El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 131 > Tema “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones”

Ambientes Costumbres Civilizaciones  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Ambiente aristocrático  ambiente popular

Reflejos de la civilización cristiana


Plinio Corrêa de Oliveira


Atrae la atención en el cuadro que figura a la derecha la cobertura en lo alto de la cama, así como el hecho de que la misma esté colocada de tal manera que se asemeja a una especie de altar.



Esto porque la cama reposa sobre un pequeño estrado y está coronada por un baldaquino. El baldaquino es un mueble compuesto de cuatro columnas altas, con un techo de tejido con amplias cortinas que caen hasta el suelo.

¿Cuál es la razón práctica de la existencia de este tipo de cama?

En grandes casas, en los siglos pasados, la chimenea muchas veces quedaba distante de la habitación. Entonces, para proteger a las personas del frío, se corría una cortina alrededor del lecho. Y así, al abrirse ligeramente el cortinado, se renovaba el aire. El cortinado se destinaba también a proteger a la persona contra la luz de la chimenea, durante la noche, y contra la luz del día, por la mañana.

Para resaltar la dignidad, la nobleza, la importancia de la persona que habita en ese ambiente, había en la cama un dosel, que era un armazón de madera, generalmente forrado en seda. Como el armazón estaba trabajado con distinción e imponencia, era muy frecuente en aquella época que las damas, recostadas en la cama, recibiesen visitas que se sentaban en círculo para conversar con la anfitriona. Era un modo de recibir visitas, de tal manera la cama era ornamental.

Tenemos ahí el mobiliario del cuarto de una persona de mayor distinción.

*     *     *

Sería conveniente considerar una objeción que algunos podrían hacer a esa costumbre: “Fue analizado el interior de una casa, de una persona de alta posición. No es el interior de la casa de un cualquiera, sino de un palacio. Sería interesante saber cómo vivían las personas del pueblo en esa época, por ejemplo, un trabajador manual”. Es una pregunta que tiene cabida, porque una civilización no se manifiesta apenas en las condiciones de vida de los que están en lo alto de la pirámide social, sino en las de todas las clases sociales.



Es comprensible, pues, analizar los muebles e interiores de una casa de campesinos de esa época, que trabajaban la tierra con sus manos, de todas las regiones de Europa. Por ejemplo, de la Bretaña, del Tirol, del valle del Po, de los pueblos de España, de Portugal, etc. Es lo que nos expone la segunda ilustración (a la izquierda).

Encontraremos entonces un arte popular encantador de europeos de condición obrera. En las largas noches de invierno, en que las personas en las aldeas de aquel tiempo se quedaban en casa junto a la chimenea, frecuentemente se dedicaban a elaborar piezas y muebles de madera: camas, sillas, armarios, etc.

Muchas de estas viviendas campesinas de la época medieval o del Ancien Régime son casas encantadoras que aún hoy se conservan. Y existe en Europa un verdadero turismo especializado en visitarlas. Naturalmente no son ambientes que contienen objetos ricos. Pero el arte popular muestra precisamente la dignidad de la condición de clases modestas, cómo ellas pueden y deben amar para sí lo bello y la vida decorosa. Porque el miembro de esas clases es también totalmente hijo de Dios. Y como hijo de Dios, es un príncipe en el orden en la Creación. Así, es razonable que se rodee también de un proporcionado ambiente de belleza.

Naturalmente al marxismo no le gusta que se resalte eso. El comunismo es mentira, y lo que estoy exponiendo aquí es la realidad histórica. Sus falsedades revolucionarias y el odio que el marxismo profesa contra ese orden no conjugan con la realidad histórica, y, naturalmente, no la anulan. 



  




Artículos relacionados

El vendaval igualitario conduce al materialismo
Todo se refleja en los ojos: cólera, miedo, afecto o alegría
La flor del guayacán
Jerusalén, Jerusalén…
Dos modos de ver la vida del campo
Las parábolas de los Evangelios
El tulipán
La verdadera santidad es fuerza de alma y no debilidad sentimental
¿Muchos o pocos?
Ambiente terreno que produce inapetencia de las cosas del Cielo




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 212 / Agosto de 2019

La Revolución Francesa
Autora de los crímenes más monstruosos

Ejecución de Luis XVI, Georg Heinrich Sieveking, 1793 – Grabado alemán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

25 de agosto

San Luis IX Rey de Francia, Confesor

+1270 Túnez - Africa. Fue modelo de estadista y de administrador cristiano. Emprendió con gran fervor las dos últimas cruzadas, muriendo de peste en la segunda. Devotísimo de la Sagrada Pasión, hizo construir la famosa Saint Chapelle, relicario de piedra y vitrales, para abrigar la corona de espinas del Salvador.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....