El Perú necesita de Fátima Visteis el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 65 > Tema “Esplendores de la Cristiandad”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¡Oh Civilización Cristiana!


Pensamientos admirables recogidos del Diario de Marie-Edmée* (1845 –1871), joven francesa de Lorena, hermana del General Pau, que tuvo un destacado papel en la Primera Guerra Mundial


Cid Alencastre


En un cuarto cerrado, una persona respira con dificultad el aire viciado y contaminado de aquel ambiente. De repente alguien, desde afuera, abre una ventana y el aire puro y perfumado de un campo florido inunda el aposento. ¡Qué sensación de alivio!

General Gerald Pau

Fue esta sensación la que tuve, en medio de los quehaceres de este tiznado y desdichado año de 2007, al leer el Diario de una joven de antaño, más concretamente del siglo XIX, en que relata sus reflexiones sobre la vida cotidiana y los acontecimientos de su tiempo.

Algunos juicios de la joven e inexperta lorenesa, inclusive sobre personas o corrientes de pensamiento de su época, son pasibles de controversia. Pero se equivocaría quien quisiese fijarse en aquello para desmerecer el conjunto del Diario, que denota un alma pura, combativa, profundamente católica, que ama la virtud, sin haber querido nunca ser monja ni casarse. La elevación de sus pensamientos de tal modo impresiona, que quise comunicar al menos una parte de ellos a mis lectores.

La idea de la muerte como liberadora está continuamente presente en sus reflexiones. ¿Manía? ¿Vocación divina? Esta última hipótesis toma consistencia cuando se tiene presente que ella murió a los 26 años de edad.

A nosotros, ciudadanos de este inicio del siglo XXI, envueltos a disgusto en los miasmas esparcidos por los medios de comunicación invasores, por el progresismo que todo corrompe, por la inmoralidad del ambiente, la lectura de estos textos lleva a exclamar: ¡Oh Civilización Cristiana! ¡Cuántos y cuán maravillosos frutos produjiste, y qué crimen sin nombre cometieron y cometen todos cuantos trabajaron y trabajan para tu demolición, dentro y fuera de la Santa Iglesia!

Vamos, pues, a los magníficos textos.

Sentido psicológico

“En los días en que el mal tiempo nos impedía cualquier paseo, a pie o en vehículos, yo me instalaba en el salón, detrás del sillón de mi tía. Allí se encuentra, delante de una ventana, un pequeño escritorio en el cual me sentaba para dibujar cómodamente. Desde ese pequeño observatorio yo examinaba y juzgaba a las personas.

Cuántas personas amables o insípidas, tímidas u osadas, surgían una por una ante mis ojos. Cuántos bellos tipos para dibujar, banalidades de toda especie que describir, si sintiese alguna malicia en mi espíritu. Y si tuviese una pluma graciosa y fina, cómo me extendería largamente también sobre las raras excepciones, fisonomías dulces y poéticas, percibidas acá y allá. A veces era una bella mirada que me revelaba toda un alma; otras veces era una palabra salida del corazón, que respondía a la acogida bondadosa y simpática de mi querida tía.

Interior de la Catedral de Chartres

Pensamiento profundo

“Las despedidas, ¡las despedidas! Se las debería incluir en el número de los más crueles dolores humanos, pues ellas son, en cada ocasión, la imagen de la última separación.

Acción de gracias al Señor

“¿Qué he hecho de más, comparada a tantas otras, para que el Señor me deje sobre la tierra, mientras a mi alrededor mis amigas, niñas de mi edad, me dejan en el camino que seguíamos juntas, para echarse bajo la fría lápida de una tumba? ¡Ah! Dios mío, nada he hecho para agradeceros la gracia de vivir. ¡A mi edad [15 años], tantos santos ya habían merecido vuestro amor! Os pido perdón. Mas a esta gracia de la vida añadisteis la de hacerme nacer en el seno de una familia sinceramente católica, ¡de la cual tantos otros se encuentran privados! Una vez más, ¡gracias, Dios mío! Pero, yo os pido, añadid un nuevo favor, el de la perseverancia en todas las gracias recibidas; la perseverancia para cumplir mis buenas resoluciones, porque sin Vos, Señor, no soy sino flaqueza y miseria. Con vuestra gracia, me vuelvo a erguir y la fuerza se vuelve mi destino.

Visita a la Catedral de Chartres

 “¡Cuántas generaciones pasaron sucesivamente bajo estos arcos [góticos]! ¡Cuántas almas santas rezaron a Dios en este mismo lugar donde ahora me arrodillo, por donde yo paso! ¡Ah! esos millares de almas están olvidados. De aquí a cien años, ¿qué quedará de mí, de mi nombre, de mi memoria? Nada. Así marcha el mundo, todo pasa y todo muere. ¡Sólo Vos, oh mi Dios, sólo Vos sois inmutable y eterno, y vuestro Nombre subsistirá para siempre!

