El Perú necesita de Fátima Visteis el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 153 > Tema “San Agustín de Hipona”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¡Oh tú Iglesia Católica!

El Patriarca de Venecia, Mons. Francesco Moraglia, bendice al pueblo con el Stmo. Sacramento en la Fiesta del Redentor

TÚ ADIESTRAS Y AMAESTRAS puerilmente a los niños, enérgicamente a los jóvenes, suavemente a los ancianos, según la edad, no sólo del cuerpo, sino del alma de cada uno. Tú mandas a las esposas que con casta y fiel obediencia obedezcan a sus esposos, no para saciar su pasión, sino para que nazcan niños en el mundo y para el gobierno de la familia. Tú constituyes la autoridad de los maridos sobre sus esposas, no para tratar con desprecio al sexo más débil, sino para que se le haga partícipe de las leyes del más sincero amor.

Tú como en una especie de esclavitud voluntaria sometes los hijos a sus padres y pones a los padres delante de los hijos con afectuoso dominio. Tú unes hermanos a hermanos con el vínculo de la religión, más sólido y estrecho que el de la sangre. Tú estrechas con el vínculo de la caridad mutua todo género de parentesco y de afinidad, respetando las sagradas relaciones de la naturaleza y de la voluntad.

Tú enseñas a los criados la fidelidad a sus amos, no sólo porque su condición les obliga a ello, sino convirtiéndoles el deber en placer. Tú vuelves afectuosos a los amos hacia sus criados, en consideración al supremo Dios, Señor común, y les adviertes que deben estar más inclinados a aconsejar que a obligar. Tú unes ciudadanos a ciudadanos, pueblos con pueblos, y en general a los hombres entre sí, y los unes, no sólo en sociedad, sino también en una especie de confraternidad, por el recuerdo de los primeros padres. Tú enseñas a los reyes a tener cuidado de los pueblos y amonestas a los pueblos a someterse al rey.

Tú enseñas asiduamente a quiénes se debe honor, a quiénes afecto, a quiénes reverencia, a quiénes temor, a quiénes consuelo, a quiénes amonestación, a quiénes exhortación, a quiénes corrección, a quiénes represión, a quiénes castigo, demostrando al mismo tiempo que no a todos se debe todo, pero sí a todos se debe la caridad y el mal a ninguno.


SAN AGUSTÍN DE HIPONA, De las costumbres de la Iglesia Católica, § 63.



  




Artículos relacionados

Conversión de personas insignes
Dos amores, dos ciudades
Oración al Espíritu Santo
La deformación moral es muchas veces causa del error




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Visita de Mons. Schneider a Lima
Cremación: indicio de la actual descristianización
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 191 / Noviembre de 2017

Conmemoración de los Fieles Difuntos
Gradual descristianización de las costumbres

Día de Difuntos, William-Adolphe Bouguereau, 1859. Óleo sobre lienzo, Musée des Beaux-Arts de Bordeaux, Francia



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de noviembre

San Clemente I, Papa y Mártir

+Siglo I Roma. Tercer sucesor de San Pedro, conoció a los Apóstoles y convivió con ellos. Su carta dirigida a los Corintios es documento fundamental para comprobar las tesis del primado universal del Obispo de Roma y de la constitución jerárquica de la Iglesia.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....