El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc


Apariciones del Ángel


Entre la primavera y el otoño de 1916, antes de las apariciones de la Santísima Virgen, Lucía de Jesús dos Santos y sus primos Francisco y Jacinta Marto tuvieron tres visiones del Ángel de Portugal, o de la Paz.

“No temáis —les dijo— soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo”. Y les enseñó la siguiente oración: “Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”.

Luego añadió: “Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”.

Otra vez, el ángel los sorprendió así:

“¿Qué hacéis? Rezad, rezad mucho. Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced cons­tantemente al Altísimo oraciones y sacrificios”.

“ ¿Cómo nos tenemos que sacrificar?”, preguntó Lucía.

“De todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores. [...] Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe”.

La última vez, vieron al ángel llevando un cáliz sobre el cual estaba suspendida una hostia, y pronunció esta oración:

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo: yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación por los ultra­jes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los infinitos­ méritos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pobres pecadores”.

Enseguida les administró la comunión a los niños, diciendo al mismo tiempo:

“Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios”. Después, rezó con ellos de nuevo la oración a la Santísima Trinidad y desapareció.     


1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Fátima 90 años — multifoliar 4
Fátima 90 años — multifoliar 13
Fátima 90 años — multifoliar 7
Fátima 90 años — multifoliar 15
Fátima 90 años — multifoliar 3
Fátima 90 años — multifoliar 5
Fátima 90 años — multifoliar 16
Fátima 90 años — multifoliar 18
Fátima 90 años — multifoliar 6
Fátima 90 años — multifoliar 14




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Visita de Mons. Schneider a Lima
Cremación: indicio de la actual descristianización
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 191 / Noviembre de 2017

Conmemoración de los Fieles Difuntos
Gradual descristianización de las costumbres

Día de Difuntos, William-Adolphe Bouguereau, 1859. Óleo sobre lienzo, Musée des Beaux-Arts de Bordeaux, Francia



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

23 de noviembre

San Clemente I, Papa y Mártir

+Siglo I Roma. Tercer sucesor de San Pedro, conoció a los Apóstoles y convivió con ellos. Su carta dirigida a los Corintios es documento fundamental para comprobar las tesis del primado universal del Obispo de Roma y de la constitución jerárquica de la Iglesia.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....