El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 77 > Tema “Eternidad”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Juicio particular, juicio final y resurrección de los muertos


PREGUNTA


¿Cuando uno de nosotros muere, adónde va nuestra alma?

Puesto que resucitaremos en el último día, si sólo resucita el cuerpo, ¿dónde queda el alma en este lapso de tiempo?


RESPUESTA


Después de la muerte, comienza inmediatamente el juicio particular, en el cual se determina de manera irrevocable nuestra suerte por toda la eternidad. El juicio particular será confirmado públicamente por ocasión del juicio final, en el fin del mundo.

El alma del hombre que muere en estado de gracia, sin pecados veniales y sin pena que expiar por los pecados cometidos en vida, pero ya perdonados en la confesión, va directamente al Cielo.

No obstante, si el alma tiene pecados veniales (pecados leves, que no impiden la amistad con Dios) o necesita aún expiar las penas debidas a los pecados ya perdonados, antes de ir al Cielo a gozar de la felicidad eterna, deberá pasar por el Purgatorio.

En ese lugar de purificación, el alma no ve a Dios y sufre graves penas, de acuerdo con la mayor o menor expiación que debe hacer por sus pecados. El tiempo de permanencia en el Purgatorio y las penas que se sufren en él pueden ser mitigadas por las oraciones y sacrificios que nosotros, aquí en la tierra, ofrecemos por las almas del Purgatorio; más aún, por las Misas mandadas a celebrar en beneficio o sufragio de esas almas.

Aquel que muere en estado de pecado mortal va directamente al infierno acto seguido de su juicio particular.

Elocuente inscripción en el muro del cementerio de Bilbao

Por lo tanto, el alma obtiene su destino eterno inmediatamente después de la muerte, quedando separada del cuerpo hasta el juicio final, en el fin del mundo.

Después de la resurrección general, el alma y el cuerpo se unen nuevamente, lo que aumenta la felicidad y el gozo de los justos en el Cielo, así como el tormento de los condenados en el infierno. Pues el cuerpo pasará a ser un elemento más de gozo o de sufrimiento para el hombre.

Contrariamente a lo que afirman espiritistas y ciertas personas supersticiosas, las almas, una vez separadas de los cuerpos por la muerte, no quedan “vagando” por los espacios o “aprisionadas” en algún lugar de la tierra.

Tampoco se pueden “reencarnar”. El alma no es un espíritu “encarnado” en un cuerpo, sino un espíritu unido a él, y esta unión sólo es posible con aquel cuerpo para el cual Dios creó aquella alma. El alma es creada por Dios en el mismo momento que es infundida en el cuerpo del niño, lo que se da acto seguido a la concepción, según la doctrina generalmente aceptada en nuestros días.     





  




Artículos relacionados

¿En el Juicio Final, hasta los pecados más ocultos serán exhibidos?
¿El tiempo en la tierra y en el purgatorio corren paralelamente?
¿Qué sentido tiene la vida presente frente a la muerte?
Sobre el fin del mundo y el Juicio Final
El Cielo es uno sólo
¿Qué dice la doctrina católica sobre la cremación de cadáveres?
¿La felicidad en el Cielo será igual para todos?
Cómo serán los cuerpos después de la resurrección de los muertos
Apocalipsis, internet y fin de los tiempos
Texto bíblico confirma la existencia del Purgatorio







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

20 de setiembre

San Andrés Kim Taegon y Compañeros, Mártires de Corea

+siglo XIX . Este sacerdote nativo sufrió el martirio, precediendo al de misioneros franceses, entre los cuales dos obispos y muchos laicos convertidos por ellos.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....