Todo sobre Fátima
Tesoros de la Fe Donaciones Tienda
Tienda
Oración para el estudio Conversación íntima entre una madre y su hijo San Miguel Febres Cordero Muñoz Ex voto Lourdes: milagros físicos para el bien de las almas La enorme responsabilidad de los padrinos de bautismo Dos concepciones de la sociedad Regreso a la caligrafía para no perjudicar la educación La traición de Judas Misión diplomática en Londres La visita a los Monumentos ¿A dónde y por dónde he de ir? Flevit super illam Verdadera y falsa derecha según el P. Garrigou-Lagrange, O.P. San Albino de Angers
×
La traición de Judas

Actitud servil hacia los jefes de los hijos de las tinieblas

Plinio Corrêa de Oliveira

Fresco pintado por el famoso artista italiano de la época medieval Giotto di Bondone (1267-1337), Capilla Scrovegni de Padua, Italia

Los dos personajes de la ilustración están confabulando, están tramando un complot. El mayor de ellos es un fariseo experimentado, con aire sacerdotal, que discretamente recomienda a Judas Iscariote actuar de determinada manera, indicándole los detalles de la siniestra acción.

Y Judas, inimaginablemente cruel y sin escrúpulos, escucha las instrucciones con un aire respetuoso, para ejecutarlas con exactitud. Es el tono que todo hijo de la luz —aunque haya dejado de serlo— adopta hacia los jefes de los hijos de las tinieblas, cuando ese hijo de la luz no corresponde a la gracia.

Sin saber de qué conversan, casi se tiene la impresión de escuchar el murmullo y sus voces: “Mira, no dejes de hacer tal cosa”. “Haz tal otra cosa”, etc. Judas, por supuesto, ya tiene en manos la bolsa con las treinta monedas de plata: está recibiendo las últimas recomendaciones, junto con el dinero de la traición.

Se puede observar la figura del diablo detrás de Judas, como que moviéndolo a consumar su tenebroso plan.