El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 89 > Tema “La Familia”

SOS Familia  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¡Las palabras mueven, los ejemplos arrastran!


Esta sentencia era frecuentemente citada por Plinio Corrêa de Oliveira a fin de recordar la importancia de los buenos ejemplos, los cuales persuaden mucho más eficazmente que las palabras. Para esta sección, dedicada a la familia católica, tal proverbio es de un valor capital, pues los hijos son reflejo de los padres; así como hayan sido los padres, así serán normalmente los hijos.


En la noche de Navidad, campesinos pobres ofrecen regalos a una familia de mendigos itinerantes, Ferdinand Georg Waldmüller, 1854 – Museo Provincial de Styria, Graz, Austria.

De la Encíclica Divini Illius Magistri, de Pío XI, del 31 de diciembre de 1929:

“El primer ambiente natural y necesario de la educación es la familia, destinada precisamente para esto por el Creador. Por esta razón, normalmente, la educación más eficaz y duradera es la que se recibe en una bien ordenada y disciplinada familia cristiana; educación tanto más eficaz cuanto más claro y constante resplandezca en ella el buen ejemplo, sobre todo de los padres y el de los demás miembros de la familia.

“No es nuestra intención tratar aquí particularmente, aunque sólo fuese recorriendo los puntos principales, de la educación doméstica. [...] Queremos, sin embargo, llamar de un modo especial vuestra atención, venerables hermanos y amados hijos, sobre la deplorable decadencia actual de la educación familiar. A los oficios y a las profesiones de la vida temporal y terrena, que son ciertamente de menor importancia, preceden largos estudios y una cuidadosa preparación; en cambio, para el oficio y el deber fundamental de la educación de los hijos están hoy día poco o nada preparados muchos de los padres, demasiado sumergidos en las preocupaciones temporales. [...]

“Conjuramos, por tanto, en nombre de Jesucristo, a los pastores de almas para que empleen todos los medios posibles, instrucciones, catequesis, sermones y escritos de amplia divulgación, que adviertan no teórica, sino prácticamente a los padres cristianos sobre sus gravísimos deberes en la educación religiosa, moral y cívica de sus hijos y les enseñen los métodos más convenientes para realizar eficazmente esta educación, supuesto siempre, como es natural, el ejemplo personal de su vida”.

La autoridad de los padres debe atender, por encima de todo, la recta educación de los hijos

“Sepan, pues, los padres y todos los educadores de la juventud usar rectamente la autoridad que les ha dado Dios, de quien son realmente vicarios, no para su propio provecho, sino para la recta educación de los hijos en el santo y filial «temor de Dios, principio de la sabiduría» (Sal. 110 [111], 10; Ecl. 1,.16) el cual es el único fundamento sólido del respeto a la autoridad y sin el cual no puede subsistir ni el orden, ni la tranquilidad, ni el bienestar en la familia y en la sociedad” (Pío XI, Divini Illius Magistri, in www.vatican.va, nº 55-58).

Una mala influencia o descuido pueden producir consecuencias para el resto de la vida del niño

De la alocución de Pío XII a las damas de la Acción Católica, el 26 de octubre de 1941:

“Si San Gregorio Magno no dudó en llamar a todo gobierno de las almas ars artium, el arte de las artes, (Regula pastoralis, 1. I, c. 1: Migne PL, t. 77, col. 14) es ciertamente arte difícil y laboriosa la de formar bien las almas de los niños, almas tiernas, inclinadas a deformarse, ya por una impresión incauta, ya por una falaz excitación, almas entre las más difíciles y más delicadas de guiar, y que una influencia funesta o un culpable descuido pueden dejar huellas indelebles y malignas, mucho más fácilmente que en la cera. ¡Afortunados aquellos niños que encuentran en su madre junto a la cuna un segundo ángel custodio para la inspiración y el camino del bien!” (Pío XII, Davanti a questa, Documentos Pontificios, nº 61, Vozes, Petrópolis, 1953, pp. 4-5).    





  




Artículos relacionados

“¡No!” ¿Por qué no?
Es necesario saber dar y negar
Los deberes mutuos de los cónyuges
La Familia: cuna de las civilizaciones
Límites de la obediencia debida a los padres
La Familia: una sociedad natural anterior al Estado
Familia numerosa, una bendición de Dios
Diez modos de honrar a nuestros padres
Pedagogía católica: el deber de la corrección
La madre que rechazó el regalo de Dios




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 208 / Abril de 2019

El Señor de la Justicia
Condenado a muerte tras un proceso infame e ilegal

El Señor de la Justicia, Basílica de Nuestra Señora del Rosario (Santo Domingo), Lima



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

21 de abril

San Anselmo de Canterbury, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia

+1109 Inglaterra. Italiano de origen, Arzobispo de Canterbury, fue perseguido y desterrado por el monarca, por defender los derechos de la Iglesia. Fue el verdadero creador de la Escolástica, la cual orientó definitivamente los estudios filosóficos.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....