El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 12 > Tema “Iglesia Católica”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿De dónde proviene que el Niño Jesús nació en una gruta?

 

PREGUNTA

En las iglesias, en los hogares católicos e incluso en lugares públicos se acostumbra, en el período de Navidad, montar nacimientos en que el Niño Jesús aparece reclinado sobre un pesebre, con su Madre Santísima y San José dentro de una gruta. En ningún lugar de los Evangelios, sin embargo, hay referencia alguna a esa gruta. Así mismo, nada se dice en la Escritura sobre el día del nacimiento de Jesús. Quisiera saber ¿de dónde surgió la fecha del 25 de diciembre?

 

RESPUESTA

Es verdad que la palabra “gruta” no aparece explícita en el texto sagrado. Pero, de modo implícito, se inserta perfectamente en el capítulo 2° de San Lucas, el Evangelista por excelencia de la infancia del Niño Jesús. Él nos revela en los versículos 12 y 16 que, avisados por los Ángeles, los pastores fueron “a toda prisa y hallaron a María y a José, y al Niño reclinado en el pesebre”. Si la primera cuna del Niño Dios fue un “pesebre” —como está explícitamente revelado— y si el pesebre es el recipiente donde es servido el heno a los animales, éstos están normalmente ubicados en los establos. Como en las cercanías de Belén, para abrigo de sus rebaños, los pastores se valían de grutas como establos, se puede entonces razonablemente deducir que el Niño Jesús nació en una gruta. Se trata de un dato de la Revelación implícito. Así lo interpreta la Tradición de la Iglesia.

La voz de la Tradición

Podría incluso corroborar esta conclusión el texto del Profeta Isaías (1, 2-3), cuando ya en el Antiguo Testamento exclamaba: “Oíd, ¡oh cielos!, y tú, ¡oh tierra!, presta tu atención; pues el Señor es quien habla... El buey reconoce a su dueño, y el asno el pesebre de su amo; pero Israel no me reconoce...” El Padre Cornelio Alápide S.J. —príncipe de los exégetas— al comentar la Adoración de los Magos (Commentaria in Mathaeum, II, 11) aduce textos de conceptuados Padres de la Iglesia, como San Jerónimo y San Agustín entre otros, quienes se reportan al “establo” y al “pesebre” donde el Niño Jesús nació. De nuevo, es la voz de la Tradición. Todos nosotros quisiéramos que los Evangelios hubiesen sido mucho más explícitos y abundantes sobre los hechos de la vida de Nuestro Señor y de Nuestra Señora. Qué interesante hubiera sido saber cómo fue la huida a Egipto, cómo vivió la Sagrada Familia en un país extranjero, cómo era la estrella que orientó a los Reyes Magos, etc. Pero, puesto que los Evangelios fueron muy sucintos al respecto, cabe preguntar si no hubo una intención divina en esa concisión. Y la respuesta naturalmente tiene que ser “sí”. Veamos por qué.

René Descartes (1596-1650), uno de los más importantes racionalistas

 

La cultura occidental viene siendo marcada, en los últimos siglos, por el espíritu racionalista, cuyo representante más citado acostumbra ser el filósofo francés René Descartes (1596-1650), pero que tuvo predecesores famosos e influyentes, entre los cuales se destaca al fraile franciscano inglés Guillermo de Ockham (1300-1350), verdadero padre del racionalismo moderno. Por sus posiciones doctrinarias y políticas perjudiciales a la Fe y a la vida de la Iglesia, acabó siendo condenado por la Iglesia. No obstante, influenció ampliamente todo el movimiento de ideas que le siguió, y está en la raíz de los errores que infectaron la Cristiandad con el protestantismo, cerca de doscientos años después.

¿En qué consiste el racionalismo?

No cabría dar aquí una respuesta cabal, de carácter filosófico, a esta cuestión. Nos limitamos a una explicación genérica, en términos comunes, lo suficiente para encuadrar en su contexto histórico la pregunta que nos fue hecha.

El racionalismo hace una aplicación obtusa, rígida e inadecuada de la razón al estudio de los seres y acontecimientos de la realidad. Busca reducir la realidad —que es siempre muy sutil— a esquemas rígidos, “geométricos”, “matemáticos”, como si todo en la naturaleza tuviese que tener obligatoriamente contornos definidos por líneas y figuras regulares. La naturaleza, sin embargo, no es así, y para darse cuenta de esto basta mirar un panorama cualquiera, una cadena de montañas, por ejemplo. Muy raramente ella presentará contornos geométricos regulares. El racionalista quisiera que la realidad se ajustase a sus esquemas mentales supuestamente claros, definidos y precisos, y por eso acaba distorsionando la realidad, presentándola como ella no es.

