El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 229

Página Mariana  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Nuestra Señora de Todos los Auxilios

Maravillosa historia de las apariciones de la Santísima Virgen a una pastorcita francesa en el siglo XVII, que transformó una aldea pacata en un centro de peregrinaciones

Gabriel J. Wilson

La actual imagen de la Virgen de todos los Auxilios fue solemnemente coronada el 14 de agosto de 1950

Para ubicar a Bretaña en el mapa de Francia, basta con distinguir la inmensa península que más se introduce en el Océano Atlántico. Esta península se encuentra enfrente de Inglaterra, en una vecindad geográfica que explica la relación de Bretaña con las islas británicas, incluida Irlanda, que también estuvieron habitadas por población celta.

Esto también explica el hilo conductor de una hermosa historia que llega hasta nuestros días con la advocación de Notre-Dame de Toute Aide (Nuestra Señora de Todos los Auxilios) en Querrien, una pequeña aldea de Bretaña.

Un gran milagro: la fuente de san Galo

En 574, el monje irlandés san Columbano desembarcó en Bretaña con doce compañeros. Los monjes fueron los grandes apóstoles de aquella remota época, que se adentraron en la península evangelizando a sus habitantes, erigiendo capillas y fundando monasterios.

Hacia el año 610, san Galo construyó una ermita en Montrel-en-Langast, antigua Langal. Luego fue a Querrien, donde hizo brotar una fuente “para que la gente pueda hacer pan”, la conocida fuente de san Galo. También mandó hacer un pequeño oratorio y esculpió con sus propias manos una imagen de la Santísima Virgen con el Niño Jesús, para ser venerada allí. Más tarde el oratorio se convirtió en capilla, que lamentablemente se derrumbó, desapareciendo la imagen.

Esta simple narración es todo lo que se conoce de los siglos VI y VII. Más de mil años transcurrieron en las brumas del olvido, como sucede con las nubes provenientes del océano, que atraviesan continuamente los cielos de Bretaña.

Diálogo de la Santísima Virgen con una humilde pastorcita

La cruz de piedra indica el preciso lugar de la aparición; al fondo el Santuario de Querrien, en Prénessaye

Es jueves, 15 de agosto de 1652 (Luis XIV tenía solo 14 años), alrededor de las 6 de la tarde. Esa tarde de verano, a unos veinte metros de la Mare de Saint Gall (pequeña laguna o estanque de agua embalsada), donde las ovejas van a calmar su sed, Jeanne Courtel, una pastorcita de once años y medio de edad, sordomuda de nacimiento, cuida el rebaño de su padre en el prado de Fontenelles. De repente se le aparece una joven y hermosa dama vestida de satén blanco y dice:

—“¡Pastora encantadora, dame una de tus ovejas!”.

—“Estas ovejas no son mías, son de mi padre”, respondió la niña, que nunca antes había pronunciado una sola palabra.

—“Entonces ve a buscar a tus padres… y pide un cordero para mí”.

—“Pero... ¿quién cuidará de mi rebaño?”.

—“Yo misma cuidaré de tus ovejas”.

Nave central al interior del Santuario

La niña fue corriendo hasta la casa de sus padres, donde todos quedaron atónitos al escucharla:

—“¡Padre! ¡Padre! Una señora vino a verme y me pidió uno de tus corderos”.

—“¡Ah, hija mía! Si esa Señora te ha dado el habla, ¡le daremos todo el rebaño!”.

—“También dijo que hay que buscar en el estanque, para encontrar su imagen enterrada y perdida hace siglos”.

—“¿Y qué más te pidió?”.

—“Dice que es la Virgen María y que se le debe construir una capilla en medio del pueblo, para que los peregrinos puedan venir masivamente a honrarla”.

—“Si dices la verdad, le pediremos al obispo que nos permita construir un santuario para Ella”, respondió su padre, visiblemente conmovido por el milagro.

El prodigioso reencuentro de la imagen

Mons. de La Barde interroga a la vidente

El milagro acaecido con la pequeña Jeanne dejó asombrado al pueblo, como fácilmente se puede imaginar. El párroco de Prénessaye, Olivier Audrian, a cuya jurisdicción pertenecía Querrien, fue advertido y envió a personas de su confianza para verificar lo sucedido.

