El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 116 > Tema “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones”

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Espíritu cristiano y espíritu pagano manifestados en la arquitectura





Plinio Corrêa de Oliveira

 

La Organización de las Naciones Unidas es la piedra angular del mundo contemporáneo; los edificios que sirven para sus instalaciones deberían, pues, expresar por la majestad de sus líneas y proporciones­ la alta función a que se destinan. Nuestra fotografía reproduce­ el edificio de su Secretaria General. A despecho de sus enormes dimensiones­ dudamos de llamarlo palacio: ciertamente es inmenso, carísimo, aplastante,­ pero sus líneas son vulgares como las de una caja de fósforos, monótonas, uniformes y duras como las de una penitenciaría, y su aspecto, sombrío como el de una Gestapo o de una KGB. En este inmenso enrejado de concreto, hierro y vidrio, todo parece calculado para hacer sentir al hombre que no pasa de una hormiga, un grano de arena, un átomo.


*     *     *


Middelburg es una pequeña ciudad holandesa que en el siglo XV construyó la sede de su municipalidad. Como dimensión, ¿qué es este edificio comparado con el de la ONU? Sin embargo, no dudamos­ de llamarlo palacio: porque la nobleza de sus líneas ni siquiera permitiría que se le diera otra designación.

¿Mera diferencia de estilos arquitectónicos? “El estilo es el hombre”, se dice en literatura. El estilo es la época, se podría decir en arquitectura. Cada estilo resulta de un conjunto de tendencias, ideas, aspiraciones y actitudes mentales.

Más chocante que el contraste entre los dos estilos es, en este caso, el de dos mentalidades, dos épocas, dos culturas: una, cristiana y la otra, neopagana.   





  




Artículos relacionados

Jardines franceses e ingleses
La Catedral de Reims
Suntuosidad y amor a los pobres en la doctrina católica
La Catedral de Aix-la-Chapelle
Mittenwald, producción artesanal o artística, y ambiente
La Gran Cartuja
La Catedral de San Marcos
¿Ídolo o imagen?
Guillermo II y la emperatriz Sissi
La altivez es el armonioso complemento de la humildad







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 230 / Febrero de 2021

Sta. Bernadette Soubirous
La vidente de la Virgen de Lourdes

Urna de cristal con los restos mortales de santa Bernadette Soubirous, en la capilla del antiguo convento de Saint-Gildard, en Nevers (Francia)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

2 de marzo

Santa Inés de Bohemia

+1282 + Praga. Princesa de Bohemia que optó por la vida religiosa, tras la cancelación de su matrimonio con el rey de los romanos Enrique VII. Santa Inés era hija del rey Otakar I de Bohemia y de la princesa húngara Constancia, hija del rey Bela III de Hungría. Aunque fue venerada después de su muerte, no fue canonizada hasta el siglo XX.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....