El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 46 > Tema “De las páginas de la prensa para las de la Historia”

Plinio Corrêa de Oliveira  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Vuelta a la Torre de Babel?


Plinio Corrêa de Oliveira


No es de este mundo la concordia sin mancha, la perfecta y eterna paz entre todos los hombres, todas las naciones y todas las doctrinas, la felicidad total. En esta tierra de exilio, las carencias, las disensiones, las catástrofes son inevitables. Y una visión cristiana de la vida lleva, al mismo tempo, a circunscribirla en cuanto sea posible, y a resignarse a ellas porque son inevitables.

La Torre de Babel, Pieter Bruegel el Viejo, 1563 — Museo Kunsthistorisches, Viena

Esta dura lección, tan ingrata al neopagano de nuestros días, la recuerdo en un texto áureo de San Luis María Grignion de Montfort, el incomparable apóstol de la devoción a la Santísima Virgen.

Disertando sobre la eterna lucha entre la Virgen y la serpiente, nos muestra la vida de los pueblos antes que nada como una grandiosa, trágica e incesante guerra entre la verdad y el error, el bien y el mal, lo bello y lo feo. Batalla ésta sin la cual la existencia terrena del hombre, despojada de su significado sobrenatural, perdería su dignidad.

Comentando las palabras del Génesis (3,15): “Pondré enemistades entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Ella te pisará la cabeza, y tu armarás traiciones contra su talón”, observa con profundidad el gran santo: “Una única enemistad Dios promovió y estableció, enemistad irreconciliable, que no sólo ha de durar, sino aumentar hasta el fin: la enemistad entre María, su digna Madre, y el demonio; entre los hijos y servidores de la Santísima Virgen y los hijos y secuaces de Lucifer; de modo que María es la más terrible enemiga que Dios armó contra el demonio” (cf. Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, nº 52).

Y pasa en seguida a describir la gran guerra que divide al hombre inexorablemente, hasta el fin de la Historia. Tal guerra no es sino un prolongamiento de la oposición entre la Virgen y la serpiente, entre la progenitura espiritual de aquélla, y la progenitura espiritual de ésta: “Ya desde el paraíso le inspiró tanto odio contra ese maldito enemigo de Dios, le dio tanta sagacidad para descubrir la malicia de esa antigua serpiente y tanta fuerza para vencer, abatir y aplastar a ese orgulloso impío, que el temor que María inspira al demonio es mayor que el que le inspiran todos los ángeles y hombres y, en cierto sentido, el propio Dios” (op. cit., nº 52).

Dentro de este cuadro, la “clemens, pia, dulcis Virgo Maria” que el doctor melifluo, San Bernardo, cantó con tal suavidad en la Salve Regina, nos es presentada por San Luis Grignion como una verdadera torre de combate (Turris davidica, exclama la letanía lauretana).

A lo largo de la Historia, los hijos de Nuestra Señora batallarán hasta el fin del mundo contra los hijos de Satanás. Y la victoria final será de los primeros, por la interferencia de la Madre de Dios: “Dios no puso solamente una enemistad sino enemistades, y no sólo entre María y el demonio, sino también entre la descendencia de la Virgen y la del demonio. Es decir, Dios estableció enemistades, antipatías y odios secretos entre los verdaderos hijos y servidores de la Santísima Virgen y los hijos y esclavos del demonio. No hay entre ellos la menor sombra de amor, ni correspondencia íntima existe entre unos y otros. Los hijos de Belial, los esclavos de Satanás, los amigos del mundo (pues es la misma cosa), siempre persiguieron hasta hoy y perseguirán en el futuro a aquellos que pertenecen a la Santísima Virgen, como otrora Caín persiguió a su hermano Abel, y Esaú, a su hermano Jacob, figuras de los réprobos y los predestinados. Pero la humilde María será siempre victoriosa en la lucha contra ese orgulloso, y tan grande será la victoria final, que llegará al punto de aplastarle la cabeza, donde reside todo su orgullo. Ella descubrirá siempre su malicia de serpiente, desvendará sus tramas infernales, desvanecerá sus consejos diabólicos, y hasta el fin de los tiempos amparará a sus fieles servidores contra las garras de tan cruel enemigo” (op. cit., nº 54).

Del mismo modo, nuestros días también han sido, son y serán sacudidos por ese entrechoque terrible, que no se confunde necesariamente con las guerras del siglo, pero tiene alguna relación con ellas. Y sobre todo tiene una relación obvia con las incontables revoluciones que han sacudido al Occidente, como fue predicho por Nuestra Señora en Fátima.

La supresión de esa lucha por una reconciliación ecuménica entre la Virgen y la serpiente, entre la raza de la Virgen y la raza de la serpiente, rumbo a una era en la cual la cesación utópica del entrechoque acarree una composición entre todos los derechos, todos los intereses, una interpenetración de todas las lenguas bajo un gobierno universal que será sólo abundancia y despreocupación; he ahí la gran utopía contra la cual las masas se deben precaver. Es el regreso (o antes, el retroceso) a la orgullosa torre de Babel, que de todos los modos el neopaganismo intenta re-erguir. Es la bandera toda tejida de ilusión y de mentira con la que, en todas las épocas, los demagogos intentan arrastrar a las masas insurrectas.     



Extractos del artículo publicado en la “Folha de S. Paulo”, el 12 de agosto de 1980



  




Artículos relacionados

Obedecer para ser libre
El servicio, una alegría
A ti, querido ateo







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de julio

San Aarón, Levita

+1250 a.C. Palestina. Hermano de Moisés, fue su portavoz junto al faraón, en medio de las tentativas de librar al pueblo hebreo del cautiverio en Egipto. Fue declarado por Moisés, por orden de Dios, el primero y Supremo Sacerdote de la Orden levítica.



Santa Ester, reyna de Persia

+siglo V a.C. Hamadán - Irán. Era "hija de Abihail, tío de Mardoqueo" (Est. 2:15). Habiendo quedado huérfana de sus padres, su primo Mardoqueo la adoptó y crió como si fuera hija suya. Era "moza de hermosa forma y de buen parecer" (Est. 2:7). Su nombre hebreo era Hadasá (que significa mirto) pero le fue cambiado a Ester que es de origen babilónico y significa ‘estrella’. Fue proclamada reyna en lugar de la reyna Vasti pues ganaba "la gracia de todos los que la veían" (Est 2:15).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....