El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 148

¿Por qué llora Nuestra Señora?  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Eutanasia infantil, nuevo zarpazo de la cultura de la muerte

El Parlamento belga aprobó recientemente una ley que reconoce ¡el derecho de los niños a matarse a sí mismos! Así, los menores de edad podrán optar por la muerte con la ayuda de un médico, en el caso de que consideren que sus dolores son demasiado fuertes como para soportarlos.

Bélgica se convierte así en el segundo país, después de Holanda, que autoriza la eutanasia para menores. La diferencia entre estos dos países, vecinos entre sí, sin embargo, radica en que, mientras la ley holandesa prevé un mínimo de doce años para tomar tal decisión, la belga no fija un mínimo de edad, sino que exige, de forma genérica, que el menor tenga “capacidad de discernimiento” para que pueda acogerse a su “derecho a una muerte asistida”.

Durante el debate, el padre de la ley, Philipe Mahoux, calificó la medida como un paso de “naturaleza humanista” destinado a responder a la demanda de pediatras y enfermeros que se enfrentan al “sufrimiento insoportable”.

Sin embargo, su opinión ha sido contestada con estruendo por pediatras que afirmaron en una carta que “en la práctica, nunca jamás se ha presentado la solicitud, ni espontánea ni meditada, de eutanasia por parte de un menor”. “Ningún niño quiere morir. No quiere sufrir o que sus padres sufran, pero no es lo mismo”, declaró la diputada Marie-Christine Marghen, que votó contra el proyecto.

Así, 160 pediatras belgas calificaron la decisión de aprobar este texto de “precipitada y prematura”, invocando la “responsabilidad de los políticos” para no votar una ley que, en su opinión, “humilla a los médicos y los equipos de cuidados paliativos que hacen un trabajo formidable”. “Incluso los casos médicos más complejos —continúan los profesionales— se pueden resolver en el actual marco jurídico […] y hoy en día estamos preparados para controlar perfectamente el dolor físico, la asfixia o la angustia ante la cercanía de la muerte”.

Pero los parlamentarios belgas no quisieron oír la voz sensata de los especialistas ni a la jerarquía eclesiástica, que calificó la propuesta de “banalización de la muerte”.

Muchos alegan con razón que la eutanasia, ya aprobada y en práctica desde hace varios años tanto en Bélgica como en Holanda, para adultos, no ha sido debidamente supervisada por los organismos del Estado. Recuerdan que, de los más de seis mil casos declarados en Bélgica desde 2002, ningún dossier ha llegado a la Justicia.

O sea, cabe temer que, en muchos casos, quienes supuestamente pidieron la muerte, lo hayan hecho presionados o inducidos por médicos o enfermeros… quizá hasta por sus propios herederos.

A tal punto el mundo descristianizado está perdiendo el sentido de la caridad, que diversos escritores europeos ya sostienen la inutilidad y, más aún, la nocividad de los establecimientos de asistencia a la infancia desvalida.

Alegan sus defensores que, si el niño enfermo es un ser inferior, ¿por qué razón el Estado deberá sobrecargarse con su educación? ¿No sería mejor dejar morir a estas ramas casi secas, para que la savia afluya más abundante, para las ramas sanas? O sea, se quiere acabar con la compasión, negándose los derechos más básicos a todos los que están en una situación de debilidad.

Se concreta así un zarpazo más de lo que el Papa Juan Pablo II denominó “la cultura de la muerte” y que definió en la encíclica Evangelium Vitae: “Quien, con su enfermedad, con su minusvalidez o, más simplemente, con su misma presencia pone en discusión el bienestar y el estilo de vida de los más aventajados, tiende a ser visto como un enemigo del que hay que defenderse o a quien eliminar. Se desencadena así una especie de «conjura contra la vida», que afecta no sólo a las personas concretas en sus relaciones individuales, familiares o de grupo, sino que va más allá llegando a perjudicar y alterar, a nivel mundial,las relaciones entre los pueblos y los Estados” (§12).



  




Artículos relacionados

Falsa noticia sobre Lourdes
Niños cibernéticos
Imagen de Nuestra Señora de Fátima ultrajada en la Catedral de Huánuco
¡Peor que polígamos y terroristas!
¡Satanismo para la juventud!
Las lágrimas de la Virgen y el huracán Katrina - Nueva Orleans: 1972-2005
Helado blasfemo
Sacrilegio en la Iglesia de la Visitación
¿Una nueva ofensiva iconoclasta?
Ola de profanaciones en Chile




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes



 



Tesoros de la Fe


Nº 206 / Febrero de 2019

El Islam y el Suicidio de Occidente
Orígenes, doctrinas y objetivos del Islam

La obra “El Islam y el suicidio de Occidente, de Luis Sergio Solimeo



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

19 de febrero

San Quodvultdeus, Obispo

+aproximadamente 444 + Italia. Su nombre significa "lo que Dios quiere". Obispo de Cártago en el siglo V, gobernaba pacíficamente su rebaño cuando Genserico, rey de los vándalos, se apoderó de la ciudad en 438. Este príncipe arriano lo atormentó por odio a la fe católica. No consiguiendo hacerlo apostatar, lo colocó junto con otros fieles en barcos averiados, con la esperanza de que perezcan en las aguas. Milagrosamente preservados, llegaron sanos y salvos a Campania, en el Sur de Italia.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....