El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 58 > Tema “Múltiples expresiones de la devoción mariana”

Página Mariana  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La nobleza de alma de la Santísima Virgen


El presente artículo fue publicado originalmente en «Catolicismo» (nº 499, de julio de 1992), por ocasión del vigésimo aniversario del milagroso llanto de la Imagen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima, en Nueva Orleans


Plinio Corrêa de Oliveira


Si hoy nos pusiéramos a analizar la vida interna de las naciones, notamos un estado de agitación, de desorden, de disolución, de apetitos y ambiciones desatados, de subversión de todos los valores, que nos encaminan hacia el caos.

Ningún estadista contemporáneo supo presentar un remedio que corte el paso a este proceso mórbido universal.

Lo hizo, sin embargo, Nuestra Señora en Fátima, abriendo los ojos de la humanidad para la gravedad de esta situación y señalando los medios necesarios a fin de evitar la catástrofe. En Fátima, la Madre de Dios analiza la propia historia de nuestra época y, más que ello, su futuro.

Si es verdad que el gran San Agustín anunció la caída del Imperio Romano de Occidente, San Vicente Ferrer previó el ocaso de la Edad Media y San Luis Grignion de Montfort profetizó la Revolución Francesa de 1789, a nuestro siglo le tocó la mejor parte: en la inminencia del desenlace de la crisis universal, la Santísima Virgen en persona vino a hablar a los hombres.

Y Ella, al mismo tiempo, explica las raíces de la crisis, señala el remedio y profetiza la catástrofe, en caso que los hombres no la escuchen.

*     *     *

En 1917, la Santísima Virgen se apareció a tres pastorcitos en Fátima (en la Cova da Iría, Portugal) anunciando al mundo entero los terribles dramas y los castigos que habrían de flagelarlo si éste, contrito y humillado, no se volviese hacia Ella en un movimiento sincero de regeneración de alma.

Precisamente el día 17 de julio de 1972, ocurría en Nueva Orleans (EE. UU.) el estupendo milagro de la lacrimación de una imagen de Nuestra Señora de Fátima. La Santísima Virgen corroboraba, esta vez con el lenguaje elocuente de las lágrimas, su Mensaje.

Como un homenaje de pleitesía y gratitud filiales por las apariciones de Nuestra Señora en Fátima —el acontecimiento más importante del siglo XX— y también por la lacrimación de Nueva Orleáns, que pasamos a proclamar la incomparable nobleza de alma de la Santísima Virgen.

*     *     *

En cierto sentido, se puede decir que la virtud es la nobleza del alma. Es decir, ser noble en el orden espiritual es ser virtuoso, es vivir en estado de gracia. De tal manera que, en un alma en esas condiciones, el propio Jesucristo Nuestro Señor hace su morada.

Así como la nobleza terrena tiene grados, que van en orden ascendente desde el barón hasta el duque o el príncipe, así también vivir en la gracia de Dios tiene grados. Y, entre todas las criaturas, Aquella que alcanzó el ápice de esa escala ascensional de virtudes y de gracias fue María Santísima. No tratamos, pues, en este artículo de la nobleza terrena de Nuestra Señora, también verdadera e importante —puesto que pertenecía a la Casa real de David—, sino tan sólo de su nobleza espiritual.

Proporción entre esposo y esposa

Un elemento para que valoremos la nobleza de alma de Nuestra Señora es considerar que en todo matrimonio bien constituido debe haber una cierta proporción entre esposo y esposa. En caso contrario se está en presencia de una mésalliance (casamiento desigual).

Ahora bien, María Santísima es la Esposa del Divino Espíritu Santo. Hija, Madre y Esposa del propio Dios, Ella concibió a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad en su claustro virginal (que permaneció virginal antes, durante y después del parto) por obra del Espíritu Santo. Es, por lo tanto, aquella criatura por excelencia, única e incomparable, que por la gracia tuvo cierta proporción para ese desposorio con la perfección infinita.

Valor y desprendimiento

La auténtica nobleza de alma comporta dos importantes trazos, que se manifiestan en el valor y en el desprendimiento. En el alma santísima de Nuestra Señora ambas características resplandecieron de modo incomparable.

