El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc


La misericordia de Dios


Es necesario apartar de nosotros aquella idea bastante difundida, de que la misericordia consiste en no hacer sufrir. A veces, la única forma de obtener que un pecador se convierta y se salve es por medio de un castigo.

El Purgatorio, misericordiosa “invención” de Dios para purificar las almas y permitirles la entrada en la eterna felicidad es, sin embargo, un lugar de expiación y de terribles sufrimientos.

¿No será un alivio el fin de los desórdenes contemporáneos, fin éste que ponga las cosas en sus ejes y favorezca que las personas vuelvan hacia Dios?

Es posible que alguien no esté de acuerdo con esta manera de analizar el secreto de Fátima. ¿Tendrá en claro esa persona hacia dónde camina la humanidad? ¿Desea que el mundo se destruya a sí mismo, en la ruina moral y de las costumbres, y que las almas se encaminen en masa hacia la perdición eterna?

Habiendo tolerado hasta el límite de lo inimaginable los pecados del mundo, ¿no desatará Dios un castigo para abatir el orgullo y la sensualidad del hombre contemporáneo, como el diluvio abatió y castigó los pecados del género humano en aquel tiempo? Jacinta menciona que “si los hombres no se enmiendan, Nuestra Señora enviará al mundo un castigo como no se vio igual”.

Los castigos previstos en la Cova da Iría no pueden ser vistos como un acto sádico de María Santísima. Tal hipótesis sería blasfema. Estos castigos son, según Plinio Corrêa de Oliveira, “un acto supremo de misericordia de Dios para el mundo pecador, pues muchas almas, en este sufrimiento extraordinario, podrán arrepentirse de sus pecados y expiar sus culpas. Precisamente como el diluvio que, según San Pedro (cf. 1 Pe. 3, 19-21), fue ocasión de salvación eterna para muchos que habían sido incrédulos mientras Noé fabricaba el arca. Sin embargo, cuando se descargó sobre ellos el tremendo castigo, se arrepintieron y pidieron perdón a Dios, aceptando la muerte como expiación de sus pecados”.     


1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Fátima 90 años — multifoliar 16
Fátima 90 años — multifoliar 14
Fátima 90 años — multifoliar 11
Fátima 90 años — multifoliar 5
Fátima 90 años — multifoliar 18
Fátima 90 años — multifoliar 1
Fátima 90 años — multifoliar 15
Fátima 90 años — multifoliar 3
Fátima 90 años — multifoliar 4
Fátima 90 años — multifoliar 2




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Inscriba aquí a sus deudos para la Santa Misa del día 2 de noviembre



Peregrinando
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 215 / Noviembre de 2019

Conmemoración de los Fieles Difuntos(2 de Noviembre)
¡Por la misericordia de Dios, descansen en paz!

Vista de la entrada al Cementerio General de la Almudena en el Cusco (Foto: Fátima Flores Vivar)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

22 de noviembre

Santa Cecilia, Virgen y Mártir

+Siglo III Roma. Patrona de la música sacra y una de las más veneradas mártires de la Iglesia primitiva, Cecilia ya había hecho voto de castidad cuando el padre la casó con Valeriano. Ella lo convirtió, así como al cuñado Tiburcio, sufriendo los tres el martirio por la fe.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....