Todo pasó muy rápidamente. La Madre de Dios se apareció por segunda vez e insistió:

—“Yo soy la Virgen María. He escogido este lugar para ser honrada, quiero que me hagan una capilla en medio del pueblo”.

La pastorcita, sus padres y vecinos acudieron al párroco a confiarle el mensaje de la belle demoiselle (hermosa doncella). Messire (mi señor) Audrian, perplejo y confundido, aunque constataba la curación de la niña sordomuda, se mantuvo escéptico aunque tenía la intención de hablar con el obispo.

Un grupo de niñas participa en la procesión

En otra aparición, la pequeña Jeanne le contó a la hermosa doncella las reticencias del párroco. Como prueba de la credibilidad de su pedido, la Virgen ordenó que peinaran el estanque de san Galo, donde se encontraría su imagen que otrora había sido venerada en el pueblo. Así, más de mil años después de su desaparición, el 20 de agosto de 1652, se encontró la imagen esculpida por san Galo, en perfecto estado, sin humedad ni mayores daños. A partir de ese momento, empezaron a operarse milagros y curaciones.

Fortalecida por el milagroso hallazgo de la imagen, la pastorcita volvió a la carga:

—“Es necesario construir la capilla”.

Pero el párroco se resistía. Nuestra Señora apareció una vez más y transmitió otra orden:

—“Dado que el párroco no quiere hacerse cargo de la construcción, busquen al obispo, que prestará oídos al mensaje y tomará las resoluciones necesarias”.

El pueblo se convierte en un centro de peregrinación

En efecto, monseñor Denis de La Barde, obispo de Saint-Brieuc, amigo de san Francisco de Sales, después de las debidas investigaciones, se convenció de la veracidad de las apariciones y el 8 de setiembre de ese mismo año de 1652, fiesta de la Natividad de la Virgen María, anunció que iría a Querrien el próximo día 11. A la semana siguiente se colocó la primera piedra y cuatro años después se abrió la capilla al culto.

La invocación de Nuestra Señora de todos los Auxilios proviene de la imagen de la Virgen que san Francisco de Sales, entonces obispo de Ginebra, entronizó en París en enero de 1618, bajo la misma advocación. Fue monseñor La Barde quien, por veneración a san Francisco de Sales, quiso atribuir esta advocación a la Virgen de Querrien.

Aquí reposa
a la espera de la bienaventurada resurrección
el cuerpo de Jeanne Courtel
vidente y confidente de la Santísima Virgen.
Nació el 12 de abril de 1641 - Murió el 8 de octubre de 1703

La simbólica imagen esculpida por san Galo, sin embargo, ¡fue destruida criminalmente por los partidarios de la Revolución Francesa! Hoy en día se venera en Querrien una inocente y graciosa escultura de comienzos del siglo XVIII.

Situado a unos 70 km al oeste de Rennes y a más de 400 km de París, Querrien se ha convertido en un importante centro de peregrinación. Actualmente cuenta con alrededor de 1700 habitantes. En el momento de las apariciones había entre 200 y 300. En agosto y setiembre tienen lugar los “perdones”, una forma tradicional de celebrar la fiesta de la Santísima Virgen o de algún santo, con procesiones, festejos y gran afluencia de fieles a los sacramentos.



  




Artículos relacionados

Donde hay virtud, florece la nobleza de sentimientos y la cortesía
Los rostros de la Virgen en el Perú
¿Las imágenes de la Virgen están prohibidas en la Biblia?
Peregrinando dentro de una mirada
Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
La devoción a la Virgen y la elección de la vocación
Nuestra Señora de Sonsoles
La santidad de Jacinta, la admirable vidente de Fátima
Una alabanza perfecta
La elección de la fiesta de la Inmaculada Concepción







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 233 / Mayo de 2021

Las glorias de María
Explicación de la Salve Regina

Coronación de la Virgen (detalle), Fra Filippo Lippi, 1467 – Pintura al fresco, catedral de Spoleto, Perugia (Italia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

7 de mayo

San Juan de Beverly, Obispo

+721 d.C. + Inglaterra. Monje benedictino y después obispo de York, donde sucedió a San Bosa. Notable por su contemplación continua, santidad de vida y don de milagros, tuvo su biografía escrita por San Beda, el Venerable, a quien ordenara sacerdote.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....