juan Olgivie, Mártir

+1615 + Glasgow. Calvinista inglés convertido por el célebre exégeta jesuita Cornelio a Lápide. Entró en la Compañía de Jesús, volviendo a su país para socorrer a los católicos perseguidos. Después de convertir a muchos herejes, fue traicionado y entregado al arzobispo protestante, siendo condenado a muerte.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....