El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 187

El Mensaje de Fátima  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Capítulo 6:

Pecado y castigo

Luis Sergio Solimeo

Las profecías de la Virgen de Fátima se fueron cumpliendo cabalmente

A fin de mostrar la gravedad del pecado, María Santísima presenta sus consecuencias: después de la muerte, el infierno, castigo eterno; y, en esta vida, guerras y persecuciones a la Iglesia y a los buenos.

En la raíz del pecado hay una especie de “ateísmo práctico”. Aun sin negar la existencia de Dios, en la práctica el pecador actúa como si Él no existiera. Al pecar, el hombre se convence a sí mismo de que Dios no lo castigará por desobedecer su ley. Sin embargo, Dios no sería perfecto si no fuese justo, y no sería justo si diese el mismo trato a buenos y malos, dando la recompensa de la felicidad eterna tanto a quienes obedecen su ley como a quienes la desobedecen. Eso violaría el principio fundamental de justicia de que cada persona debe ser tratada según sus actos. Dios no sería perfecto. Y puesto que la noción de un Dios imperfecto es absurda, tenerla implica una cierta duda sobre su existencia misma.

A fin de que aquellos niños inocentes entendiesen la extrema gravedad del pecado, la Santísima Virgen no dudó en mostrarles su tremenda consecuencia final: el infierno. Si no fuese por su ilimitada misericordia —Dios da gracias especiales en las pruebas especiales—, se diría que fue un acto de incalificable crueldad. Y la hermana Lucía reconoce que, de no ser por esas gracias especiales y por la promesa de que serían llevados al cielo, los tres hubiesen muerto de pavor.

Cuando observamos la fotografía de los pastorcitos tomada luego de la visión del infierno, la expresión de terror y sufrimiento en sus rostros es tal que nos transmite la noción de la terrible realidad del infierno.

La Madre sigue la pedagogía de su Hijo. Nuestro Señor, en su predicación terrena, continuamente se refirió al infierno y a su carácter eterno. De hecho, aquel que no teme el infierno termina sin un verdadero deseo de ir al cielo. San Gregorio Magno observa que los pecadores desearían vivir eternamente para permanecer eternamente en su pecado.

El infierno debe ser visto dentro del contexto global de la doctrina católica, que es supremamente equilibrada, pues nos muestra al mismo tiempo la justicia y la misericordia de Dios, así como los abundantísimos medios que Él pone a nuestra disposición para salvarnos. No hay nerviosismo ni patología en el temor al infierno; más bien esto nos ayuda a tener un sano y equilibrado temor de ofender a Dios, quien nos permite alcanzar, ya en este mundo, la felicidad que proviene de la práctica de la virtud. Lamentablemente, hoy más aún que en aquel tiempo, el infierno es un dogma olvidado.

En 1917, la Primera Guerra Mundial, que destruyó la fina flor de la juventud europea, se extendía violentamente. En aquel año, los Estados Unidos enviaron tropas a combatir en el Viejo Continente y llegaron los rumores de guerra hasta la pacífica región de Fátima, puesto que Portugal tenía tropas involucradas en el conflicto y un medio hermano de Jacinta y Francisco había sido reclutado.

La Santísima Virgen presentó aquella guerra como un castigo por los pecados de la humanidad alejada de Dios, y Ella advirtió que, si la gente no se enmendaba y atendía sus pedidos, vendría una guerra peor en el reinado de Pío XI y el comunismo —los “errores de Rusia”— se esparciría por todas partes.

Se levantaron algunas dudas en cuanto a esta profecía, pues suele considerarse que la Segunda Guerra Mundial se inició con la invasión alemana de Polonia en 1939, ya dentro del reinado de Pío XII. De hecho, cuando Pío XI falleció en febrero de 1939, existía ya un virtual estado de guerra. Hitler hacía cada vez más reclamos territoriales y amenazaba usar la fuerza. Alemania ya había anexionado Austria el 12 de marzo de 1938, y poco después —el 15 de marzo de 1939— ocuparía Bohemia y Moravia, que eran parte de Checoslovaquia.

Por ello, Lucía consideró que la extraordinaria luz que iluminó los cielos de Europa la noche del 25 al 26 de enero de 1938, entre las 8:45 p.m. y 1:15 a.m., era una señal de que la guerra estaba cercana.

Y a pesar de que el comunismo, como movimiento político, atraviesa una de sus metamorfosis camaleónicas, la esencia de su espíritu —que es el completo abandono de la Ley de Dios y el rechazo de una sociedad moldeada por el espíritu del Evangelio— está más viva que nunca. Basta pensar en las chocantes victorias del movimiento homosexual y la creciente desintegración de la familia, atacada por todos los flancos, incluso mediante leyes que restringen cada vez más la autoridad de los padres.



  




Artículos relacionados

Capítulo 13: Devoción reparadora al Inmaculado Corazón
Conclusión: “¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!”
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Capítulo 16: “Si no dejan de ofender a Dios”
Capítulo 9: El gran milagro
Capítulo 15: Los “errores de Rusia”
Capítulo 2: Tres pequeños pastores
Capítulo 10: Un signo de contradicción
Capítulo 8: Como en Palestina, hace 2000 años...
Capítulo 12: ¿Y me quedo acá sola?







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

17 de setiembre

San Pedro de Arbués, Mártir

+1485 España. Apontado por Torquemada para inquisidor provincial en Aragón, fue muerto a puñaladas por "cristianos nuevos" (judíos seudo-convertidos al cristianismo), cuando rezaba en la catedral de San Salvador.

Más información aquí.

San Roberto Belarmino, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia.

+1621 Roma. Jesuita, autor de las admirables Controversias, obra en que refuta los sofismas protestantes. Fue Arzobispo de Capua, Cardenal, consultor de las principales Congregaciones Romanas y consejero de varios Papas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....