El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 33 > Tema “La Oración”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Qué es la Oración?


Angelus, Jean-François Millet (1814-1875) — Museo de Louvre, París

La oración es omnipotente: puede obtenerlo todo de Dios, no solamente porque glorifica sus divinas perfecciones sino también porque descansa en la promesa de Dios y en las promesas de Jesucristo. Podemos obtenerlo todo de Dios porque Él lo puede todo y nos concede todos los bienes por respeto a los méritos de Jesucristo.

Si no obtenemos siempre todo lo que pedimos, o es porque pedimos mal, o porque pedimos lo que no nos conviene, o porque nos falta, en fin, la perseverancia necesaria. Dios difiere algunas veces el satisfacer nuestros deseos para probar nuestra fe, para castigar nuestra tibieza y para hacernos humildes y vigilantes. Sucede a veces que el que pide una gracia, obtiene otra mejor que la que desea; por ejemplo, cuando en lugar de la curación de una enfermedad Dios concede la paciencia necesaria para soportarla cristianamente (F. X. Schouppe  S.J., «Curso abreviado de Religión», París-México, 1906, p. 485).


De la oración en general

Oración es una elevación de la mente a Dios para adorarle, darle gracias y pedirle lo que necesitamos.

La oración se hace de dos maneras: mental y vocal. Oración mental es la que se hace con sola la mente; oración vocal es la que se hace con palabras, acompañadas de la atención de la mente y de la devoción del corazón.

Oración privada es la que uno hace en particular para sí o para otros. Oración pública es la que se hace por los sagrados Ministros, a nombre de la Iglesia y por la salvación del pueblo fiel. Puede llamarse asimismo oración pública la oración hecha en común y públicamente por los fieles, como en las procesiones, en las romerías o en la iglesia.

La esperanza de alcanzar de Dios por medio de la oración las gracias que necesitamos se funda en la promesa de Dios omnipotente, misericordioso y fidelísimo, y en los merecimientos de Jesucristo.

Hemos de pedir a Dios las gracias que necesitamos en nombre de Jesucristo, como Él mismo nos lo ha enseñado y como lo practica la Iglesia, terminando todas las oraciones con estas palabras: per Dóminum nostrum Iesum Christum, esto es, por Nuestro Señor Jesucristo.

Hemos de pedir a Dios las gracias en nombre de Jesucristo porque siendo Él nuestro medianero, sólo por medio de Él podemos acercarnos al trono de Dios.

Muchas veces no son oídas nuestras oraciones porque o pedimos cosas que no convienen a nuestra salvación eterna o porque no pedimos como debemos.

Debemos principalmente pedir a Dios su gloria, nuestra eterna salvación y los medios de alcanzarla.

Es lícito pedir también a Dios bienes temporales, aunque siempre con la condición de que sean conformes a su santísima voluntad y no impidan nuestra eterna salvación.

Aunque Dios sepa lo que necesitamos, quiere, no obstante, que se lo pidamos para reconocerle como dador de todo bien, atestiguarle nuestra humilde sumisión y merecer sus favores.

La primera y mejor disposición para hacer eficaces nuestras oraciones es estar en gracia de Dios o desear, al menos, ponerse en tal estado (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 37-38).     





  




Artículos relacionados

¿Cómo debemos rezar?
El Padrenuestro: La oración por excelencia (1ª parte)
La salutación angélica y la invocación a los santos
El Padrenuestro: La oración por excelencia (2ª parte)




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 221 / Mayo de 2020

Una promesa, una esperanza
Basílica de la Madonna de Monte Bérico

Basílica de Santa María de Monte Bérico, Vicenza (Italia), construida sobre el cerro que domina la ciudad



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

28 de mayo

Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

+año 33 Belén de Judá. La Fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote fue introducida en 1973, en España, y luego se extendió rápidamente por varias naciones. Siempre es celebrada el jueves siguiente de Pentecostés.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....