El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 234

Palabras del Director  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Junio de 2021 – Año XX

Estimados amigos:

En múltiples ocasiones hemos tratado en esta revista de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Desde las apariciones a santa Margarita María Alacoque y la actuación providencial de san Claudio de La Colombière, como director espiritual de la vidente. Hasta las impresionantes revelaciones y promesas, como la práctica de los primeros viernes de mes; del valor inestimable del detente; etc.

Más recientemente, en el nº 162 de Tesoros de la Fe (junio de 2015), publicamos un estudio sobre el Reinado Social del Corazón de Jesús; y, en el nº 198 (junio de 2018), un histórico sobre la Entronización de su venerada imagen en los hogares. Fruto éste del desvelo apostólico de un ejemplar y admirable sacerdote arequipeño, el padre Mateo Crawley-Boevey y Murga (1875-1960), de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, de Picpus.

En vista de la expansión que esta devoción ha alcanzado en todo el mundo, de la gran acogida que los fieles católicos le han propiciado y de las reiteradas aprobaciones y encomios del Magisterio de la Iglesia, ¿quién podría oponerse a ella?

Sin embargo, los intereses del Corazón de Jesús han sido siempre contrariados por sus adversarios. ¿De qué adversarios estamos hablando? De los enemigos de nuestra salvación: el demonio, el mundo y la carne. Pero sucede que en cada época particular ellos se presentan con características propias, es decir, con la que tenga un mayor poder de seducción y constituya el mayor peligro para nuestras almas.

Para tratar sobre tan interesantes materias ofrecemos a nuestros amables lectores en este número una nueva colaboración de Péricles Capanema bajo el título: Remedio eficaz contra los males contemporáneos.

Deseándoles una vez más una provechosa y grata lectura, me despido.

En Jesús y María,

El Director



  




Artículos relacionados

Palabras del director Nº 116 - Agosto 2011 - Año X
Palabras del Director Nº 214 – Octubre de 2019 – Año XVIII
Palabras del Director Nº 173 - Mayo de 2016 – Año XV
Palabras del director Nº 125 - Mayo 2012 - Año XI
Palabras del Director Nº 243 – Marzo de 2022 – Año XXI
Palabras del director Nº 138 - Junio 2013 - Año XII
Palabras del Director Nº 186 - Junio de 2017 – Año XVI
Palabras del Director Nº 178 - Octubre de 2016 – Año XV
Palabras del Director Nº 169 - Enero 2016 - Año XV
Palabras del director Nº 136 - Abril 2013 - Año XII







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

9 de agosto

San Oswaldo de Nortumbria, Confesor

+642 Inglaterra. Huyendo hacia Escocia cuando su padre fue derrotado y muerto, se convirtió al cristianismo. Con ayuda celestial, derrotó a los reyes de Mercia y de Gales, reconquistando el reino de Nortumbria, del cual se tornó rey.



Santos Juliano, Mariano y Compañeros, Mártires

+Siglo VIII Constantinopla. Esos 10 eclesiásticos, por haber defendido el culto de las imágenes, sufrieron “innumerables tormentos y fueron muertos por la espada” (del Martirologio).



San Juan de Alvernia, Confesor.

+1322 . Movido desde la infancia por la Pasión de Cristo, este franciscano tuvo una existencia de enorme penitencia. Mandado para Alvernia, donde San Francisco había recibido los estigmas, predicaba a los peregrinos que allá acudían. A veces, el proprio Poverello le aparecía para moderarle las mortificaciones, y los Ángeles le hacían compañía.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....