El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Precio: S/. 12.00
(incluye su entrega a nivel nacional)

Amar la Cruz
Meditaciones para la Cuaresma y Semana Santa

Autor: Plinio Corrêa de Oliveira

104 págs. 10 cm. x 14.5 cm., en papel couché


Plinio Corrêa de Oliveira (1908-1995), figura sobresaliente del laicado católico en el siglo XX, ha dejado una fecunda obra intelectual, de la que hacen parte, al lado de célebres libros ampliamente difundidos, una vasta colección de miles de artículos periodísticos sobre los asuntos más diversos, escritos a lo largo de más de 60 años.

Como apóstol seglar, poseedor de una Fe firme y vibrante de fuerza comunicativa, trataba con profunda piedad e incomparable brillo las materias relacionadas con la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, ya fuera al dirigirse al gran público como a sus más cercanos seguidores. Y no era para menos, pues los episodios culminantes de la Redención lo conmovían profundamente y le excitaban el deseo ardiente de reparar ofensa tan grande.

Esta devoción a la Pasión de Cristo era inseparable de su entrañada veneración al Inmaculado Corazón de María.

No siendo posible —en los exiguos límites de esta obra— transcribir todos los artículos que sobre esta materia escribió para los periódicos O Legionario y Catolicismo, hemos realizado una difícil selección, con el propósito de que los adherentes de la campaña El Perú necesita de Fátima, así como el público católico en general, se beneficie al menos con algunas muestras de esta faceta del incomparable y añorado profesor Plinio Corrêa de Oliveira.


Haga su pedido aquí mismo

Deseo adquirir    ejemplares del libro “Amar la Cruz — Meditaciones
para la Cuaresma y Semana Santa”, a 12 nuevos soles c/u.

Además quiero colaborar con S/.   para que esta gran campaña
de difusión del Mensaje de Fátima llegue al mayor número de peruanos.

Por favor, llene los datos marcados con * que a continuación
le solicitamos para que su pedido pueda ser atendido lo más pronto posible.



Trato

 *

Nombres

 *

Apellidos

 *

Dirección

 *

Distrito

 *

Ciudad

 *

Departamento

 *

Teléfono

 *

DNI

 *

E-mail 

 *
Comentarios






[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

El Detente del Sagrado Corazón
El Milagro del Sol
Adquiera aquí su Detente del Sagrado Corazón
Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?
Opción preferencial por la familia
El Milagro del Sol - Conociendo a los Testigos
Sermones de Esperanza
El Cruzado del Siglo XX
Lleve un ejemplar gratis (multifoliar 90 años)
Multifoliar Fátima: 1917 - 2007







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de julio

San Aarón, Levita

+1250 a.C. Palestina. Hermano de Moisés, fue su portavoz junto al faraón, en medio de las tentativas de librar al pueblo hebreo del cautiverio en Egipto. Fue declarado por Moisés, por orden de Dios, el primero y Supremo Sacerdote de la Orden levítica.



Santa Ester, reyna de Persia

+siglo V a.C. Hamadán - Irán. Era "hija de Abihail, tío de Mardoqueo" (Est. 2:15). Habiendo quedado huérfana de sus padres, su primo Mardoqueo la adoptó y crió como si fuera hija suya. Era "moza de hermosa forma y de buen parecer" (Est. 2:7). Su nombre hebreo era Hadasá (que significa mirto) pero le fue cambiado a Ester que es de origen babilónico y significa ‘estrella’. Fue proclamada reyna en lugar de la reyna Vasti pues ganaba "la gracia de todos los que la veían" (Est 2:15).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....