El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc


Una guerra más terrible



En la segunda parte del secreto —referente a los castigos que vendrían en caso de que la humanidad no se convirtiera— luego de anunciar el fin de la Primera Guerra Mundial, la Santísima Virgen prosiguió:

— “...pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre”.

En la noche del 25 al 26 de enero de 1938 (desde las 20:45 hasta la 1:15, con breves intermitencias) los cielos de Europa se iluminaron con una luz extraña, a la que los incrédulos insistían en caracterizar simplemente como una aurora boreal; el aviso de Dios estaba dado.

V. Molotov y J. Stalin

El 1º de setiembre de 1939 estalló la Segunda Guerra Mundial. 40 millones de muertos, un número mucho mayor de heridos, naciones enteras destruidas, ciudades arrasadas, hambre y persecuciones.

El progreso científico centuplicó la capacidad de matar, como por ejemplo las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Durante seis años el mundo estuvo sumergido en el caos.

En 1945 terminó la Segunda Guerra Mundial. ¿Terminarían con ella los castigos de Dios?     


1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Fátima 90 años — multifoliar 14
Fátima 90 años — multifoliar 13
Fátima 90 años — multifoliar 7
Fátima 90 años — multifoliar 12
Fátima 90 años — multifoliar 18
Fátima 90 años — multifoliar 4
Fátima 90 años — multifoliar 10
Fátima 90 años — multifoliar 17
Fátima 90 años — multifoliar 9
Fátima 90 años — multifoliar 3




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los Santos Reyes Magos
Stille Nacht: La canción de Navidad por excelencia
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 217 / Enero de 2020

Epifanía del Señor
Encuentro de los Reyes Magos camino a Belén

El encuentro de los Tres Magos, Maestro del retablo de San Bartolomé, c. 1480 – Óleo y pan de oro sobre tabla, Getty Museum, Los Ángeles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....