El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 207

¿Por qué llora Nuestra Señora?  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Europa rehén del Islam

Paulo Henrique Américo de Araújo

La mujer católica pakistaní Asia Bibi permaneció presa por casi diez años, bajo la acusación de blasfemia contra Mahoma, crimen penado con la muerte en el país. El pasado mes de octubre la Corte Suprema pakistaní la declaró inocente, y su drama parecía haber llegado a su fin. Pero no fue lo que ocurrió.

Asia Noreen, más conocida como Asia Bibi, nació en la pequeña aldea de Ittan Wali, en el nordeste del Pakistán. Se casó con Ashiq Masih, con quien tuvo dos hijas, que se sumaron a otros tres hijos de un matrimonio anterior. Constituían la única familia católica en la localidad, y Asia era constantemente instigada por sus vecinos musulmanes para aceptar el islamismo.

En junio de 2009, durante las faenas de cosecha en el campo, bajo un calor abrasador, Asia se acercó a un pozo de agua para beber. Un conocido, al ver la escena, le dijo que por ser cristiana estaba volviendo impura el agua. Se inició entonces una acalorada discusión, en la que otros musulmanes le exigieron que renegara de su fe y aceptara el islam. Ella replicó: “Jesús dio su vida para salvarme. ¿Qué hizo Mahoma por mí?”.1

En los días siguientes, Asia Bibi y otros miembros de su familia sufrieron continuas agresiones y provocaciones de los habitantes del pueblo. Ella fue encarcelada y a comienzos del 2010 condenada a muerte, bajo la acusación de haber violado el Código Penal, que sanciona a los blasfemadores con la ejecución en la horca. El juez que la sentenció, para librarla de la muerte, le ofreció la conversión al islamismo. Ella rechazó la propuesta con firmeza: “Prefiero morir como cristiana que salir de la prisión siendo musulmana”.2

Asesinatos y amenazas de mahometanos

Asia Bibi continuaba en un lugar seguro hasta el cierre de esta edición

El calvario de esta piadosa madre católica, hoy con 53 años de edad, estaba apenas comenzando. Durante largos años de decisiones judiciales contradictorias, aplazamientos y presiones de todo orden, Asia fue encerrada en una celda oscura y aislada de los detenidos comunes, pues recibía constantemente amenazas de muerte. El imán Yusef Qureshi de Peshawar llegó a ofrecer una recompensa de 500 mil rupias (4 mil euros) a quien la matara.3

Amnistía Internacional y Human Rights Watch salieron públicamente en defensa de Asia Bibi. La Federación Pro-Europa Cristiana promovió el 2016 una petición para lograr su liberación, resultando en la entrega de 100 mil firmas al presidente de la República de Pakistán.

Durante todo ese período, grupos de musulmanes no dejaron de actuar. El 2011, el gobernador de Punjab, Salman Taseer, que se había pronunciado en defensa de Asia, fue asesinado por un miembro de su propia seguridad particular. El mismo destino lo tuvo el Ministro de las Minorías, Shahbaz Bhatti, el único cristiano miembro del gabinete pakistaní. A causa de su oposición a la ley contra la blasfemia, fue muerto a tiros en una emboscada perpetrada por un grupo de musulmanes. El abogado de Asia, temiendo por su vida, huyó a Holanda.

El proceso llegó finalmente a la Corte Suprema de Pakistán. Después de numerosas dilaciones, los jueces resolvieron el pasado mes de octubre absolver a Asia Bibi, debido a que las pruebas eran insuficientes.

Una onda de protestas de radicales islámicos paralizó al país durante tres días. Llevando carteles donde se veía una fotografía de Asia y una cuerda, los manifestantes exigían la muerte de la cristiana. Atemorizado, el gobierno interpuso un recurso en la Corte Suprema para revisar la decisión; sin embargo, el recurso fue desestimado. Asia fue sacada de la prisión y llevada a un lugar seguro en territorio pakistaní.

A partir de entonces, sus parientes pasaron a ser perseguidos y amenazados por los musulmanes, que los forzaron literalmente a huir de casa en casa. Joseph Nadeem, que cuida de las dos hijas de Asia Bibi desde 2010, declaró: “Tenemos miedo. En los últimos días, los islamitas han disparado contra la puerta de nuestra casa. Estamos recibiendo amenazas constantemente y en más de una ocasión nos han seguido”.4

Europa rehén del activismo mahometano radical

El imán Yusef Qureshi de Peshawar, llegó a ofrecer una recompensa de 500 mil rupias por asesinar a Asia Bibi

Los familiares de Asia Bibi apelaron a los Estados Unidos y a Italia, entre otros países, para que les concedieran asilo, garantizando así su seguridad. El gobierno del Reino Unido se anticipó, rechazando el pedido. De acuerdo con “The Guardian”,5 el gobierno teme una reacción contraria de parte de los musulmanes ingleses oriundos de Pakistán.

En esta actitud británica se puede percibir una curiosa contradicción: Según afirman ciertos órganos de prensa y algunos representantes gubernamentales, todo inmigrante islámico debe ser aceptado en Europa, ignorando el potencial ingreso de terroristas musulmanes. De otro lado, sin embargo, ¡una familia católica refugiada no es aceptada, porque ello representaría un peligro!…

Este caso ilustra bien la actual persecución a los católicos y las contradicciones de los movimientos migratorios en Europa. De un tiempo para acá, el Viejo Continente aparece como que aprisionado y rehén del islamismo.

¿Cuál será el futuro de esta valiente católica?

Asia Bibi continuaba en un lugar seguro hasta el cierre de esta edición. Estuvo prisionera durante largos años y aún no puede abandonar su país, donde su vida corre peligro. Su futuro aún se muestra incierto.

 

Notas.-

1. https://www.religionenlibertad.com/mundo/19833/se-dispara-en-todo-el-mundo-la-preocupacion-por-la-salud.html.

2. https://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/18/internacional/1308411548.html.

3. Idem.

4. https://www.aciprensa.com/noticias/islamistas-atentan-contra-vida-de-hijas-de-asia-bibi-44995.

5. https://www.theguardian.com/world/2018/nov/21/asia-bibi-family-being-hunted-house-to-house-in-pakistan.



  




Artículos relacionados

Nefastos modelos que los medios de comunicación presentan
Plata de desecho
Una religiosa nos habla a través de los siglos
Helado blasfemo
¿Qué se esconde detrás de la "píldora del día siguiente"?
Trágica Semana Santa deja más de 1000 muertos en Latinoamérica
¡Satanismo para la juventud!
Una «ordonnance» del rey Carlos VI de Francia
España al borde del abismo: ¿una nueva Sodoma y Gomorra?
La lección de Juvenal




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 208 / Abril de 2019

El Señor de la Justicia
Condenado a muerte tras un proceso infame e ilegal

El Señor de la Justicia, Basílica de Nuestra Señora del Rosario (Santo Domingo), Lima



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

20 de abril

San Alfege, Obispo y Mártir

+1012 + Greenwich - Inglaterra. Abad, obispo de Winchester y después arzobispo de Cantuaria. De gran austeriad de vida, se dedicó en su diócesis a ayudar a los necesitados. Durante la invasión de los daneses a Inglaterra, fue martirizado por rehusarse a pagar su rescate con el dinero destinado a los pobres.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....