El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 172

Tema del mes  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Doctor, profeta y apóstol de la crisis contemporánea

Plinio Corrêa de Oliveira

Si alguien me pidiera que señalara un apóstol tipo para nuestros tiempos, yo respondería sin vacilación, mencionando el nombre de un misionero…¡fallecido hace precisamente 300 años!1 Al dar tan desconcertante respuesta, tendría la sensación de estar haciendo algo perfectamente natural. Pues ciertos hombres colocados en la línea de lo profético, están por encima de las circunstancias temporales.

Basta ejemplificar con San Elías. Dentro de cien años, los que hoy vivimos habremos sido superados por la marcha del tiempo, como están hoy los hombres de hace cien años atrás. Seremos atrasados, anacrónicos, enmohecidos. De aquí a doscientos, trescientos años, estaremos más o menos tan incrustados en el reino de la muerte, de las sombras y de la historia, como las momias egipcias que esperan en las salas del British Museum el día del Juicio Final. ¿Y qué decir de nuestra “situación” de aquí a mil años?

Pues hay alguien, vivo, vivísimo y que será la última palabra del apóstol moderno, no hoy, sino en el fin del mundo cuando nosotros estemos inmersos en el más completo anacronismo. Alguien que conoció días muy anteriores a los de Don Pedro II, el beato Pío IX y Napoleón III. Anteriores aún a San Luis Rey, a Carlomagno, a Atila, ¿qué diré?, a Augusto y a Jesucristo. ¡Es el Profeta Elías! Apóstol moderno, sí, y modernísimo, no porque esté escrito de él que participará del espíritu y de las tendencias de los hombres que entonces vivirán, sino porque será mandado por Dios como el varón idealmente adecuado para combatir de frente la corrupción del siglo en que volverá a esta tierra. Elías será moderno, no por haber tomado el espíritu y la forma de los postreros años de la Historia —no os conforméis con este siglo, advierte San Pablo— sino porque será adaptado y adecuado al tiempo. Adaptado, en el sentido de que será“apto” para hacerle bien. Adecuado, sí, en el sentido de que dispondrá de los medios adecuados para corregirlo. Y por eso mismo modernísimo. Pues ser moderno no es necesariamente parecerse con los tiempos y muchas veces puede hasta ser lo contrario. Mas, para un apóstol, ser moderno es estar en condiciones de hacer el bien en el siglo en que vive…

Sin equiparar a Elías, profeta incumbido de una misión oficial, con San Luis María Grignion de Montfort, en cuyos escritos hay luces proféticas impresionantes, pero de un valor meramente privado, existe cierta analogía entre uno y otro. Y es en los términos de esta analogía que el santo francés es un modelo de apóstol para nuestros días y los siglos venideros.

*     *     *

San Luis María Grignion de Montfort nació en Montfort-la-Canne, Francia, en 1673. De familia pobre, le faltaron los recursos para costear los estudios necesarios para el sacerdocio, al que aspiraba desde niño. Se dirigió a París, donde ejerció el oficio de velar cadáveres en la parroquia de San Sulpicio ciertas noches de la semana, para pagar su pensión en el seminario. Después de unos estudios brillantes, fue ordenado sacerdote en el año 1700.

Dadas las dificultades surgidas en su apostolado en Francia, y movido por el deseo de anunciar el Evangelio a los gentiles, San Luis María se dirigió a Roma para pedir una directriz al Papa Clemente XI. Este determinó que volviese a su patria, a fin de dedicarse a predicar a la población católica necesitada de catequesis y edificación. Entregándose por entero a esa actividad durante los diez años que aún vivió, el santo insistía particularmente en la renuncia a la sensualidad y al mundanismo, en el amor a la mortificación y a la Cruz, en la devoción filial a la Madre de Dios. Como terciario dominico que era, difundió ampliamente el rosario.

Víctima de los ataques furibundos de los calvinistas y de los jansenistas, fue objeto de severas medidas por parte de un número no pequeño de obispos franceses, que no le querían como misionero en sus diócesis.

La muerte le llegó en 1716, cuando contaba apenas con 43 años de edad.

Fundó dos congregaciones religiosas, la Compañía de María y las Hijas de la Sabiduría.

