El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino
La columna del peregrino

 

por Nicolás Verástegui

Cada vez que llegamos a una ciudad acompañando a la Virgen de Fátima, tenemos una agenda ya establecida para visitar a las familias por un determinado tiempo. Pero Nuestra Señora tiene también su agenda, y nosotros tratamos de ser dóciles a Ella.

En noviembre pasado estábamos en Talara con un programa de visitas muy recargado. Una señora se acercó para pedir un favor especial: tenía un amigo con cáncer terminal y quería que fuéramos con la Virgen Peregrina. Como la agenda estaba llena, le ofrecí una visita muy temprano (7:00 a.m.) o al final de la jornada (9:30 p.m.). Poco después me confirmó que la familia de Henry, el enfermo, había escogido el último horario.

El día señalado, nos recogieron en Talara y fuimos a Negritos, a unos 10 minutos en automóvil. Cuando llegamos a la casa nos esperaban él, su esposa, su pequeña hija y unos cuantos amigos. Al comienzo noté de parte de Henry una cierta frialdad con relación a la imagen de Nuestra Señora. Dada la situación, me pareció conveniente tocar todos los puntos del Mensaje de Fátima. Luego de comentar la importancia del rosario y la necesidad de la conversión de los pecadores, rezamos y entonamos canciones marianas. Terminada la reunión, la esposa nos agradece y dice: “Ésta es la primera vez que un grupo católico nos viene a visitar, pues en todo este proceso de la enfermedad de mi esposo, sólo han venido protestantes...” ¡Ahí recién comprendí la frialdad inicial de Henry!

Un amigo le regaló un rosario y un libro con un método para rezarlo con provecho. La visita terminó y nos despedimos confiados en que la Santísima Virgen ayudaría a este joven en un momento tan difícil.

Viajamos a Sullana para continuar nuestra peregrinación. Allí me llamaron para avisar que Henry estaba agonizando; ese día rezamos mucho por él. Al día siguiente, nueva comunicación: Henry falleció... Cuando llamé a la viuda para darle el pésame, me dijo: “Ud. no sabe lo que significó esta visita para Henry. La Virgen le abrió nuevamente las puertas de la Iglesia Católica; él mismo pidió para confesarse y murió en gracia de Dios”.

La visita a la casa de Henry era la que estaba en la agenda de la Virgen. Sólo fuimos dóciles a Ella.



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Prosiguen los homenajes a la Virgen en todo el país
Testimonio de una madre
Un joven de Tingo María nos transmite sus impresiones
María nunca se deja ganar en generosidad
La Virgen Peregrina llega a Madre de Dios
La columna del peregrino
Breve historia del Escapulario del Carmen
Exitosa Feria del Libro
El Secreto Admirable del Santísimo Rosario – Extractos
Amplia difusión del Mensaje de Fátima







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

19 de octubre

Santos Juan de Brébeuf, Isaac Jogues y compañeros mártires

+Siglo XVII + América del Norte. Jesuitas franceses que evangelizaban el Canadá (actual Norte de Estados Unidos), cuyas tierras regaron con su sangre al ser martirizados por los feroces indios iroqueses.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....