Henri de la Rochejaquelein

Ambiente acogedor de las iglesias

“Siempre asisto con emoción a estas Misas matinales. En la oscuridad que reina en la iglesia hay un no sé qué, que conduce el pensamiento a los días de luto y persecución en que los primeros cristianos, refugiados en las catacumbas, celebraban sus misterios. ¡Cuánto fervor en las almas de esos generosos discípulos de Cristo, que se aproximaban de la mesa santa para recibir el Pan de los fuertes, la prenda de una eterna vida, ignorando si el día que se levantaba sobre sus cabezas no sería el último de sus vidas! No está aún muy apartado de nosotros ese otro tiempo de persecución, durante el cual los cristianos fueron obligados a esconderse para celebrar su culto. Sí, Jesús de Nazaret, en el tiempo del Terror [período de la Revolución Francesa] había aún fieles adoradores en tierras de Francia, y el recuerdo de tantos apóstoles mártires reanima mi fervor. Me gusta rezar en nuestras iglesias, a la luz débil y parpadeante de las velas. En medio de la oscuridad, entonces brotan de mi corazón las mejores plegarias.

Anti-Revolución Francesa

“¿Será necesario hacer aquí el elogio de Henri de la Rochejaquelein? [héroe de la región de la Vandea, que combatió la Revolución Francesa]. Lo que puedo decir es que la palabra vendéen (vandeano) siempre encontró eco en mi corazón; ella es para mí sinónimo de héroe y de mártir. Siempre me entusiasma el pronunciar u oír pronunciar ese nombre.

Santa Juana de Arco

Alma combativa

[Un cuerpo de ejército se hace oír en una ceremonia militar]:

“La música militar, los tambores tocan en los campos, los clarines, la voz celeste de las campanas, el tronar del cañón, todo esto llega hasta mí y me embriaga. Yo me encuentro en un arrebatamiento de gloria. Un extraño escalofrío me agita de pies a cabeza. En el fondo de mi alma hay un eco que responde a esas armonías lejanas. ¿Por qué mi corazón late así al toque del tambor? ¿Por qué el tronar del cañón, el olor a pólvora me agitan así?

Meditando sobre Santa Juana de Arco

“Su frente [de una estatua de Santa Juana de Arco] está inclinada, como si los pensamientos que la asaltan la aplastasen con su sublimidad. Su cuerpo de doncella está cubierto con una coraza, y sus manos, cruzadas castamente, presionan una espada contra su corazón. Un casco, guantes de hierro yacen a sus pies. La lluvia que cae en este momento lustra sus cabellos y su coraza de acero; las hojas secas se arremolinan en torno de ella y se amontonan sobre el pedestal, como los años sobre su remembranza. ¿Qué le importa las hojas secas a la naturaleza? La primavera saldrá gloriosa del invierno, y las renovará. ¿Qué le importa también el sol o la nieve a la estatua? Ella permanecerá de pie a pesar de todo. ¿Qué importan los años, mi Juana tan amada, a quien dejó sobre la tierra un nombre semejante al tuyo? Él vive en la memoria de los pueblos y se conservará en los corazones”.     



* Marie-Edmée Pau, Le Journal de Marie-Edmée, Plon, París, 1876.



  




Artículos relacionados

La admirable conversión de una princesa
¡Partir es vivir… o morir un poco!
La Catedral
El concierto de los campanarios
La «Leyenda Áurea»
El convento-fortaleza de Tomar y la Caballería de Cristo
Café, bebida del pensamiento
El peñasco de San Miguel
Universalidad de la Iglesia
Roquefort: queso simbólico de la culinaria francesa




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 223 / Julio de 2020

La Guerra Invisible
Todo lo que un católico necesita saber en nuestros días para defenderse de la acción diabólica

San Miguel (detalle), Manuscrito ilustrado de Les tres riches heures du Duc de Berry, s. XV, Museo Condé, Chantilly (Francia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

12 de agosto

Santa Hilaria y Compañeras, Mártires.

+Siglo III Alemania. Madre de Santa Afra, después del martirio de la hija, fue sorprendida por paganos cuando rezaba en su sepultura. Estos prendieron fuego a sus vestidos, muriendo ella por la fe de Cristo con tres criadas: Digna, Euprebia y Eunonia.



San Euplusio, Mártir

+Siglo IV Catania - Italia. Este intrépido cristiano, movido por una gracia particular, se presentó a la entrada del tribunal de la ciudad y lanzó un desafío: “Deseo morir, porque soy cristiano”. Después de diversas torturas, fue decapitado.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....