El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 226

Palabras del Director  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Octubre de 2020 – Año XIX

Estimados amigos:

En esta edición en que conmemoramos el vigésimo quinto aniversario del fallecimiento de Plinio Corrêa de Oliveira, publicamos un estudio que el pensador católico brasileño escribió a comienzos de los años 50. Es un pequeño homenaje a nuestro insigne maestro, inspirador y guía.

Sus múltiples e intensas actividades le impidieron terminar este estudio, que permaneció archivado hasta su muerte. Debido a esta circunstancia, el texto original que hoy damos a la luz, por primera vez en castellano, resulta esquemático en algunos puntos. Sin embargo, conserva un enorme valor intelectual y moral y, sin duda, será de gran utilidad para los lectores.

En las ideas esbozadas en este ensayo está la médula del verdadero concepto de la Cristiandad y la razón más profunda de la batalla que en defensa de la civilización cristiana traban numerosos católicos en nuestros días. Estas ideas son también los pilares de su obra maestra, “Revolución y Contra-Revolución”, escrita unos años después.

En Cristiandad emerge asimismo la futura explicitación de la necesidad y la belleza de las desigualdades sociales armónicas y proporcionadas, contenidas en su último libro: “Nobleza y élites tradicionales análogas en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana”.

Finalmente, el lector también encontrará en este estupendo ensayo la razón más profunda de la lucha emprendida por Plinio Corrêa de Oliveira (foto a la izquierda) tanto contra las reformas de estructura socialista y confiscatoria, como contra los modernos factores de corrupción moral: el aborto, el “matrimonio” homosexual, la ideología de género, etc.

Estos son los males que la Revolución igualitaria ha estado desencadenando en el mundo para tratar de extinguir los vestigios de la civilización cristiana, especialmente en este convulsionado y caótico comienzo de milenio.

En Jesús y María,

El Director



  




Artículos relacionados

Palabras del Director Nº 240 – Diciembre de 2021 – Año XX
Palabras del director Nº 146 - Febrero 2014 - Año XIII
Palabras del director Nº 133 - Enero 2013 - Año XII
Palabras del Director Nº 222 – Junio de 2020 – Año XIX
Palabras del Director Nº 239 – Noviembre de 2021 – Año XX
Palabras del director Nº 167 - Noviembre 2015 - Año XIV
Palabras del director Nº 124 - Abril 2012 - Año XI
Palabras del Director Nº 227 – Noviembre de 2020 – Año XIX
Palabras del director Nº 130 - Octubre 2012 - Año XI
Palabras del Director Nº 176 - Agosto de 2016 – Año XV







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 246 / Junio de 2022

El jardín de Picpus
y las carmelitas mártires de Compiègne

Las carmelitas de Compiègne asesinadas en 1794 durante la Revolución Francesa, Félix Gaudin, 1909 – Vidriera de la iglesia de Saint-Honoré d’Eylau, París



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

1 de julio

San Aarón, Levita

+1250 a.C. Palestina. Hermano de Moisés, fue su portavoz junto al faraón, en medio de las tentativas de librar al pueblo hebreo del cautiverio en Egipto. Fue declarado por Moisés, por orden de Dios, el primero y Supremo Sacerdote de la Orden levítica.



Santa Ester, reyna de Persia

+siglo V a.C. Hamadán - Irán. Era "hija de Abihail, tío de Mardoqueo" (Est. 2:15). Habiendo quedado huérfana de sus padres, su primo Mardoqueo la adoptó y crió como si fuera hija suya. Era "moza de hermosa forma y de buen parecer" (Est. 2:7). Su nombre hebreo era Hadasá (que significa mirto) pero le fue cambiado a Ester que es de origen babilónico y significa ‘estrella’. Fue proclamada reyna en lugar de la reyna Vasti pues ganaba "la gracia de todos los que la veían" (Est 2:15).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....