El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 144 > Tema “San Pío X”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La pobreza cristiana en las enseñanzas de un santo

San Pío X recién ordenado sacerdote y después como Papa

En 1858, con apenas 23 años de edad, el seminarista Giuseppe Melchiorre Sarto, futuro San Pío X, fue ordenado sacerdote y designando a la parroquia de Tombolo, de 1.500 almas, en el distrito de Trentino, en Italia.

Mientras ejercía su munus sacerdotal en aquella parroquia, falleció una señora rica, gran benefactora de la iglesia —Elisabetta Viani—, cuyo elogio fúnebre fue hecho por el padre Sarto.

El concepto de pobreza evangélica enunciado por el futuro santo en ese sermón es particularmente digno de nota como reflejo auténtico de la doctrina de la Iglesia. No pudiendo transcribir aquí en su integridad su bello panegírico, nos limitamos a la parte en que trata del concepto de la pobreza cristiana. Cabe notar que la señora fallecida era muy rica. Los subrayados son nuestros:

*     *     *

“Y no os extrañéis, señores, si os afirmo que ella fue pobre (…). En medio de tantas especies de pobreza que vemos sobre la tierra, no hay sino una digna de los carismas del Cielo, capaz de conquistar la estima y el amor de las almas virtuosas y perfectas.

“No pretendo aquí comentar aquella consecuente e inevitable falta de bienes a que son condenados todos los que nacen en familias necesitadas, las cuales carecen de todos los medios para mejorar su estado. Ellos, para ser dignos de alabanza, deben con paciencia transformar en virtud su ineludible necesidad.

“No hablo tampoco de aquellos que vemos errar por las calles y que, debajo de sus harapos de pobres, esconden riquezas de deseos.

“Hablo sí de aquellos que siguen la ley del espíritu y de la verdad, que no exige el sacrificio material y efectivo de sus bienes. Hablo sí de aquellos que, en la abundancia de todas las cosas, renuncian moralmente con el afecto y con la voluntad a cuantos bienes puede ofrecer la tierra.

“Ésta es la pobreza que tiene origen en los ejemplos y en la doctrina de Jesucristo. Pobreza que, en el Sermón de la Montaña, obtuvo, entre las bienaventuranzas, el primer lugar y las primeras honras (cf. Mt 5, 3: Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos).

“Pobreza que, con su gracioso aspecto, supo cautivar la gran alma de Elisabetta Viani, que durante toda su vida no tuvo un solo acto de complacencia, y diré mejor, una sola mirada para su grandeza terrena”. 


Mons. Vittorino Facchinetti O.F.M., Pío X, Ed. Vozes, Petrópolis, 1945, p. 73.



  




Artículos relacionados

La caridad no justifica el compromiso
Es propio de la Iglesia vivir entre luchas, dificultades y aflicciones
Ignorancia de las cosas divinas
Entre la luz y las tinieblas la armonía es imposible
Medios de comunicación que ofrecen incienso a los ídolos del momento




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Santa Rosa de Lima
Capítulo 5: El mensaje salvador
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
Noche Inolvidable
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Nuestra Señora de Sonsoles
¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Las milagrosas fuentes de agua de Fátima
El Señor de los Milagros
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 190 / Octubre de 2017

Mentalidad conservadora del interior rural
Vínculo con la tradición cultural y la familia

Hacienda San José, Chincha (Ica



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de octubre

San Lucas Evangelista, Mártir

++ Siglo I Patras - Acaya. Médico de Antioquía convertido por San Pablo. Autor del III Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles. Es célebre un cuadro de Nuestra Señora que él habría pintado. Aunque no se tengan datos concretos, a respecto de su muerte, una tradición autorizada afirma que sufrió el martirio junto al apóstol San Andrés en Patras, provincia romana de Acaya.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....