El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 107 > Tema “Apologética”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Una, santa, católica y apostólica


Cerramos hoy con broche de oro la publicación de trechos selectos del magistral libro del padre Hillaire, «La Religión demostrada». Después de haber expuesto que todo hombre razonable debe ser católico, el autor concluye que solamente hay una Iglesia verdadera.



Tres sociedades religiosas se dicen cristianas: a) La Iglesia Católica, la más antigua y la más extendida; b) Las Iglesias griega y rusa, separadas hace muchos siglos de la Iglesia Católica; y, c) Las Iglesias protestantes, separadas de la Iglesia Católica en el siglo XVI, y subdivididas en innumerables sectas.

Pues bien, sólo una Iglesia puede ser la verdadera Iglesia de Jesucristo, porque Él no fundó más que una sola Iglesia. Esta Iglesia de Cristo es la Iglesia Católica, como vamos a demostrar.

1ª prueba – La verdadera Iglesia de Jesucristo es aquella en la cual se encuentra el legítimo sucesor de Pedro, porque es a Pedro a quien Jesús dio las llaves del cielo y a quien puso como Pastor supremo de sus corderos y de sus ovejas. Es así que el legítimo sucesor de Pedro es el Obispo de Roma. Luego…

2ª prueba – Cristo, para la conservación y difusión de su doctrina, que es la base de toda religión, instituyó una autoridad viviente, infalible y perpetua: “Yo estoy con vosotros hasta la consumación de los siglos”. Esta autoridad viviente, infalible, perpetua, no puede hallarse sino en los sucesores de Pedro y de los Apóstoles.

3ª prueba – La Iglesia, fundada por Jesucristo, debe ser una, santa, católica y apostólica. Éstas son las cuatro notas distintivas de la verdadera Iglesia. Estas notas o señales, evidentemente trazadas en el Evangelio, insertas en el Símbolo de los Apóstoles y en el de Nicea, corresponden exactamente a la Iglesia Católica y sólo a la Iglesia Católica.

Conclusión

La Iglesia Romana es la única verdadera Iglesia de Jesucristo, porque Cristo no fundó más que una Iglesia, como no enseñó más que una doctrina ni instituyó más que un jefe.

Ninguna de las sociedades religiosas separadas de ella posee la unidad de doctrina y de gobierno; ninguna produce santos cuya santidad sea confirmada por milagros; ninguna se remonta hasta Jesucristo, y ninguna tiene por superiores legítimos a los sucesores de los Apóstoles. Estas sociedades religiosas ni siquiera tienen la pretensión de poseer en su seno al legítimo sucesor de Pedro, cabeza y centro de toda la Iglesia. Por consiguiente, no son la Iglesia de Jesucristo.     



La Religión Demostrada, del padre P. A. Hillaire (Editorial Difusión, Buenos Aires, 3ª edición, 1945, pp. 467-469).



  




Artículos relacionados

¿Por qué estudiar la Religión? (V)
¿Por qué somos católicos?
¿Por qué estudiar la Religión?
La religión es buena y necesaria para todos
Sin religión el hombre no puede ser feliz
No hay más que una sola religión verdadera
Es natural que haya misterios en la religión
¿Por qué estudiar la Religión? (IV)
¿Por qué estudiar la Religión? (II)
Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 233 / Mayo de 2021

Las glorias de María
Explicación de la Salve Regina

Coronación de la Virgen (detalle), Fra Filippo Lippi, 1467 – Pintura al fresco, catedral de Spoleto, Perugia (Italia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de junio

San Gregorio Barbarigo, Obispo y Confesor

+1697 Italia. De familia patricia de Venecia, se tornó obispo de Padua y cardenal, dedicando lo mejor de sus atividades al seminario episcopal, que transformó en uno de los mejores de Italia. En él es guardado reverentemente el corazón del santo.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....