El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc


 

Autor: John M. Haffert

El Milagro del Sol
Conociendo a los Testigos



En julio de 1917 Nuestra Señora prometió a los tres pastorcitos “un milagro para que todos lo vean y crean”. La noticia se esparció a lo largo y ancho de Portugal, y el 13 de octubre de aquel año más de 70,000 personas fueron a Fátima para presenciar el milagro.

Ateos y hasta algunos católicos quisieron poner en ridículo a los “crédulos”, a aquellos “ingenuos” peregrinos. No obstante, la Santísima Virgen operó el milagro. Y mientras que algunos de los presentes tal vez esperasen un prodigio como las maravillosas curas en Lourdes, Nuestra Señora dejó a la muchedumbre atónita con un milagro tan terrible que muchos pensaron que había llegado el fin del mundo.

John M. Haffert, cofundador del Ejército Azul de Nuestra Señora de Fátima, realizó a partir de 1946 una paciente y metódica búsqueda de testigos presenciales del histórico milagro, para identificarlos y entrevistarlos. En 1960 publicó esos invalorables testimonios en el reportaje que ahora presentamos al público peruano.

Estos relatos personales reviven el milagro del Sol. En su realismo nos permiten imaginar vívidamente al Sol girando en el cielo y casi estrellarse contra la Tierra. Mientras lo vayamos leyendo, nos haremos eco del grito de los testigos. En lo más profundo de nuestras almas, también seremos llevados a exclamar: “¡creemos!”



También le puede interesar:

 


Conozca todas las publicaciones haciendo click aquí



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

La Virgen María
El Culto a la Santísima Virgen
Multifoliar Fátima: 1917 - 2007
Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?
El Cruzado del Siglo XX
Concentración Cerebral
El Milagro del Sol
Amar la Cruz, Meditaciones para la Cuaresma y Semana Santa
¡Adquiera aquí: "Rechazando El Código Da Vinci"!
El Príncipe de la Paz




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Inscriba aquí a sus deudos para la Santa Misa del día 2 de noviembre



Peregrinando
¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Las milagrosas fuentes de agua de Fátima
El Señor de los Milagros
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 182 / Febrero de 2017

¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Entrevista a Antonio Borelli Machado

Cúpula de la Basílica de San Pedro, vista desde el Vaticano, Roma



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....