El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Letanías reparadoras al
Inmaculado Corazón de María

¡Oh María nuestra dulcísima!, permite que nosotros tus devotos hijos, unidos en un solo pensamiento de veneración y amor, podamos reparar las horrendas ofensas que cometen contra Ti tantos pobres infelices, que no conocen el paraíso de bondad y misericordia de tu Corazón maternal.

(A cada invocación se responde: queremos consolarte, oh Señora)

  • De las horribles ofensas que se cometen contra tu dulcísimo Jesús,
  • De la espada de dolor que hijos degenerados quieren nuevamente clavar en tu Corazón maternal,
  • De las blasfemias infames que se vomitan contra tu purísimo y Santísimo Nombre,
  • De las infames negaciones que se hacen de tus privilegios y de tus glorias más excelsas,
  • De los insultos que se lanzan contra tu culto dulcísimo,
  • De las sacrílegas afrentas que los impíos cometen contra tus sagradas imágenes,
  • De las profanaciones que se cometen en tus santuarios,
  • De las ofensas contra la virtud angelical que Tú personificas,
  • De los ultrajes que se cometen con las modas, la pornografía y los espectáculos perversos y contra la dignidad de la mujer, por ti reivindicada y santificada,
  • De los horrendos delitos y medios de corrupción con que se quiere apartar a los inocentes de tu seno maternal,
  • De las incomprensiones de tus derechos divinamente maternales,
  • De la ingratitud de tantos hijos a tus gracias más bellas,
  • De la frialdad de tantos corazones a tus ternuras maternales,
  • Del desprecio a tus invitaciones de amor,
  • De la cruel indiferencia de tantos corazones,
  • De tus lágrimas maternales,
  • De las angustias de tu dulcísimo Corazón,
  • De las agonías de tu alma Santísima en tantos calvarios,
  • Del martirio que te ocasiona la perdida de tantas almas redimidas por la Sangre de tu Jesús,
  • De los atentados que se cometen contra tu Jesús, que mora en su Vicario y en sus sacerdotes,
  • De la conjuración infernal contra la vida de tu Jesús en su Iglesia,

 

¡Oh Madre santa dulcísima!, que en el heroísmo de tu amor maternal, al pie de la cruz, rogaste por aquellos que cruelmente martirizaban tan atrozmente a tu amado Hijo Jesús y desgarraban tu Corazón tiernísimo, ten piedad de todos los desventurados e indignos que te ofenden; haz que ellos también puedan ser acogidos en tu seno maternal, purificados por tus lágrimas benditas, y admitidos a gozar los frutos abundantes de tu maternal misericordia. Amén.



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Sexta y última Aparición: 13 de octubre de 1917
La Misión de la Hermana Lucía
Apariciones del Ángel de Portugal
Tercera Aparición: 13 de julio de 1917
El Secreto de Fátima - La divulgación de los secretos
Nuestra pequeña historia
Oración a Nuestra Señora de Fátima (español)
Solicitud de peregrinación
Primera Aparición: 13 de mayo de 1917
Devoción al Corazón Inmaculado de María







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 236 / Agosto de 2021

Rosa de Santa María
La primera flor de santidad de América

Santa Rosa de Lima, Bartolomé Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre tela, Nationalmuseum, Estocolmo (Suecia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de setiembre

San Juan Masías, Confesor

+1645 Lima. Contemporáneo de San Martín de Porres, gloria del Perú y de la Orden de Predicadores como él. A diferencia de Martín que habitó el convento de Nuestra Señora del Rosario, Juan vivió en lo que en aquel entonces eran los arrabales de la ciudad, en la recoleta dominica de Lima(actual Plaza Francia). Fue modelo de todas las virtudes, particularmente en la obediencia y pureza.

Más información aquí.

San José de Cupertino, Confesor

+1663 Italia. Este hijo de San Francisco compensaba abundantemente en inocencia y simplicidad lo que le faltaba de dones naturales. Poco dotado de talentos, se llamaba a sí mismo Fray Asno. Pero su amor a Dios era tan intenso, que entraba en éxtasis a la vista de la menor de las manifestaciones divinas en las criaturas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....