El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 48 > Tema “Adviento y Navidad”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Fiesta de Gloria y de Paz


Hagamos junto al Pesebre, a los pies del Niño Dios y especialmente unidos a María Santísima, esta meditación de Navidad a propósito de las palabras del Evangelio: “¡Gloria a Dios en lo más alto de los Cielos, y en la Tierra paz a los hombres de buena voluntad!” (Lc. 2, 14).


Plinio Corrêa de Oliveira


Gloria. Cómo los antiguos comprendían el significado de este vocablo, cuántos valores morales refulgentes y arrebatadores veían en él. Fue para conquistarla que tantos reyes dilataron sus dominios, tantos ejércitos enfrentaron la muerte, tantos sabios se entregaron a los más arduos estudios, tantos exploradores se internaron en las más temibles soledades, tantos poetas hicieron sus más altas producciones, tantos músicos arrancaron del fondo de sí mismos sus notas más vibrantes, y tantos hombres de negocios, por fin, se enfrentaron a los más arduos trabajos. Sí, porque hasta en la riqueza se buscaba, no sólo un factor de abundancia, bienestar y seguridad, sino también de poder, de prestigio... en una palabra, de gloria.

Ahora bien, ante este mundo que hipertrofió hasta el delirio la importancia de lo que conduce a una vida material opulenta, cómoda y segura, Nuestro Señor nos da, por ocasión de la Santa Navidad, una doble lección de la mayor oportunidad.

Natividad, Escuela Cusqueña, anónimo (s. XVII)

Consideremos a la Sagrada Familia del punto de vista de su posición en la vida. Una dinastía que perdió el trono y la riqueza tiene en San José a un heredero que vive en la pobreza. La Santísima Virgen acepta esta situación con perfecta paz. Ambos se empeñan en mantener una existencia ordenada y compuesta en esa pobreza, aunque sus mentes están llenas, no de planes de ascensión económica, de confort y placeres, sino de pensamientos referentes a Dios Nuestro Señor. Para su Hijo, la Sagrada Familia le ofrece una gruta como primera morada y un pesebre como cuna. Pero su Hijo es el propio Verbo Encarnado, para cuyo nacimiento la noche se ilumina, el Cielo se abre y los ángeles cantan, y a quien de los confines de la Tierra vienen Reyes llenos de sabiduría para ofrecerle oro, incienso y mirra...

¡Cuánta pobreza, y cuánta gloria! Gloria verdadera, porque no es la “estimación” junto a hombres meramente utilitarios que aprecian a los otros según la medida de sus riquezas, sino una gloria que es como el reflejo de la única verdadera gloria: la de Dios en lo más alto de los Cielos.

El estancamiento en el error y en el mal, la concordia con los soldados de Satanás, la aparente conciliación entre la luz y las tinieblas, por lo mismo que confieren ciudadanía al mal, sólo traen desorden y generan una tranquilidad que es la caricatura de la verdadera paz.

La paz verdadera sólo existe entre los hombres de buena voluntad, que buscan de todo corazón la gloria de Dios.

Y por ello el mensaje de Navidad relaciona una cosa con la otra:

“Gloria a Dios en lo más alto de los Cielos, y en la Tierra paz a los hombres de buena voluntad”.     



Extractos del artículo Fiesta de Gloria y de Paz, “Catolicismo”, diciembre de 1959.



  




Artículos relacionados

El correo del Niño Jesús
"Soy yo, Jesús… te vengo a visitar"
Preparándose para la Navidad
Un alma afligida
Diálogo entre la mula y el buey
La inocencia y el sentido de lo maravilloso
Divino Niño Jesús de Praga
Apareció la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador hacia los hombres
Será llamado Príncipe de la Paz y su Reino no tendrá fin...
Cómo nació el Panettone







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 237 / Septiembre de 2021

San Juan Masías
Gloria de la Orden Dominicana

Imagen de san Juan Masías sobre su anda florida, que se venera en la Basílica del Santísimo Rosario (iglesia de Santo Domingo), Lima



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

26 de setiembre

Santos Cosme y Damián, Mártires.

+siglo III . Hermanos gemelos de origen árabe, médicos, según la tradición operaban curas milagrosas. No queriendo sacrificar a los ídolos, fueron martirizados en la persecución de Diocleciano.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....