Nuestro Señor Jesucristo vivió treinta años con su Madre amantísima y algo menos con el castísimo San José. Éste le servía admirablemente de padre. Nuestro Divino Redentor consagró tres años a su actuación pública, al cabo de los cuales Nuestra Señora, que tenía un perfecto conocimiento de las Escrituras, sabía que Él habría de morir crucificado.

También a lo largo de esos tres años, Nuestra Señora acompañó paso a paso —personalmente o en espíritu— a su Divino Hijo.

Después del fallecimiento de San José, Ella vio que la gloria de su Hijo maravillaba y encantaba a las multitudes, en el primer año de su apostolado con los judíos. Esto, muy naturalmente, le causaba gran alegría, aun más por ser Dios que por el hecho de ser su Hijo.

En el segundo año, Ella comenzó a notar los odios y las intrigas articuladas contra Nuestro Señor por los sacerdotes del Templo, escribas y fariseos. Y comprendió bien que, en medio de toda aquella conspiración, se preparaba el momento en que una tempestad habría de desatarse sobre su Divino Hijo, llevándolo a la muerte.

María Santísima, con total desprendimiento, consideraba la aproximación de la hora en que Ella debería, una vez más, renunciar al mayor tesoro que jamás fue dado a una criatura poseer: el propio Hombre-Dios.

Ella concordó plenamente con que su Hijo cumpliese hasta el fin su misión siendo muerto como víctima expiatoria por los pecados de los hombres. Y adorándolo como nadie, lo entregó en las manos de la justicia divina con valor y desprendimiento.

Nobleza por excelencia

El Padre Eterno quiso el consentimiento de Ella para que su Hijo muriese. Tuvo conocimiento de todos los hombres que habrían de salvarse por los méritos de la Sangre infinitamente preciosa de Nuestro Señor Jesucristo, hasta el fin del mundo, y de la gloria que así era dada a Dios. Por eso Ella consintió.

Y es precisamente en esa entrega del tesoro más precioso al Padre Eterno que se venera uno de los trazos más sobresalientes de la nobleza por excelencia de Nuestra Señora.

Con ese acto de generosidad, se dispuso Ella a aceptar un diluvio de dolores, sufridos en unión con los de su Divino Hijo. Y por eso Nuestra Señora es realmente la co-redentora del género humano. He ahí la nobleza perfecta: el valor, el desprendimiento completo, seguidos de la gloria perfecta, de Aquella que es la “honra, gloria y alegría” del mundo entero.     





  




Artículos relacionados

Spes nostra salve
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Nuestra Señora, modelo de confianza
¿Por qué celebrar los dolores de María?
Recen el rosario todos los días
La Dormición de María y la Asunción a los Cielos
El Retrato de María
Dios nos dio una Madre incomparable
Dolores y alegrías se entrelazaron continuamente en la vida de la Madre de
La salvación del mundo por medio de las oraciones de María Santísima







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 233 / Mayo de 2021

Las glorias de María
Explicación de la Salve Regina

Coronación de la Virgen (detalle), Fra Filippo Lippi, 1467 – Pintura al fresco, catedral de Spoleto, Perugia (Italia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

15 de mayo

San Isidro - Labrador

+1130 + Madrid - España. Nació en Madrid hacia el año 1080. Isidro se hizo santo labrando la tierra. La pobreza de la familia lo había obligado a buscar trabajo en el campo desde muy joven. Se levantaba a la madrugada para poder asistir a la santa misa antes de ir a trabajar. Fue víctima de la envidia de los otros trabajadores, que no toleraban verlo rezar arrodillado antes de trabajar la tierra, acusándolo de "ausentismo". Juan Vargas, hacendado que lo contrató, quiso darse cuenta personalmente y se escondió cerca del campo. En efecto, lo sorprendió arrodillado rezando, pero también vio a un ángel que manejaba el arado y a otro que guiaba los bueyes. Desde ese día, la estimación se convirtió en devoción. Murió hacia el año 1130. Felipe II, atribuyendo su curación a la intercesión del santo campesino, del que se había hecho llevar algunas reliquias, se convirtió en el más celoso promotor de su canonización que aunque se demoró, fue una verdadera apoteosis.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....