Entre sus escritos, se destaca el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, una de las más elevadas obras de mariología en todos los tiempos y tal vez la más alta de ellas. Este libro admirable fue dejado por él manuscrito y desapareció misteriosamente después de su muerte, reapareciendo de manera providencial en nuestros tiempos.2

León XIII lo beatificó en 1888. Pío XII lo inscribió en el catálogo de los santos.

Esta es un rápida visión de la vida de este gran santo. Cuánta riqueza se aprecia en un examen más atento de los principales aspectos de esa vida. 

*     *     * 

El Renacimiento desencadenó en Europa una sed de diversiones, de opulencia, de placeres sensuales, que impelió fuertemente a los espíritus a subestimar las cosas del cielo, para ocuparse mucho más con las de la tierra. De ahí, en los siglos XV y XVI, se dio una sensible declinación de la influencia de la religión en la mentalidad de los individuos y de las sociedades. A ese indiferentismo naciente, se sumó no raras veces una antipatía contra la Iglesia, discreta y apenas perceptible en unos, más pronunciada en otros, y llevada en algunos al extremo de una hostilidad militante. Tal estado de espíritu concurrió sensiblemente al estallido del protestantismo, y para las manifestaciones de racionalismo y escepticismo tan frecuentes entre los humanistas. Del indiferentismo nacía naturalmente el libre pensamiento.

Pero estos fermentos no atacaron por el momento a toda la sociedad. En un comienzo, dominaron solamente ciertos elementos de alta influencia en la vida intelectual, en la nobleza y en el clero, con el apoyo de algunos soberanos. Poco a poco, sin embargo, fueron alcanzando los tejidos más profundos del cuerpo social. En el tiempo de San Luis María Grignion, puede afirmarse que su influencia se notaba en todos los campos: la política se había laicizado, la antigua sociedad orgánica y cristiana estaba siendo absorbida por el absolutismo de Estado neo-cesáreo y neo-pagano, menguaba la influencia de la religión en la vida de todas las clases sociales y principalmente en las élites, una tendencia general hacia costumbres más frívolas, más libres, más fáciles, ganaba todos los ambientes, la sed de placer y de lucro crecía, el mundanismo campeaba hasta en cierto número de casas religiosas, el mercantilismo extendía sus tentáculos para dominar toda la existencia. En líneas generales, el cuadro era bastante parecido al de nuestros días.

Diferencias considerables

Entre los escritos de S. Luis María Grignion de Montfort se destaca el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, una de las más elevadas obras de mariología en todos los tiempos y tal vez la más alta de ellas.

Sin embargo, si la analogía es profunda, evidente, indiscutible, sería imposible pasar de ahí a una equiparación absoluta. El cuerpo en el cual actuaban los fermentos en los siglos XV, XVI e incluso XVII, era aún el cuerpo robusto de la vieja Cristiandad generada por la Edad Media. Un sinnúmero de instituciones, de hábitos mentales, de tradiciones, de usos, de leyes, reflejaba aún el espíritu de la sociedad orgánica y cristiana de otrora. Si la monarquía absoluta presagiaba al socialismo moderno, ella aún personificaba a los reyes por la gracia de Dios, que aún se consideraban padres de sus pueblos en el buen y viejo estilo de San Luis IX. Si la vida internacional había sido secularizada por el tratado de Westfalia, aún existían tales o cuales vestigios de la Cristiandad, una familia de reyes y pueblos cristianos dotados de la conciencia de formar un todo aparte, frente al mundo gentílico. Si la sociedad era mundana, las disputas religiosas —como las que se trababan entre jesuitas y jansenistas— encontraban en ella una resonancia que jamás tendrían en nuestros días. Si las costumbres eran frívolas en la corte y en las ciudades, había en ello numerosas y retumbantes excepciones. En los peldaños del trono, en el propio trono, el escándalo de un Luis XIV, por ejemplo, era de algún modo reparado por su enmienda y su vida ejemplar después del matrimonio con Mme. de Maintenon, y la caída de Mlle. de La Vallière lo era por su penitencia ejemplar en el Carmelo. Mme. de Montespan a su vez moría cristianamente; el duque de Borgoña, nieto de Luis XIV, se destacaba por su piedad y la familia real tendría aún en el siglo XVIII, al lado de la vida vergonzosa de Luis XV, la ilustración de las virtudes poco comunes del delfín Luis, de la carmelita Mme. Louise de France y de la princesa Clotilde de Saboya, ambas hijas del rey y fallecidas en olor de santidad. Así, por más rigurosas que sean las analogías entre el siglo XVI y el siglo XX, habría manifiesta exageración en afirmar que la vida política y social ya se encontraba entonces entera o casi enteramente laicizada y paganizada.

