El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 75 > Tema “Reflexiones de Plinio Corrêa de Oliveira”

Plinio Corrêa de Oliveira  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

El amor conyugal; divorcio y sentimentalismo


Seguimos trascribiendo algunos pensamientos escogidos del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, recogidos por Leo Daniele en su obra «En busca de almas con alma», publicada en 1998.


Quien ve pasar, en su carro de color risueño, al joven —o a la joven— en esta era de buen humor, deporte y vitaminas, ¿no pensará que estamos a leguas del sentimentalismo?

El joven es robusto, alegre, parece cómodamente instalado en la vida, lleno de sentido práctico y del deseo de vencer.

La joven es desinhibida, emprendedora, utilitaria, muchas veces brillante.

También ella está alegre, se siente bien, y quiere “aprovechar” la existencia.

¿Qué hay de común en ella con la dama de tipo “lagrimoso” que conmovía a nuestros abuelos?

No obstante, a despecho de todo el utilitarismo actual, el terreno reservado al sentimentalismo continúa siendo bastante considerable.

Y, si analizamos este “sentimiento” moderno, veremos que él no es sino una adaptación muy superficial de los viejos temas sentimentales.

*     *     *

La cuestión de la estabilidad de la convivencia conyugal depende de saber hasta qué punto el interés o el sentimentalismo pueden llevar a los cónyuges a soportarse mutuamente.

El sentimentalismo es esencialmente frívolo. No perdona trivialidades. De manera que —para tocar en la carne viva de la realidad es necesario ejemplificar— un modo ridículo de roncar durante el sueño, el mal aliento, cualquier otra miseria humana, en fin, puede matar inapelablemente un sentimiento romántico... que resistiría a las más graves razones de queja.

Ahora bien, la vida cotidiana es un tejido de trivialidades, y no hay persona que en la convivencia íntima no las tenga más o menos difíciles de soportar.

Y como el sentimentalismo, por esencia y por definición, es todo hecho de ilusiones, de afectos descontrolados e hipotéticos hacia personas que sólo serían posibles en el mundo de las quimeras, la consecuencia es que en poco tiempo los sentimientos, que eran la única base psicológica de la estabilidad de la convivencia conyugal, se deshacen.

Naturalmente, una persona así no va al fondo de las cosas, no percibe lo que hay de sustancialmente irrealizable en sus anhelos, y juzga pura y simplemente que se equivocó.

Le parece que aún puede encontrar en otro la felicidad que su matrimonio no le dio.

De donde el divorcio le parecerá absolutamente tan necesario como el aire, el pan o el agua.

En último análisis, sentimentalismo es apenas egoísmo.

El sentimental no busca sino su propia felicidad, y sólo concibe el amor en la medida en que el “otro” sea instrumento adecuado para hacerlo feliz.

Y sobre el egoísmo nada se construye... la familia, menos aún que cualquier cosa.

Es necesario, pues, mostrar la substancial diferencia que va de la caridad cristiana —toda hecha de sobrenatural, de sentido común, de equilibrio de alma, de triunfo sobre los desarreglos de la imaginación y de los sentidos, toda hecha de piedad y de ascetismo en fin— al amor sensual, egoísta, hecho de descontroles, de sentimentalismo romántico todavía tan de moda.

Mientras la concepción sentimental influya implícita o explícitamente en la mentalidad de los novios, todo matrimonio será precario, pues habrá sido construido sobre el terreno esencialmente pegajoso, movedizo, volcánico, del egoísmo humano.     





  




Artículos relacionados

Contemplación, algo mucho más fácil y natural de lo que se imagina
Madre
El valor de la amistad
La caridad fraterna
Anticonsumismo, glorificación del ocio y de la indigencia
La Huida a Egipto
“Nuestra Señora fue siempre la luz de mi vida”
Explicitar
Los deberes de la Caridad
Pasado espléndido, futuro aún más bello







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 245 / Mayo de 2022


¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!

Imagen de la Virgen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima esculpida en 1947 por José Thedim



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de mayo

San Gregorio VII, Papa y Confesor.

+1085 Salerno - Italia. Hildebrando Aldobrandeschi nació en Toscana, en el seno de una familia de modesta extracción social. Uno de los mayores Pontífices de la Santa Iglesia, fue su acérrimo defensor contra las embestidas del poder temporal que quería sobreponerse a la Iglesia. Promovió la reforma del clero, entonces infectado de malas costumbres. Murió en el exilio, perseguido por el Emperador alemán Enrique IV. Por su combatividad en favor de los derechos de la Iglesia, se tornó en ejemplo para todos los Pontífices que lo sucedieron.

Más información aquí.

San Beda, el Venerable, Confesor y Doctor de la Iglesia.

+735, d.C Wearmouth-Jarrow (Inglaterra). Uno de los hombres más sabios de su tiempo, es considerado el Padre de la historia inglesa. En él la ciencia y la piedad estaban a la par con la simplicidad y el amor de Dios.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....