El Perú necesita de Fátima Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas; por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Maravillosa propagación del Escapulario del Carmen

Pisco

La violencia con que la naturaleza golpeó al país el 15 de agosto del pasado año, ha motivado extraordinarios gestos de solidaridad entre los peruanos y más allá de nuestras fronteras. Pero lo que quizás haya escapado a la pluma de los escritores y al lente de los fotógrafos, es el despertar religioso suscitado por este hecho.

Pasada la tragedia, llegado el socorro más inmediato, satisfecha la necesidad material, las personas comienzan a indagarse sobre los motivos de fondo, los porqués, las lecciones que el desastre nos deja.

Esta sana reflexión es una gracia de Dios, y merece ser estimulada para que pueda producir todo su fruto. Con el fin de brindar el indispensable apoyo espiritual a las poblaciones afectadas, la campaña El Perú necesita de Fátima lanzó entre sus amigos y simpatizantes la iniciativa de emprender, especialmente en las zonas más castigadas por el terremoto, una gran difusión del Escapulario de la Santísima Virgen del Carmen, al cual están vinculadas maravillosas promesas de salvación.

Chincha

La idea prendió fuego, y en poco tiempo se consiguieron los recursos para llevarla a cabo. Un primer acercamiento en el mes de setiembre nos puso en contacto directo con los miembros de la Alianza de Fátima residentes en aquellos lugares, y pudimos así palpar la magnitud de la obra que se iba a emprender.

Provistos de todo lo indispensable un grupo de jóvenes voluntarios viene realizando desde entonces una obra que los torna instrumentos de la gracia de Dios para abrir los corazones a su Madre Santísima.

Así, en los primeros dos meses de labor visitando con la Virgen Peregrina las ciudades de Pisco, Chincha y pueblos aledaños, ya se han difundido más de doce mil escapularios en campamentos, albergues, ollas comunes, hospitales, colegios, parroquias y en más de un centenar de hogares.

Para explicar adecuadamente el valor del escapulario, la imagen de la Virgen de Fátima es revestida con un precioso manto carmelita finamente bordado. Se recuerda entonces a los diversos grupos que en su última aparición en Fátima, el 13 de octubre, la Virgen se mostró como Nuestra Señora del Carmen, con el Niño en brazos, ostentando su escapulario, y se expone entonces la historia y los beneficios de este maravilloso sacramental católico.

Los asistentes, personas de toda edad y condición, piden encarecidamente para recibirlo, formando a veces interminables colas, y se comprometen a robustecer su fe por medio de una mayor devoción a la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo.

Chincha

Por brevedad mencionamos sólo dos ejemplos. En Pisco, una joven madre, que había quedado gravemente herida por salvar la vida de su pequeño hijo durante el terremoto, anduvo más de una cuadra apoyada en muletas y convaleciente, hasta una precaria carpa para rezar el rosario, oír la explicación y recibir el escapulario.

En Chincha —donde la avidez por las cosas espirituales fue aún mayor— durante la visita a un hogar, la dueña de casa narró a los presentes una extraordinaria gracia concedida a su familia a raíz de la devoción al escapulario: su hija cayó del segundo piso por un tragaluz, pensando al caer que se iba a hacer polvo... sintió entonces que alguien la sostuvo como para amortiguar el golpe. Al llegar al hospital los médicos no podían explicar lo ocurrido, ¡estaba prácticamente ilesa! Al ver a su madre la chica comprendió lo sucedido: ¡Mamá, el trapito! — ¡Qué trapito, es tu escapulario! ¡La Virgen te ha salvado!, respondió la señora.



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Nos escriben...
Sermones de Esperanza
Noticias 5
Breve historia del Escapulario del Carmen
Rechazando El Código Da Vinci: Poniendo las cosas en su lugar
Prosiguen los homenajes a la Virgen en todo el país
Por las alturas de Orcopampa y Andagua
La casa de la Virgen
La campaña EPNF cumple su primer año
Recorriendo el Perú con María







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

19 de octubre

Santos Juan de Brébeuf, Isaac Jogues y compañeros mártires

+Siglo XVII + América del Norte. Jesuitas franceses que evangelizaban el Canadá (actual Norte de Estados Unidos), cuyas tierras regaron con su sangre al ser martirizados por los feroces indios iroqueses.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....