Sin embargo, en la historia de los Tiempos Modernos, es decir, en los siglos XVI, XVII y XVIII, está fuera de dudas que los fermentos nacidos del neo-paganismo renacentista se revelaron cada vez más vigorosos, y esto trajo la inmensa explosión de 1789.

Tiempos precursores de los nuestros

Considerando estos hechos desde el punto de vista del Santo Padre León XIII en la encíclica Parvenu à la 25.ème Année, la Revolución Francesa fue una consecuencia del protestantismo. Y a su vez produjo el comunismo. Al igualitarismo y liberalismo religioso del fraile apóstata de Wittemberg, sucedió el igualitarismo y liberalismo político social de los soñadores, de los conspiradores y de los facinerosos de 1789. Y a este siguió el igualitarismo totalitario, social y económico de Marx.

El Gran Calvario de Pontchâteau fue levantado originalmente por iniciativa del P. Montfort

La revolución protestante fue una forma ancestral de la Revolución Francesa, como esta la fue del comunismo moderno. Y cada una de estas formas ancestrales ya tenía en sí todas las toxinas de aquella que le siguió. Son tres enfermedades sucesivamente mayores, provocadas por el mismo virus. O son tres fases sucesivamente mayores de la misma enfermedad. O tres etapas de una omnímoda y universal Revolución.3

Un profeta surge en el curso de la Revolución

Ahora bien, San Luis María Grignion de Montfort fue, en este proceso histórico, un verdadero profeta. En el momento en que tantos espíritus ilustres se sentían enteramente tranquilos en cuanto a la situación de la Iglesia, engañados en un optimismo displicente, tibio, sistemático, él sondeó con mirada de águila las profundidades del presente, y predijo una crisis religiosa futura, en términos que hacen pensar en las desgracias que la Iglesia sufrió durante la Revolución, es decir, la implantación del laicismo de Estado, el establecimiento de la “Iglesia Constitucional”, la proscripción del culto católico, la adoración de la diosa razón, el cautiverio y muerte del Papa Pío VI, las masacres o deportaciones de sacerdotes y religiosas, la introducción del divorcio, la confiscación de los bienes eclesiásticos, etc. Más aún. Para aliento y alegría nuestra, el santo profetizó una gran y universal victoria de la religión católica en días venideros.

Martillo de la Revolución

Pero además de profeta, San Luis Grignion de Montfort fue misionero y guerrero. Misionero, fustigó implacablemente el espíritu neo-pagano, haciendo cuanto podía por apartar al pueblo fiel del mundanismo y de todo cuanto constituía el mal espíritu nacido del Renacimiento. La región evangelizada por él fue tan profundamente inmunizada contra el virus de la Revolución, que se levantó en armas contra el gobierno republicano y anticatólico de París. Fue la Chouannerie. Si San Luis Grignion hubiese extendido su acción misionera a toda Francia, probablemente habría sido otra su historia, y la historia del mundo.

¿Por qué no la evangelizó por completo?

Orador sagrado eficientísimo, predicaba la palabra de Dios con una fogosidad extraordinaria. Esto le valió el odio, no solo de los calvinistas, sino de una de las sectas más detestables y más influyentes que hasta hoy haya existido infiltrada en la Iglesia, o sea, los jansenistas. Sería largo enunciar las múltiples y complejas razones por las cuales el jansenismo, no obstante sus apariencias de austeridad, es el legítimo producto de la crisis religiosa del siglo XVI. Lo cierto es que esta secta, disponiendo de una deplorable influencia sobre muchos fieles, sacerdotes y hasta obispos, arzobispos, cardenales, seguía una línea de pensamiento y de acción nociva a toda restauración de la vida religiosa, apartaba a las almas de los sacramentos y combatía vivamente la devoción a la Virgen María.

