El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 131 > Tema “P. Francisco Spirago”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

El hombre no es dueño
de su vida

 

 
 

Cuántas veces leemos en los periódicos, de gente que se suicida por haber perdido todo su dinero en el juego, o porque vieron frustrado el fin que proponían a su vida, o se ven perseguidos o encarcelados por sus delitos. En nuestros días se multiplican los casos de personas, que se quitan la vida por vanísimas contrariedades, lo cual proviene a veces de falta de seso y desequilibrio nervioso, con que se dan la muerte sin saber lo que se hacen. Por esta última razón no es prudente juzgar desde luego por condenados a todos los suicidas.

La causa principal del suicidio es, en la mayoría de los casos, la falta de religión, la carencia de convicciones acerca de la existencia de la vida futura y sobre la misericordia de Dios, que auxilia al necesitado y perdona al pecador arrepentido. Por esto es constante experiencia, que con la disminución de la religiosidad, aumentan los suicidios.

El hombre no tiene el dominio, sino sólo el uso de su vida. El dueño es Dios, que llama a cada cual según le place (Deut 32, 39). El suicida usurpa, por tanto, el dominio de Dios y le hace un gran desprecio, rechazando el mayor regalo que nos concede, que es la vida. Hace además una gran injusticia a su propia familia, que entrega a la infamia y acaso a la miseria. Usa consigo de inaudita crueldad y da un gran escándalo a sus prójimos. El crimen del suicida es aún mayor que el del asesino, porque escapa a la vindicta pública de las leyes. No es, pues, heroísmo el suicidarse, sino señal de cobardía, como el desertar de la bandera en la guerra. El heroísmo consiste en hacer frente a las contrariedades de la vida por grandes que sean. Tampoco conduce el suicidio al descanso anhelado, ni aparta las desdichas abrumadoras, al contrario, conduce a la verdadera y eterna infelicidad.

La prensa impía de estos tiempos excusa a veces al suicida diciendo: Que ha expiado sus delitos con la muerte. Este modo de hablar atestigua tanta impiedad como ignorancia; pues el suicidio, lejos de expiar los delitos pasados, los aumenta con otro mayor y sin remedio. 

 


P. Francisco Spirago, Catecismo Popular Explanado, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 1907, t. II, pp. 296-297.



  




Artículos relacionados

La mala costumbre de mentir
Convertida por una genuflexión ante el Santísimo







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

14 de agosto

San Maximiliano María Kolbe, Mártir

+1941 Auschwitz. Ya a los 23 años, este franciscano, para preservar a la juventud de la avalancha revolucionaria, fundó la asociación Milicia de la Inmaculada. Hizo lo mismo en Japón, incentivado por Pio XI. Volviendo a Polonia, continuó su trabajo de promoción de la buena prensa, por lo que fue tomado prisionero por los nazis. Se ofreció para sustituir a uno de los condenados a morir de hambre no solo por tener éste familia, sino principalmente para poder asistir hasta el final a los otros nueve prisioneros.



Santa Anastacia, Abadesa

+Siglo IX a.C. Egina - Grecia. Por dos veces tuvo que casarse contra su voluntad. Pero el segundo marido, con el cual se dedicaba a las buenas obras, resolvió hacerse monje. Ella fundó, en el desierto de Timia, un monasterio que gobernó hasta su muerte.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....