El racionalismo, no tan raramente, encuentra campo para su expansión en espíritus afectos a la pereza mental, los cuales no quieren darse el trabajo de analizar la realidad en todos sus matices. Simplifican todo, partiendo en general de una premisa mal analizada, raciocinando muchas veces de modo lógico, en línea recta, para llegar a una conclusión simple y falsa. No se dan cuenta de que galoparon en el aire, y no en el suelo firme de la realidad. Empobrece así el conocimiento humano, e incluso lo deforma, amputándolo, por ejemplo, de importantes aspectos imponderables o así mismo misteriosos de la vida en esta Tierra.

En concreto, en el caso de la pregunta que estamos respondiendo, el racionalista quisiera que cada paso de la vida de Nuestro Señor Jesucristo hubiese sido objeto de un “proceso verbal”, con un notario registrando minuciosamente todos los hechos, como se hace en una acta notarial.  Sin embargo la vida de nadie es así, y la mayoría de nuestros pasos queda lejos,  ¡gracias a Dios!,  de una descripción notarial.

Los Evangelios no abarcan toda la vida de Nuestro Señor

Epifanía, Giotto di Bondone, 1276-1337 — Museo Metropolitano de Arte, Nueva York

 

En la concepción racionalista, los Evangelios deberían haber sido escritos por historiadores como los graduados hoy, digamos, en la Sorbona o en Harvard, que hubiesen hecho investigaciones exhaustivas ante los testigos aún vivos, todo debidamente anotado y documentado. Pero los Evangelios no fueron hechos así. Las verdades de nuestra Fe se transmitieron inicialmente de modo oral, y solamente después de algún tiempo los discípulos sintieron la necesidad de fijar por escrito esa enseñanza oral. Sus autores pusieron entonces por escrito lo que atestiguaron directamente (de visu), o lo que oyeron (de auditu) de la prédica de los Apóstoles, de una manera viva. De ahí las pequeñas discrepancias, que siempre aparecen cuando se le hace a otro el relato de algo que se vio u oyó. Es de Fe, sin embargo, que los autores sagrados escribieron bajo la asistencia e inspiración del Espíritu Santo. De modo que la discrepancia de palabras o detalles no compromete la unicidad y veracidad de los hechos históricos narrados y de la doctrina transmitida por ellos, que es, en el fondo, lo que importa.

En verdad, no todo lo que Nuestro Señor dijo o hizo fue colocado en los Evangelios, lo que dicho sea de paso dice expresamente el Apóstol San Juan, al final de su Evangelio: “Muchas otras cosas hay que hizo Jesús, que si se escribieran una por una, me parece que no cabrían en el mundo los libros que se habrían de escribir” (21, 25).

Lo que no fue escrito, sin embargo, continuó transmitiéndose oralmente por los sucesores de los Apóstoles, y nos llegó hasta hoy por lo que se llama la Tradición, y que constituye junto con la Sagrada Escritura, la otra fuente viva en el Magisterio de la Iglesia de nuestra Fe.

*      *      *

Continuaré desarrollando este importante punto en una próxima edición, en la cual espero, con la gracia de Dios, responder también a la segunda parte de la pregunta, o sea, acerca del día en que nació el Niño Jesús.     





  




Artículos relacionados

¿Qué son los dogmas católicos?
¿Por qué la Iglesia Católica es la única verdadera?
¿Es posible la salvación de almas rectas fuera del cuerpo de la Iglesia?
¿Qué hace la Iglesia Católica para no politizarse?
¿Concuerda la doctrina católica con la teoría de la evolución de Darwin?
¿Cómo saber que no hubo un fraude en la redacción del Nuevo Testamento?
¿Se puede adquirir la santidad cuando se poseen riquezas?
La doctrina del Cuerpo Místico de Cristo según San Pablo
¿Qué viene a ser la actual crisis en la Iglesia?
¿Cualquiera está capacitado para entender las Sagradas Escrituras?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Los Santos Reyes Magos
Stille Nacht: La canción de Navidad por excelencia
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
El Santo Leño de la Cruz: Resumen simbólico del Evangelio
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 217 / Enero de 2020

Epifanía del Señor
Encuentro de los Reyes Magos camino a Belén

El encuentro de los Tres Magos, Maestro del retablo de San Bartolomé, c. 1480 – Óleo y pan de oro sobre tabla, Getty Museum, Los Ángeles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....