San Luis María Grignion de Montfort, por el contrario, tenía hacia la Santísima Virgen la devoción más ardiente, y aún compuso en su alabanza el Tratado de la Verdadera Devoción, que constituye hoy el fundamento más sólido de toda piedad mariana profunda. Por otro lado, con sus misiones aproximaba al pueblo a los sacramentos y lo enfervorizaba en la devoción al rosario; en una palabra, hacía una obra diametralmente opuesta a las intenciones jansenistas.

Esto le trajo, en los propios medios católicos, una persecución abierta, que le valió las mayores humillaciones. Causa asombro que mientras tantos prelados, clérigos y laicos, en nombre de la caridad se mostraban irritados o preocupados con la justa severidad de la Santa Sede con relación a los jansenistas, no hubiesen penalidades, actos de hostilidad, ni humillaciones, que les bastase contra San Luis María. Se puede decir que fue uno de los santos más despreciados y humillados que hubo en estos veinte siglos de vida de la Iglesia. Por fin, solo en dos diócesis le fue permitido ejercer su ministerio. Pero, como un nuevo Ignacio de Loyola, sintiendo con serenidad el ímpetu contra su persona, de las borrascas del odio anticatólico disfrazado de piedad, no se perturbó. Y, humillado hasta el final, hasta el final luchó.

Estatua fúnebre del P. Montfort, en Saint-Laurent-sur-Sèvre, donde murió de agotamiento

Ahora bien, este santo extraordinario dejó una oración admirable, conteniendo enseñanzas y luces especiales para nuestra época. Es la que compuso pidiendo misioneros para su congregación. En esta oración, se ve que para San Luis María sus tiempos eran precursores de una inmensa crisis que se extiende hasta hoy y que irá hasta la instauración del Reino de María. Y él mismo se nos presenta como el modelo, la prefigura de los apóstoles suscitados para luchar en esta crisis, y vencer la batalla por María Santísima. Esta es la sublime y profunda actualidad de San Luis María Grignion de Montfort para los apóstoles de nuestros días 

Notas.-

1. Decía originalmente 239 años. Este artículo fue publicado en mayo de 1955 (Catolicismo, nº 53).

2. Sepultado durante siglo y medio “en el silencio de un cofre” según lo profetizó su autor, el manuscrito fue encontrado casualmente en 1842. Aunque le faltaban las primeras y últimas páginas, fue publicado en 1843 con el título ahora ya tradicional.

3. Catolicismo (nº 100, abril de 1959), estampó por primera vez la obra máxima del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, “Revolución y Contra-Revolución”. En ella detalla este proceso multisecular de destrucción de la Civilización Cristiana, así como los medios para impedirlo.



  




Artículos relacionados

Habemus Papam! qui sibi nomen imposuit Franciscum
María Santísima, la vía más rápida, corta y segura para llegar a Dios
Las Promesas del Sagrado Corazón de Jesús
Las apariciones del Ángel de la Paz: apremiante llamado a la seriedad
¿Qué tienen de malo los videojuegos?
El sombrero I
Plinio Corrêa de Oliveira, homenaje por los 20 años de su fallecimiento
El Velo de la Verónica
Un Sínodo "extraordinario" bajo todo punto de vista
Parad y ved




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Capítulo 5: El mensaje salvador
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
Noche Inolvidable
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Nuestra Señora de Sonsoles
¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Las milagrosas fuentes de agua de Fátima
El Señor de los Milagros
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 187 / Julio de 2017

El mensaje de Fátima
¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!

Palabras de la Virgen contenidas en el Secreto de Fátima; al fondo, con una aurora boreal.



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

21 de julio

San Lorenzo de Brindisi, Confesor y Doctor de la Iglesia

+1619 Lisboa - Portugal. Religioso capuchino italiano, predicó durante 20 años en Italia y Alemania, siendo uno de los más terribles adversarios del protestantismo en su tiempo. Hábil diplomático, fue encargado por el Papa de delicadas misiones, falleciendo en Portugal, en ese ejercicio. Dejó varias obras de controversia y exégesis.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....